Menú
Versace reaviva la polémica en China tras lanzar una camiseta con dos ciudades como protagonistas
Versace reaviva la polémica en China tras lanzar una camiseta con dos ciudades como protagonistas

POLÉMICA CHINA

Versace reaviva la polémica en China tras lanzar una camiseta con dos ciudades como protagonistas

La protagonista de la discusión sitúa a Hong Kong y Macao en el mapa como países independientes. A pesar de su retirada, las redes no han cesado en prender.

Polémica surge por una camiseta donde aparecían los nombres de países del mundo con influencia en tendencias y moda, pero donde las ciudades chinas de Hong Kong y Macao se representaban como nacionalidades independientes al país gran asiático. Un error que casi le cuesta el mercado chino a Versace, de no haber sido por la rápida reacción que se tuvo al retirar de manera permanente el producto de la venta, tanto en el formato de compra online como en todas las tiendas físicas en las que se había distribuido.

Cuando se vio el revuelo que se había formado por la prenda, desde la marca perteneciente al grupo Michael Kors Holdings enviaron una sincera carta de disculpa a todos que pudo verse tanto en la web oficial como en sus redes sociales. Pese a las disculpas ofrecidas por la propia diseñadora creativa Donnatela Versace, la actriz china Yang Mi ha decidido dejar de colaborar con la firma por atentar contra su dignidad cultural y por la falta de respeto que este acto supone para sus compatriotas. El hashtag #YangMiStopsWorkingWithVersace fue visto más de 860 millones en la página Weibo (red social de noticias china) en un fin de semana.

Faltas graves

Para China este acto es otro más de la lista que representa una ofensa, ya que atenta a su sentimiento de patriotismo y de unión entre todos sus rincones, ya que se trata de un país de extensión muy grande y con un sistema popular. Aunque Versace no se queda sola, ya que son varias las marcas, ya sea dentro del sector del lujo o de firmas de carácter internacional, que no han seguido una dinámica adecuada con el país asiático. De estos problemas, las empresas han decidido incluir una nueva figura que logre unificar y velar por la integridad cultural de todo el mundo.

El caso más sonado hasta el momento ha sido el progaonizado por la firma italiana Dolce & Gabanna que, tras su polémica campaña donde aparecía una modelo china intentando comer ?con claras dificultades- unos cannoli sicilianos con palillos, siguió sus comentarios faltantes e insultantes en muchos casos a las críticas de algunos usuarios de Instagram. Tras la publicación de sus palabras, tanto Domenico Dolce como Stefano Gabbana han visto cómo uno de sus principales clientes quemaba sus prendas, las tiraba a la basura o directamente limpiaba el retrete con ellas a través de los vídeos subidos a internet. Gap también ha sido el foco de la crítica, cuando lanzó un estampado con la silueta del país asiático, aunque con unas líneas fronterizas un tanto diferentes a las tierras que China reclama como propias, como es el caso de Taiwán. Aunque la moda no es la única afectada por la avalancha de mala praxis recibida.

Más allá de las fronteras.

Además, Hong Kong goza de unos derechos menos restrictivos con respecto al resto de ciudades de China, ya que fue antigua colonia británica y, tras su liberación bajo el mando de Reino Unido, los estatutos firmados entonces permitieron que muchas de las legislaciones fueran distintas al resto, manteniéndo así una mayor cercanía con las políticas y libertades sociales del oeste europeo. Por otro lado, se pone de nuevo el foco de atención en China al verse de nuevo atacada de manera cultural por Europa y América, dos continentes que han estado siempre en el foco de atención y como puntos de referencia clásicos. Sin embargo, el país asiático cuenta con una fuerza económica y un peso tecnológico muy fuerte y que influye en el resto del mundo de manera muy significativa, lo que provoca a su vez que este quiera verse reconocido de una manera adecuada y respetuosa.

China busca posicionarse en el mapa con un foco de atención tal y como merece. Es por ello que, cada vez más, los escándalos culturales se suelen dar cerca de sus regiones, ya que se ha estado banalizando la cultura asiática y posicionándola como inferior en algunos aspectos. También es la causa de que muchos de sus artistas más internacionales o representativos en China dejen de colaborar con las marcas que no respetan con algún comentario, campaña o producto sus raíces.

Artículos recomendados