Menú
Tendencia del mes: el tweed
Tendencia del mes: el tweed

REY DEL INVIERNO

Tendencia del mes: el tweed

El tejido tweed se convierte en una de las mejores opciones a la hora de crear looks en otoño e invierno. Y es que, este tejido de lana áspera es de lo más versátil y atemporal.

Se podría decir que los orígenes del tweed se remontan a la explotación de los recursos de la tierra. Encuentra su origen en las tierras altas de Escocia e Irlanda, articulado como un tejido campesino práctico para el trabajo al aire libre como la agricultura y la ganadería. Durante siglos, su robustez, aislamiento y resistencia a las inclemencias climáticas del norte de Europa protegieron a los trabajadores y trabajadoras del frío y la humedad del clima rural de Gran Bretaña. Una vez consolidado y perfeccionado se convirtió, más tarde, en el tejido de la burguesía más reciente.

Aunque su nombre no es único y exclusivo, ya que lo comparte con el río Tweed, distintas leyendas y cuentos infantiles hablan de una coincidencia o no. Una versión dice que el nombre tweed se usó por primera vez en 1826 cuando el empleado de un comerciante de telas de Londres recibió una factura de Wm. Watson & Sons con sede en Dangerfield Mills of Hawick en Escocia. Se dice que confundieron la palabra 'tweel' (un nombre escocés para sarga) en la carta. Así que presumió que era una marca para telas de la región del río Tweed. Anunciaron estos productos como 'tweed' y el término se quedó. ¿Realidad o ficción? Parece que nunca lo sabremos.

UN TEJIDO PERFECTO PARA EL FRÍO

Un tejido robusto perfecto para combatir el frío y la humedadUn tejido robusto perfecto para combatir el frío y la humedad
Y es que, mucho antes de que Chanel inventase la nueva silueta femenina confeccionada en tweed y las distintas marcas de fast fashion comenzasen a llenar los escaparates con este tipo de lana, su confección se remonta a las islas del norte de Escocia. A finales de la década del siglo XVIII, muchos patronistas y modistas de la zona tenían grandes explotaciones de esta tela y era una industria muy importante para los isleños, ya que vendían su producto a lo largo y ancho de Gran Bretaña. Telas muy bien valoradas por su calidez y textura gruesa y rugosa, pero también por sus colores nobles. Esta tradición continúa hoy con el reconocimiento de Harris Tweed como una labor artesana regional y protegida por Royal Warrant.

A principios del siglo XIX, el alzamiento de la burguesía y el comercio exterior provocó el detrimento de la nobleza y los propietarios de grandes terrenos y fincas en Escocia vieron sus casas deshabitadas y sus grandes fortunas disminuir a pasos agigantados. No fue hasta la llegada de los lores ingleses hasta las Highlands hasta que la situación cambió. Se puso de moda comprar y alquilar fincas rústicas en Escocia como un accesorio más de aquella hoguera de las vanidades (tradición que aun a día de hoy, la realeza británica contempla y mantiene) para celebración de festejos, cenas y grandes bienvenidas. Aquellos robustos trajes de tweed se convirtieron en el complemento perfecto para las salidas de exterior. Un tejido grueso, resistente y perfecto para proteger del frío, la humedad y la lluvia.

EL TWEED DE CHANEL, UN CLÁSICO

Karl Lagerfeld: el hombre que salvó Chanel Karl Lagerfeld: el hombre que salvó Chanel
Hay que viajar hasta casi nuestro días para hablar de la prenda de tweed más icónica de todos los tiempos: la elegante chaqueta y trajes de alta costura en tweed Linton de Carlisle, que Coco Chanel introdujo por primera vez en la década de los 50. Años y años más tarde, este clásico atemporal sigue siendo uno de los artículos de vestuario más deseados y copiados por las mujeres en todo el mundo. Y el tweed en consecuencia, continúa siendo el intermediario entre tradición y reputación de esta casa de diseño de modas que ha cambiado el imaginario estético femenino con una piedra angular común en muchos siglos, el tweed.

En febrero de 2019, el kaiser de la moda ponía fin a una carrera sin límites, ni limitaciones. El diseñador alemán capitaneó los talleres de Chanel durante más de 36 años, donde reinterpretó prendas que Coco Chanel puso de moda en su época y marcaron un antes y un después en la historia de la moda reciente. Inolvidables son las reinterpretaciones de la chaqueta tweed donde supo darle una segunda o incluso, tercera vida al tejido de lana. Supo adaptarlo a la nueva corriente estética demostrando que es una tendencia que, a pesar de todos sus años, puede articular conjuntos juveniles y muy frescos.

MIX AND MATCH

Mezclar estampados está a la orden del díaMezclar estampados está a la orden del día
Un tejido clásico pero perfectamente compatible con prendas y conjuntos de transparencias. Una chaqueta de tweed equilibra un look atemporal combinado con una blusa de gasa negra transparente y un básico del vestidor, unos vaqueros rectos. Si existe una regla habitual en los últimos tiempos es el no tener miedo a arriesgar, y es habitual que una mezcle estampados y tonalidades completamente opuestos.

Toma nota del siguiente conjunto para tus looks de día: abrigo de tweed sobre vestido de seda amarillo flúor con motivos florales impresos. Un conjunto mix and match que nunca pasará de moda y con el que triunfarás en cualquier evento y celebración. En cuestión de mezclas, el tweed es un tejido que admite infinitas combinaciones, siendo el protagonista de estilismos totalmente rompedores. 

URBANO Y DESENFADADO

Una prenda intermedia entre el traje y la ropa informalUna prenda intermedia entre el traje y la ropa informal
Si eres de las que apuesta por el street style más urbano y desenfadado, cómodo pero sin renunciar a la elegancia y la sofisticación, un look conformado por una falda tweed es perfecto. Estos conjuntos resultan siempre acertados. Puedes elegir el traje clásico de Chanel (falda y chaqueta de tweed) o romper un poco con los esquemas y mezclar distintas texturas en un mismo outfit, ¿qué te parece una falda impresa con piel de cocodrilo y una chaqueta de corte Chanel? Un contraste que, a priori, parece no entenderse, pero que queda perfecto.

Aunque en su versión más clasicista esta chaqueta queda perfecta con falda por encima de la rodilla, si quieres una imagen innovadora no dudes en colocarte una falda larga, preferiblemente de tubo negra. Unos buenos stiletto y un bolso de tipo cartera, hacen el resto para articular un look sexy y muy elegante. Pero todas estas formas de combinarlo pierden el punto esencial que es que, el tweed ahora es universal, y su popularidad nunca ha bajado. Y al final, esto puede no ser solo estilo. La durabilidad robusta de Tweed asegura que nunca se pase de moda. Un tejido y estilo de vestir que se transmite de generación en generación.

Artículos recomendados