Menú
Sonia Rykiel cierra de manera permanente al no encontrar comprador
Sonia Rykiel cierra de manera permanente al no encontrar comprador

ADIÓS DEFINITIVO

Sonia Rykiel cierra de manera permanente al no encontrar comprador

La firma no volverá a abrir sus puertas tras casi cuatro meses de negociaciones y una sentencia definitiva del Tribunal de Comercio de París.

El nombre de Sonia Rykiel formará parte de uno de los legados de la moda más espléndidos de finales del siglo XX. Pese a su trascendencia y la importancia que tuvo en su momento, la marca parisina cerrará de manera definitiva y con carácter inmediato el volumen de trabajo de todas sus tiendas.

Sonia Rykiel en un desfile de su firmaSonia Rykiel en un desfile de su firma
Tras más de tres meses en un concurso de acreedores, la decisión final del Tribunal de Comercio de París ha sido crucial para esta noticia. Las ofertas que habían llegado no eran suficientes para poder retomar las riendas de este negocio, que llevaba ya tiempo en números rojos y con ventas negativas que le llevaron a la banca rota oficial.

Según la agencia de noticias francesa AFP, fueron tres los últimos candidatos en presentar sus cifras definitivas para la compra de Sonia Rykiel. Entre ellas, Emmanuel Diemoz, ex Director de Balmain; una potente empresa inmobiliaria y un grupo chino fueron las interesadas en adquirir la marca. A pesar de ello, sus ofertas no llegaban al mínimo que pedían por la casa parisina de modas ni tampoco aseguraban la mitad de la contratación de los empleados actuales (de 131 pasaban a 39 de plantilla, según algunas de las ofertas).

Adiós a la Reina del Tricot

La diseñadora Sonia Rykiel falleció en el año 2016 tras largo tiempo de lucha contra el Párkinson. Desde esa misma fecha, su hija Nathalie Rykiel se hizo con el control de la firma tras haber pasado largo tiempo al lado de su madre, aprendiendo los entresijos de la casa de moda. Pese a ello, la contratación de Julie Libran en 2014 como directora creativa hasta el final de la firma y la compra de la mayoría de las acciones en el año 2012 por parte del fondo de inversión chino Fung Brands (actualmente First Heritage Brands) no fue suficiente para remontar una marca ya en peligro de extinción.

En el año 2018 las cifras no daban buenos presagios: 35 millones de facturación que se quedaron en nada al lado de sus más de 30 millones de pérdidas. Ni con el recorte de puestos en el año 2016 con el despido del 25% de su plantilla total ni con la inversión de dinero puesta tras la adquisición de acciones, ni las ventas ni el prestigio pudieron devolver el esplendor perdido de la firma. El día 25 de julio fue la fecha definitiva para el anuncio del cierre inmediato del negocio. Con esta noticia, Sonia Rykiel dice adiós al mundo de la moda por segunda vez, la primera con su fallecimiento y esta con la bajada de persiana de sus 10 establecimientos propios y sus más de 200 puntos de venta en espacios multimarca, así como a su propiedad intelectual y sus archivos.

La estudiante rebelde

Sonia Rykiel supone la ruptura con una época muy marcada. Llegando a ser una de las marcas rebeldes de finales de los años 60 y principios de los 70, echa la persiana definitiva. Esta fue una de las pocas macas que se mantuvo más tiempo de manera independiente, ya que supo aguantar el tirón de compra por parte de grupos empresariales y fondos de inversión muy potentes, hasta la compra de su mayoría de acciones en el año 2012 por parte de First Heritage Brands.

Su firma había estado a la altura de grandes nombres de la talla de Vivienne Westwood o Diane von Fürstemberg, con diseños que revolucionaron la moda del momento y supieron dar imagen a una sociedad de cambios continuos durante las décadas posteriores. La reina del punto se había adueñado de las revueltas estudiantiles del momento con sus estilismos y llegó a convertirse en todo un referente en París, su ciudad.

Abrió su primera tienda en París en el año 1968 y fue considerada como la reina del tricot con sus jerséis como protagonista indiscutible de la maison francesa. Las rayas eran otras de sus grandes recurrentes, ya que con ellas conseguía una estética femenina, sensual y estilizada. Es así como llegó a ser la marca de los estudiantes en plena época de revueltas

Escaparate de una de sus tiendas en ParísEscaparate de una de sus tiendas en París

La dèmode se convirtió en parte de su leit motiv, ya que les proponía todo un desafío a las mujeres de entonces, dándoles la libertad de vestir lo que ellas quisieran a través de prendas atemporales. Un llamamiento a la rebeldía de los códigos impuestos de la moda de entonces, un acto que muy pocas firmas o diseñadores podía lograr, pero que Sonia Rykiel consiguió en parte por su procedencia parisina y en parte por sus arriesgados estilismos. A España solo llegó una de sus tiendas y fue el año 2018. Situada en la calle Claudio Coello de Madrid, la superficie tuvo que cerrar en abril de 2019 por el mal resultado que ofrecieron sus ventas en nuestro país. Un síntoma más de que la moda puede ser estética, pero debe saber adaptarse a los nuevos tiempos y a su cliente final, más allá de su lado artístico que es el que le da prestigio.

Artículos recomendados