Menú
El antiglamour de 'Girls' marca tendencia

TELEVISIÓN

El antiglamour de 'Girls' marca tendencia

La moda 'hipster' de Girls ha conseguido superar al éxito de la serie. El vestuario de Hanna y sus amigas marca tendencia. Toma nota.

Girls, la serie de éxito de la HBO 'Girls', la serie de éxito de la HBO

'Girls', la serie de éxito de la HBO, no deja de sorprendernos. El triunfo ante el público con sus diálogos y tramas cargadas de realismo incluye ahora también su vestuario. Esto último no sería destacable si no fuera porque la indumentaria de las cuatro protagonistas de esta 'sitcom' podría calificarse de cualquier cosa menos de glamurosa. Mucho se han criticado los 'playsuits' de Hannah -protagonista de la serie- pero lo cierto es que son una de las piezas del verano.

La pureza que nutre las tramas de la serie impregna también el vestuario de la misma. La responsable de elegir la indumentaria de las cuatro protagonistas, Jennifer Rogien, ha explicado en más de una ocasión que sólo incluye prendas que los personajes de la serie podrían permitirse. De hecho, las protagonistas repiten modelito en más de una ocasión.

Lejos queda el glamour, el diseño y la alta costura a la que nos tenían acostumbradas las protagonistas de 'Sex and the City', serie a la que se hace referencia en numerosas ocasiones en 'Girls' y de la que Shoshanna, uno de los personajes protagonistas, se declara admiradora. Estas cuatro veinteañeras lucen la ropa que sus personajes se podrían permitir con su escaso presupuesto. Claro está, que los tiempos cambian y la bonanza económica de los 90 que vivían Carry y sus amigas no es la que muestran Hannah y sus compañeras. Por ello, el vestuario se adquiere en tiendas como Bloomingdale's, H&M y Zara. Pese a incluir en ocasiones piezas de marcas como DKNY, el grueso de la ropa se compra en establecimientos de segunda mano y 'vintage'. Destaca así Geminola, la tienda de la madre de Jemima Kirke, actriz que da vida a Jessa.

La personalidad de cada una de las protagonistas marca su estilismo, al que vemos evolucionar junto a los personajes. Jennifer Rogien comparte méritos con Lenna Dunham, creadora y protagonista de la serie; y con Jenni Konner, productora de 'Girls'. Su éxito ha sido una sorpresa. Repasamos los personajes, su indumentaria y revelamos donde se adquieren sus modelitos.

Hannah, el antiglamour de 'Girls'

Se caracteriza por ir mal vestida y con ropa que explota la imagen de no tener buen cuerpo. Se eligen prendas que marcan su barriga y 'playsuits' de talle alto, para favorecer lo menos posible a Hannah. De hecho, incluso llegan a cambiar las costuras de algunas prendas para que no le sienten bien.

Hannah, protagonista de Girls Hannah, protagonista de 'Girls'

El antiglamour es la palabra que mejor define al personaje que intrepreta Lenna Dunham. No cuida nada su apariencia e incluso viaja con una bolsa de basura en lugar de con una maleta. Su dejadez a la hora de vestir es motivo de crítica en más de un episodio. Por ejemplo, su exnovio Elijah la ataca en una discusión afirmando que parece "una lesbiana vistiendo". También Ray, su jefe en la cafetería, le señala lo inapropiado de su indumentaria en alguna ocasión.

Pero si hay una prenda por excelencia que caracterice a la protagonista principal de 'Girls' son los 'shorteralls'. Estos monos cortos se convierten en el aliado básico de de Hannah, sobre todo durante la segunda temporada de la serie. Su vestuario se adquiere en tiendas que van desde Atlantis Attic hasta Beacon's Closet pasando por H&M.

Marnie, la elegancia en 'Girls'

Es el polo opuesto a Hannah. Marnie es el personaje más elegante de la serie e incluso viste demasiado formal para su edad. Su indumentaria refleja la vida equilibrada que lleva, sobre todo al inicio de la serie cuando es la única trabajadora de las cuatro amigas. Estilosa, femenina y refinada. Es la pija del grupo. Hasta Jessa la define como "estirada".

Marnie, protagonista de Girls Marnie, protagonista de 'Girls', con un vestido de plástico

El personaje al que da vida Allison Williams es el que más evoluciona a lo largo de las dos temporadas. Los cambios radicales en su vida, tras perder el trabajo y romper con su novio, se reflejan también en su vestuario. Así, en los momentos de mayor decadencia llega a lucir prendas un tanto vulgares como un vestido de plástico y un top dorado.

Bloomingdale's y Zara configuran el grueso del armario de Marnie junto con prendas de Saks. Como no podía ser de otro modo, las escasas piezas de Elie Tahari o DKNY que aparecen en la serie las luce este personaje.

Shoshanna, la 'fashion-victim' de 'Girls'

Se trata del personaje, junto a Marnie, cuyo vestuario refleja en mayor grado su evolución. La paleta de colores pastel del inicio da paso a tonalidades algo más atrevidas a medida que va aumentando su confianza y al ritmo que avanzan sus relaciones sexuales y sentimentales.

Shoshanna, protagonista de Girls Shoshanna, protagonista de 'Girls', con un tocado

Shoshanna, fan rematada de 'Sex and the city', es la 'fashion victim' del grupo. Intenta aunar demasiados estilos y acaba rozando lo esperpéntico, sobre todo en los peinados, con los que también intenta estar a la moda. Se preocupa por la moda pero no acierta con su estilismo. En una ocasión se lamenta por lucir un modelito que ya tiene seis meses y entra en 'shock' por ir de blanco a la boda de Jessa.

El personaje al que da vida Zosia Mamet no sabe andar con tacones y es la más recatada del grupo. Su vestuario incluye piezas de H&M y Lord & Taylor y Macy's.

Jessa, la cosmopolita de 'Girls'

Es la más atrevida de las cuatro protagonistas. Su espíritu libre no le impide mezclar estilos, lo malo es que en ocasiones se excede con combinaciones que sobrepasan la línea de lo correcto. Prueba de ello son la extravagante chaqueta con plumas y hombreras con la que acude a una fiesta o el vestido transparente que decide vestir para cuidar niños.

Jessa, protagonista de Girls Jessa, protagonista de 'Girls', con una pieza con plumas y hombreras

Cosmopolita y desenfadada, se mantiene fiel a su estilo a lo largo de las dos temporadas. Sólo al final de la segunda viste prendas más anchas para ocultar el embarazo de Jemima Kirke, actriz que da vida a este personaje.

Jessa viste muchas prendas vintage, principalmente adquiridas en Century 21 y en Geminola, tienda de la que la madre de Kirke es propietaria. Piezas como el vestido de novia que luce al final de la primera temporada proceden de este establecimiento.

El estilo vintage no sólo está presente en la indumentaria de Jessa, sino que configura una de las bases del vestuario de la serie. La tendencia 'hipster' que caracteriza el estilo de estas cuatro amigas residentes en Williamsburg, atrapa la esencia de esta zona neoyorkina. Ahora su 'street style' ha traspasado fronteras.

Artículos recomendados