• News
    • Celebrities
    • Realeza
    • Sociedad
    • Cine
    • Televisión
    • Música
  • Moda
  • Belleza
    • Cara
    • Cabello
    • Cuerpo
    • Looks
    • Maquillaje
    • Tratamientos
    • Perfumes
    • Celebrities
    • Marcas
    • Hombres
  • Fit
    • Entrenamiento
    • Dietas
    • Nutrición
    • Cuerpo
    • Mente
  • Pareja
    • Amor
    • Sexualidad
    • Salud
    • Divorcio
    • Relatos
  • Padres
    • Alimentación
    • Salud
    • Psicología
    • Educación
    • Ocio
    • Calculadoras
    • Nombres
    • Canciones infantiles
    • Dibujos para colorear
    • Diccionario
  • Cocina
    • Recetas
    • Nutrición y dieta
    • Alimentos
    • Gastronomía
    • Restaurantes
  • Hogar
    • Bricolaje
    • Decoración
    • Jardinería
    • Manualidades
    • Ecología
    • Economía doméstica
  • Salud
    • Medicamentos
    • Enfermedades
    • Cáncer
    • Menopausia
    • Alergias
    • Dietética
    • Vida sana
  • Psicología
    • Terapia
    • Ansiedad
    • Depresión
    • Emociones
    • Coaching
    • Relaciones
  • Mascotas
    • Perros
    • Gatos
    • Peces
    • Pájaros
    • Roedores
    • Exóticos
  • Viajes
    • Destinos
    • Consejos
    • Vuelos
    • Hoteles
    • Guía de Japón
  • Horóscopo
    • Zodíaco
    • Horóscopo chino
    • Tarot
    • Numerología
    • Rituales
    • Test de compatibilidad
Buscar
Última hora Kate Middleton habla por primera vez de su estado de salud
TENDENCIAS

Adiós a los pantalones pitillo: Cómo la moda posconfinamiento ha desterrado esta prenda de nuestros armarios

Adiós a los pantalones pitillo: Cómo la moda posconfinamiento ha desterrado esta prenda de nuestros armarios
BRAIS BESTEIRO
Última actualización: 13 Mayo 2021
¡Comenta!
Los pantalones ajustados tienen los días contados y ahora la moda o será acampada o no será. Lo dice el street style, el fast fashion y Tik Tok.

La inesperada llegada a nuestras vidas de la pandemia por el Coronavirus hizo que todo cambiase prácticamente de la noche a la mañana y, sobre todo, que muchas cosas desapareciesen de la misma forma. La pérdida total de nuestra libertad de movimiento al tener que estar encerrados en casa por el bien de todos hizo que perdiésemos, también, la necesidad de vestirnos como hacíamos hasta entonces. No había a donde ir (más que del salón a la cocina y de, aquí, a la habitación), ni razón alguna por la que vestirnos. Laboralmente las cosas tampoco cambiaron mucho ya que, para la gran mayoría, ni siquiera el trabajo era un salvoconducto para poder salir de casa. Así que el vestirse para trabajar como mucho ocurría de cintura para arriba si había que mantener la compostura en alguna reunión vía Zoom.

Esto hizo que la mayor parte de la ropa que había en nuestros armarios se quedase completamente obsoleta. ¿Quién necesitaba ya vestidos largos para eventos formales? ¿Qué utilidad tenían entonces los vestidos de lentejuelas o brillos ideales para una pista de baile? ¿Los tacones altos para qué? Lookazos que ahora parecen solo formar parte de la vida prepandémica, de aquellos tiempos en los que no había que combinar la mascarilla con la ropa (o la ropa con la mascarilla, lo mismo es).

Los pantalones pitillo han sido la opción favorita hasta el pasado 2020Los pantalones pitillo han sido la opción favorita hasta el pasado 2020

Este parón obligatorio a todos los niveles hizo que nos replanteásemos nuestras vidas a todos los niveles : qué queremos, hacia dónde vamos, quiénes somos, quiénes queremos ser, qué necesitamos en la vida. Y con esta última cuestión llegaba también: ¿Necesito todo esto que hay en mi armario para vivir? Y fue entonces cuando, deliberadamente, llegó la muerte anunciada de los pantalones pitillo.

