Menú
Más allá de la alfombra roja: lo que no se vio de la MET Gala 2022
Más allá de la alfombra roja: lo que no se vio de la MET Gala 2022

'IN AMERICA'

Más allá de la alfombra roja: lo que no se vio de la MET Gala 2022

Todas las miradas se centran en lo que ocurre sobre las famosas escalinatas del Museo Metropolitano de Nueva York, pero lo verdaderamente interesante ocurre más allá de estas.

Las horas pasan, pero la resaca de la MET Gala parece no tener fin. La Super Bowl del mundo de la moda tuvo lugar el pasado lunes 2 de mayo, recuperando así su icónica fecha. Con esta fiesta se inauguraba la segunda parte de la exposición del Costume Institute sobre la moda norteamericana, esta bautizada como 'In America: An Anthology Of Fashion'. Para marcar la diferencia respecto a la MET Gala del pasado 2021 que tuvo lugar en septiembre, esta vez se decidía incluir un dress code más concreto, 'Gilded Glamour'.

Que los invitados lo hayan seguido o no es un debate eterno que se puede seguir a través de todos los canales posibles: Instagram, Twitter, Tik Tok, las diferentes cabeceras de moda... pero lo cierto es que más allá de la alfombra roja lo interesante de la MET Gala también está fuera de esta. Nos atrevemos a decir que incluso más que lo que se ve sobre las famosas escalinatas del Museo Metropolitano de Nueva York. Y es que, de forma excepcional, se reúnen en un mismo espacio más de 250 celebridades de diferentes ámbitos y cada uno más importante que el anterior. Entonces, una vez dejan de centrarse en posar para los fotógrafos, entonces ahí empieza la magia.

Las horas previas en los hoteles

Las horas previas y a excepción de la propia alfombra roja, las inmediaciones del MET Museum de Nueva York acogen el mayor número de celebridades por metro cuadrado. Con intención estar lo más cerca posible del lugar del evento, los hoteles son ocupados por todos los invitados para prepararse. Y para un evento como este, la preparación no es cosa de unos minutos precisamente, sino que están allí durante horas. Así lo muestran algunos de los vídeos que Vogue muestra en su canal de Youtube. Pero es que hay mucho más allá y algunos de los invitados se toman muy en serio su aparición en la alfombra roja y no dejan ningún detalle al descuido.

Ese es el caso de las hermanas Kardashian-Jenner, para quienes este evento es posiblemente de los más importantes del año. Sobre todo este 2022, que por primera vez todas las hermanas habían sido invitadas. Para ello, no escatimaron en detalles -ni gastos-. Tal es así, que incluso se montaron un estudio fotográfico en una habitación del hotel para fotografiarse antes de poner rumbo a la MET Gala e inmortalizar sus looks de la forma que a ellas le gustaría y a expensas de lo que luego se pueda captar en las famosas escalinatas.

Las llegadas al MET

Parte del espectáculo de la MET Gala es también la llegada de los invitados al propio museo. Consciente de que lo realmente importante de toda la noche es lo que llevan puesto, algunos hacen auténticas virguerías para llegar igual de impecables que como salieron del hotel. Las furgonetas y hasta microbuses se acumulan en los metros previos a las escalinatas y la gran mayoría de los invitados recorren la corta distancia que separan su habitación de hotel del lugar del evento de pie para evitar que se produzca ni una sola arruga.

Pero hay otros en cambio que prefieren aportar algo más de espectáculo a su asistencia. Ese fue el caso de Jeremy Scott y los sus invitados bajos por la marca Moschino -entre los que se encontraba el español Manu Ríos-. Para llevarlos hotel de hotel al MET puso un autobús descapotado para que las celebridades fuesen saludando a los fans que se agolpan por las calles para verlos llegar.

Y de un bus a un coche. Donatella Versace -que ese mismo día cumplía 67 años- y Cardi B, unas celebs que iban vestidas de la firma italiana, llegaron hasta el museo subidas en un coche descapotable tuneado con el estampado icónico de la marca en tonos negro y dorado. Sin duda, uno de los momentazos de la noche.

