Menú
Prendas de color blanco: cómo combinar la tonalidad más clara

IDEAS ÚTILES

Prendas de color blanco: cómo combinar la tonalidad más clara

El blanco es un color básico de cualquier época del año que no puede faltar en tu armario. En Bekia te damos unos consejos sobre cómo, cuándo y con qué llevarlo.

La ropa de color blanco, unos básicos imprescindibles La ropa de color blanco, unos básicos imprescindibles

El blanco es el color más básico y no puede faltar nunca en tu armario, porque combina con la gran mayoría de las tonalidades, pero hay que saber cómo llevarlo en cualquier época de año y saber qué prenda elegir en este color.

Por qué el color blanco siempre tiene que estar presente en el armario

El color blanco tiene que estar presente en el fondo de armario de cualquier mujer porque es un básico en cualquier estación del año, da igual el mes o la temperatura, una camiseta o blusa de este color, te hará lograr un look perfecto.

En verano, porque una prenda blanca siempre es más fresca que las más oscuras, como en vestidos, camisetas o shorts, y en invierno, porque es un color neutro que puedes combinar con otras prendas estampadas sin que resulte excesivo. Por ejemplo, una camisa blanca es un básico que no puede faltar en el armario de cualquier mujer, para combinar con una falda tubo o un traje de chaqueta, logrando un estilismo Business Casual para ir a trabajar, o con unos jeans para una jornada de compras.

Eso sí, algo que debes tener en cuenta a la hora de ponerte una prenda de color blanco, es la ropa interior, porque estas prendas suelen transparentarse a no ser que lleven forro, así que la mejor opción es elegir sujetador, braguitas o tanga de color nude o beige.

Color blanco en cualquier época del año

Hace unos años, estaba casi mal visto ir vestido de blanco antes del mes de mayo, pero de un tiempo a esta parte, las prendas de tonalidades blancas se han vuelto básicas casi en cualquier época del año.

Vestidos blancos para el verano Vestidos blancos para el verano
En primavera, los vestidos de encaje o estilo lencero, con botas estilo cowboy son perfectos para un look diario, y además, en estos meses empiezas a tener más ganas de lucir colores claros.

En verano, los vestidos blancos o los looks total white son imprescindibles, tanto para ir a trabajar, a la playa, a la piscina o para salir a cenar por la noche, además de permitir llevar complementos más llamativos o coloridos.

En otoño, las prendas blancas son ideales para crear looks de entretiempo, por ejemplo, con una camisa blanca y unos jeans junto con una americana estampada de colores, porque es lo bueno del blanco, permite gran variedad de combinaciones.

En invierno, más que del color, tenemos que fijarnos en la prenda que llevamos, porque un abrigo blanco es una idea estilosa, pero sobre todo, apuesta por la combinación black & white para los meses más fríos del año. Eso sí, ten cuidado con el color de tu piel, porque puedes parecer aún más pálida si eliges el blanco como la tonalidad estrella de tu estilismo.

Cómo combinar el color blanco con el resto de las tonalidades

Aunque hemos dicho que el color blanco combina con tono y que es un básico a la hora de crear looks, no siempre queda bien con otras tonalidades.

El blanco combina bien con el azul, pero mal con los tonos apagados El blanco combina bien con el azul, pero mal con los tonos apagados

Los tonos con los que no combina demasiado bien el blanco, aunque siempre dependiendo de la ropa y los complementos, son los tonos beige, apagados, sin demasiado color, así como los colores crema, puesto que no logras la combinación perfecta y puedes arruinar un look.

Con los colores pastel, aunque sean también claros, el blanco queda realmente bien, logrando looks dulces y suaves, ideales para los meses primaverales.

Siguiendo con la tonalidad de la paleta de colores, pasamos a los tonos más potentes, como puede ser el rojo, el amarillo o el azul Klein, así como el verde turquesa, el morado o el naranja o salmón, con los que el blanco combina bien, pero siempre va a ser mejor lucir en tono claro en la parte superior del look, eligiendo las faldas, pantalones o shorts en estos tonos más fuertes.

Por supuesto, a la hora de combinar el blanco con los colores más fuertes y oscuros de la paleta, como el negro, el azul marino, el color vino, verde oscuro o gris, hay que tener cuidado para que el contraste no sea excesivo, y al igual que hemos dicho antes, deja el blanco para la parte superior del estilismo.

En cuanto a los estampados, lo cierto es que el blanco, junto con el negro, son las elecciones básicas para que un estilismo no resulte excesivo, porque son las tonalidades más básicas de la paleta, aunque no siempre quedan bien, hay que tener en cuenta el estampado.

Utilizar o no el color blanco en función del cuerpo de la persona

Siempre se ha dicho que la ropa de color blanco engorda, y sí que es cierto, que al contrario de las prendas más oscuras, como el negro que estiliza, el blanco puede hacer que parezcas más ancho. Pero más que eso, lo que hacen las prendas de color blanco es resaltar algunos defectos de nuestra anatomía, puesto que hasta las personas más delgadas pueden parecer más anchas con prendas de esta tonalidad, sobre todo si estas son ajustadas.

El blanco puede aportar volumenEl blanco puede aportar volumen
Precisamente en este punto está el quid de la cuestión de cómo lucir una prenda blanca, hay que huir de los tejidos como la lycra en esta tonalidad, porque se ajustan demasiado al cuerpo y marcan más las imperfecciones, algo que se notaría menos con otro color.

En este caso hablamos tanto de vestidos, como de pantalones, camisetas o camisas, porque lucir una prenda blanca muy ajustada, es un riesgo que no todas las personas pueden correr, además de tener en cuenta, que además de marcar, suele transparentar la ropa interior que llevemos debajo.

Por ello, es recomendable elegir prendas sueltas, porque si además la ropa blanca es más fresca para los meses de calor, cuanto más separada del cuerpo mejor que mejor, tanto en pantalones, camisetas o vestidos.

Cuándo no usar el color blanco

Dependiendo de la prenda de la que estemos hablando, el color blanco no será adecuado en varias ocasiones, como por ejemplo, llevar unos pantalones de este color para ir a trabajar, siempre que estemos hablando de empresas con un código de vestimenta. Por supuesto, como hemos dicho antes, no lleves ropa blanca cuando sepas que se va a transparentar la lencería que lleves, sobre todo si es para acudir a algún acto formal.

Aunque los casos más significativos donde está prácticamente prohibido ir de blanco son dos: en las bodas, puesto que la novia es la única que puede ir de este color ya que es la protagonista, y en funerales o misas, puesto que el color indicado en estos casos es el negro, de luto. El blanco es un color que no puede faltar en tu armario en cualquier época del año, aunque hay que saber cómo, cuándo y con qué llevarlo.

Artículos recomendados