Menú
Cómo vestirse para una cena informal
Cómo vestirse para una cena informal
TRUCOS ESENCIALES

Cómo vestirse para una cena informal

Las cenas informales también tienen su norma de estilo así como protocolo, y en ellas las joyas y brillos no deben excederse.

Cuando se trata de una cena, lo más importante es que se vaya con un estilo personal y con unas piezas en las cuales se esté cómodo. Esta comodidad te aportará cierto grado de autoestima y seguridad, lo que se reflejará a su vez en una actitud relajada y natural. Sobre todo, si se trata de un evento informal en el que estar rodeado de tus seres más queridos, amigos y otras personas cercanas.

Relajado, pero no casual

Pese a que en una cena informal se busca cierta naturalidad en tu estilo y que en él se refleje parte de tu personalidad propia, nada fuera de lo normal ni con prendas exageradas, es importante saber que no cualquier cosa vale. Porque puede que la gran mayoría de las veces unos botines o unos tacones no muy altos terminen de solucionar un problema de estilo, pero no siempre pasa.

No hay que sobrecargar en joyas y brillosNo hay que sobrecargar en joyas y brillos

Por lo tanto, es conveniente que desde el principio no exageremos ni con el estilo ni con el maquillaje.

Tampoco cabe sobrecargarnos con demasiadas joyas o brillos excesivos, porque lo que buscamos es un look más relajadoy común.

Lo más importante de todo es escoger un conjunto de prendas que nos identifiquen y que no sean demasiado atrevidas. Más que nada porque, al ser una cena informal, lo que prevalece es un arreglo rápido y poco llamativo, algo con lo que salir en condiciones, pero sin necesidad de exagerar demasiado.

Una tendencia de temporada que no falla

Si quieres ser tú misma, pero a esta personalidad añadirle un poco de estilo actual, puedes atreverte con piezas que podrían haber salido de la temporada primaveral o veraniega y añadirles un zapato cómodo y plano. Pero no todo vale en esta tendencia, ya que puede que no a todo el mundo le quede igual, ni le asegure un estilo natural.

Una cazadora negra es el abrigo idealUna cazadora negra es el abrigo ideal

En este caso, un vestido hasta la rodilla ajustado, con mangas y puede que con algún estampado sencillo o simplemente liso sea la opción más repetida. Añadiendo al conjunto una cazadora de negra o un plumas corto liso -dependiendo del frío-, el total look será relajado, pero adecuado.

Para seguir con la tendencia de moda de lucir unas piernas bonitas, aunque no sea todavía la temporada de calor, una falda puede ser también una gran opción de estilo perfecta para una cena informal. En este caso, es mejor si tiene un poco de vuelo y no es demasiado larga, ni tampoco muy corta. Es decir, una un poco plisada y con la cintura alta pueden crear un estilo más que relajado.

No te olvides de añadir un toque distintivo que recuerde a las tendencias de moda de la temporada. Con esto no se quiere decir que se tenga que arriesgar con las prendas que lucen los influencers, sino que le des tu toque personal a algún estampado, una pieza en concreto o un accesorio que se lleve en el momento.

Según tu propia personalidad

Un vestido de tipo coctel, que no es muy largo, pero tampoco es demasiado corto, es perfecto para este tipo de ocasiones. A este tipo de prendas también se les reconoce la característica de no enseñar demasiado escote y tener la zona de la clavícula como centro de atención. Tampoco es que sean demasiado ajustados, por lo que son un acierto si eres una persona que tiende a arreglarse con asiduidad.

Si la opción es un traje, el escote no debe ser muy acentuadoSi la opción es un traje, el escote no debe ser acentuado

Eso sí, no te dejes llevar por un exceso de arreglo. Nada de peinados súper trabajados, porque parecerá que hayas ido a la peluquería, cuando una cena informal realmente no lo requiere. Además, si lo que buscas es llevar un vestido, pero no eres muy de tacón, unas sneakers arregladas pueden dar el punto casual que buscas en todo el conjunto.

Por otro lado, si eres de las que prefieren un armario mucho más convencional, lo casual con un arreglo rápido es perfecto. Para estas ocasiones, un pantalón vaquero puede quedar muy bien en tu look, ya que no se saldrá de lo que se considera tu estilo de moda habitual.

Este debe ser arreglado y normal, sin cortes vintage, boyfriend o rotos. Además, es preferible añadirle un toque relajado con una blusa ligera y de color liso, para que sea la protagonista junto con unos zapatos de tacón cómodos, un bolso de mano que llame la atención y una blazer a modo de toque sofisticado y arreglado.

La moda relajada para él

Dentro del armario femenino, las prendas se multiplican y las posibilidades de combinaciones son prácticamente infinitas. Pero, para el masculino, el número de outfits es más reducido. Esto puede representar una ventaja, ya que no hay tantas opciones entre las que escoger y decantarse por una sola; como un inconveniente, porque puede resultar un look repetitivo.

Por eso es importante innovar un poco con cada ocasión. Aunque esto no quiere decir que se tenga que explorar la parte más creativa de la moda masculina, en el caso de no ser un chico de arriesgarse con sus prendas. Pero sí que se puede intentar buscar ese punto distintivo con el que modificar el típico atuendo de una reunión familiar o con amigos.

El mejor aliado es una camisa blancael mejor aliado es una camisa blanca

Las camisas son todo un clásico. Con ellas el conjunto de moda estará listo y sin necesidad de muchas complicaciones. Para restarle el carácter formal que algunas de ellas traen implícito consigo, no debemos añadirles ni corbatas ni pajaritas.

Por lo tanto, una camisa lisa o con un estampado relajado, como pueden ser cuadros o topos pequeños, serán la clave del éxito en el vestuario masculino. En conjunto con un pantalón vaquero oscuro y un zapato cómodo, la combinación de prendas serán ideales para acudir a una cena informal sin necesidad de ir incómodo.

Por lo que hace al resto del look, los pantalones de pinza o más arreglados dan un toque demasiado serio. Si vas a llevar unos, es mejor cambiar la camisa por una camiseta sencilla, pero combinarla con una blazer lisa y del mismo color que el pantalón. Añade también unas deportivas finas, nada recargadas, con las que aportar uno poco más de estilo natural, aunque un poco más arriesgado.

Artículos recomendados