Una vez en el museo, los famosos se agolpan en fila esperando su turno para acceder a la alfombra roja. Y claro, allí pasa de todo. El reencuentro de las hermanas Kardashian-Jenner minutos antes de hacer historia; Katy Perry colocándole la falda a Kendall Jenner tras bajarse del bus que llevó hasta allí; el reencuentro de Rosalía y Bella Hadid; el primer contacto entre Chiara Ferragni y Fedez con Manu Ríos... sin duda, el spot perfecto para matar el rato sacándose fotos.

Lo que pasa en el MET, no se queda en el MET

Y una vez hecho el posado pertinente, es entonces cuando empieza la fiesta. Los invitados se olvidan ya de cuidar de sus atuendos y se dejan llevar por la felicidad y adrenalina del momento. Este año la encargada de hacerlo de forma oficial fue Kaia Gerber, que tomó las fotografías analógicas que ahora ha publicado la revista Vogue en su edición digital. Gracia a ella hemos podido ser testigos del reencuentro entre Simon Basset (Regé-Jean Page) y Daphne (Phoebe Dynevor) de 'Los Bridgerton'; la disposición de algunas de las mesas del interior del museo...

Por supuesto, otra parte fundamental son también las redes sociales de los propios invitados, todo ellos abiertos a desmelenarse un poco ante sus millones de fans para abrirles una pequeña ventana al a gran evento. Bella Hadid nos ha mostrado lo bien que se lo pasaron correteando por las diferentes salas del MET o algunas de las icónicas fotografías que se tomaron antes y después del evento. Fedez, marido de Chiara Ferragni, mostró por ejemplo cómo es el momento desmadre dentro del MET tras la cena y como cumplió uno de sus sueños al estar con Gigi Hadid, su amor platónico.

Y como no podía ser de otra forma, las celebs también revivieron uno de los momentos más icónicos: los reencuentros y selfies en el cuarto de baño. Centro neurálgico de las polémicas para los socios del Museo Metropolitano, allí los VIPs se dedican a echarse unas risas, compartir cotilleos, sacarse fotos y, porqué no decirlo, fumarse algún que otro cigarro. Allí fue donde, por ejemplo, se reencontraron Hailey Bieber, Kendall Jenner, Billie Eilish y Emma Chamberlain tras los protocolos de la alfombra roja.

Las after-parties

Como todos grandes eventos, la MET también es la excusa perfecta para organizar fiesta que están a la altura. Pero en este caso, los eventos son múltiples. La primera, la organizada por Instagram en la James B. Duke House, una mansión de enormes dimensiones en el Upper East Side. Luego estaba la de Tom Ford, anfitrión de la propia MET Gala, que tuvo lugar en el hotel Carlyle. A ella asistieron grandes nombres de la A-list: Hailey Bieber, Karlie Kloss, los recién casados Brooklyn y Nicola Peltz Beckham; Dakota Johnson, Jared Leto...

Nada tenía que envidiar a las anteriores la organizada por Naomi Campbell, Ricardo Tisci de Burberry y Kate Moss. Aunque los grandes nombres de la noche no formaban parte de lista de invitados más allá de aquellos que vistió la mencionada firma como las dos top modelos o Jacob Elordi. Quizá porque la gran mayoría se encontraban en la organizada por Cardi B y Playboy. Allí se encontraban Billie Eilish, Emily Ratajkowski o Donatella Versace.

El diseñador Laquan Smith también tuvo la suya propia, congregando al algunos nombre de importantes modelos que suelen trabajar con él. Pero lo cierto es que lo verdaderamente importante se encontraba en la organizada en el club privado Zero Bond, una fiesta que solo conocían quienes realmente estaban invitados evitando así miradas y presencias indeseadas. Allí estaban, por supuesto, otros grandes nombres: Kendall Jenner, Olivia Rodrigo, Manu Ríos o Hailey Bieber, que no dudó en estar allí donde se la reclama.

Artículos recomendados