Se habían convertido en un básico en nuestros armarios después de clamar al cielo que nunca en la vida nos pondríamos unos y éramos fieles, todavía, a los de campana. Y como todo vuelve en la moda, hemos vuelto a gritar al cielo que no nos pondríamos unos pantalones, esta vez, de campana, pero hemos vuelto a caer. Y es que la vida en confinamiento y en postconfinamiento nos ha hecho darnos cuenta de que, al igual que en las necesidades de la vida, la comodidad también es algo a apreciar a la hora de vestirnos.

Los pantalones pitillo no eran la prenda más cómoda al ser tan ajustadosLos pantalones pitillo no eran la prenda más cómoda al ser tan ajustados

Y ahí fue cuando los pantalones de corte recto, de campana y wide leg le ganaron todo el terreno a los pantalones pitillo. Porque si bien es cierto que este tipo de corte tan ajustado fueron nuestra perdición durante varios años, ahora que los pantalones mas fluidos han vuelto a nuestras vidas podemos reconocer sin avergonzarnos que son mucho más cómodos que los pitillo. Un patrón que se extiende prácticamente a todo tipo de prendas: el oversize, lo holgado, es cómodo, nada acorsetado, le sienta bien a todo el mundo y nos permite ser libres (en lo que a movimiento se refiere).

La muerte de los pitillos en Tik Tok

Puede que haya muchos escépticos que todavía les cuesta aceptar la muerte de este tipo de pantalones pitillo, igual que en su día había los que no querían abandonar la campana. Pero tarde o temprano todo llega. Lo dicen las tendencias y también lo acabarán diciendo (en menos de lo que canta un gallo) las marcas de la moda rápida. Y no hay mejor ejemplo para determinar si una moda ha llegado a su fin o no que escuchar a las nuevas generaciones, a los más jóvenes, casi siempre a la vanguardia de cualquier movimiento porque, por naturaleza, se deconstruyen (o simplemente fueron construidos de una forma diferentes a sus antecesores) y se adaptan mucho más rápido que nadie.

@momohkd

Skinny jeans just aren't for me but to each their own. #momostyleme#fashion#TodayILearned#skinnyjeans#diy

? Brace Yourself - zenorachi

¿Y dónde se puede escuchar la voz de las nuevas generaciones? (la Z y la alfa, porque los millenials ya no son lo más jóvenes, por mucho que cueste aceptarlo) Pues en Tik Tok, la última red social en convertirse en el habitat de los adultos del futuro. Allí ha nacido una nueva tendencia que, pese a no compartirla (ahora entenderéis porque), es un claro ejemplo de lo que se piensa ahora de los pantalones pitillos. Cientos de jóvenes en todo el mundo ha comenzado a deshacerse de sus pantalones pitillo optando por la vía más llamativa en imagen, aunque la menos necesaria: quemándolos. Los jóvenes ya no quieren seguir vistiendo pantalones pitillo y tampoco quieren que tú lo hagas. Sin entrar en detalles de porque no es necesario llegar a tales extremos para desterrar algo de nuestros armarios (para que pronunciar lo evidente), lo importante aquí es el contenido del mensaje y no tanto la forma.

Los pitillos y la delgadez

Esta tendencia del abandono de los pantalones pitillo, además de venir avalada por la comodidad que tanto se reclama a la hora de vestir, parece también tener mucho que ver con la nueva filosofía de la industria de abogar por todos los cuerpos y porque la moda tiene que dejar atrás de una vez por todas su antiquísimo (y anticuadísimo) discurso de que el cuerpo perfecto es solo el que encaja en el 90-60-90. Y es que los pantalones pitillo, si algo han ayudado a anclar en la sociedad, es que una pierna bonita es una pierna delgada (o extremadamente delgada). Porque las personas cuyas piernas no replicaban a las de las supermodelos no se sentían muchas veces cómodas exponiendo su figura en prendas tan ajustadas. Por ello, el avance en esta concepción ha hecho que el pantalón pitillo se ancle en replicar antiguas filosofías ya no acordes a los tiempos que corren.

Artículos recomendados