Menú
El glamour de los años 40' se sube a la Madrid Fashion Week con Andrés Sardá
El glamour de los años 40' se sube a la Madrid Fashion Week con Andrés Sardá
PRIMAVERA/VERANO 2018

El glamour de los años 40' se sube a la Madrid Fashion Week con Andrés Sardá

La firma ha contado la historia de una jóven actriz desde que sale del pueblo hasta que se convierte en una auténtica estrella de Hollywood.

La Semana de la Moda de Madrid ha abierto sus puertas de la mejor manera posible, con marcas que han cuidado cada detalle de sus shows. Con una primera jornada cargada de sorpresas y desfiles que dieron mucho que hablar, el segundo día de pasarelas no iba a ser menos.

La firma de lencería Andrés Sardá ha vuelto a conseguir una puesta en escena de lo más espectacular, como es habitual en cada uno de los desfiles que celebra, elaborando toda la colección alrededor de una historia. Nuria Sardá, a las riendas de la marca desde hace años, explicaba momentos antes del desfile que la ropa íntima de la firma es muy básica, sexy y cómoda.

Hiba Abouk desfilando para Andrés Sardá colección primavera/verano 2018 sobre la Madrid Fashion WeekHiba Abouk desfilando para Andrés Sardá colección primavera/verano 2018 sobre la Madrid Fashion Week
Esta temporada la historia que se ha desarrollado sobre la pasarela contaba las andanzas de las aspirantes a actriz. "Desde que sale del pueblo hasta que pisa la alfombra roja, pasando por los diferentes castings donde se le puede ver en muchos papeles como camarera, enfermera o animadora", contaba la diseñadora momentos antes del show.

La colección 'The Aspirant' ha sido, en definitiva, una de las más aclamadas por parte del público entre los que se encontraban Laura Matamoros y Belinda Washington. Una de las sorpresas que más ha gustado ha sido el poder ver a Hiba Abouk abriendo y cerrando la pasarela como una auténtica modelo, encarnando ese papel del duro trabajo de una actriz para convertirse en toda una estrella.

The Aspirant

La propuesta para la próxima primavera/verano 2018 Andrés Sardá ha propuesto una colección muy vintage que recordaba a los looks de los años 40'. El primer grupo del desfile se protagonizaba por la organza, con colores naturales como los rosados que daban un toque muy romántico a los outfits.

Por su parte, el segundo grupo era de lo más variado ya que cada outfit representaba un papel dado (enfermera, conejita...) seguido del "gran papel", es decir, la colección de baño con tejido elástico laminado. En este sentido cabe destacar las telas metalizadas y las sutiles transparencias.

Por último destaca el grupo que ha finalizado de la mejor forma posible el desfile, el de la alfombra roja. Con looks coloridos, entre azules, morados, rojos y muchas plumas, el tul invisible y los cristales de Swarovski aportaban todo el glamour necesario a la nueva línea de ropa íntima.

Artículos recomendados