Menú
Cómo elegir las joyas para novias en el día de su boda
Cómo elegir las joyas para novias en el día de su boda

CONSEJOS NUPCIALES

Cómo elegir las joyas para novias en el día de su boda

Las joyas dan un toque único y especial a un vestido de novia, por lo que su elección debe ser muy meditada y estudiada para que el resultado sea perfecto.

La mayoría de las bodas son eventos y actos de celebración en los que ultimar hasta el último detalle resulta imprescindible. Son muchos los aspectos a los que hay que atender, como el lugar del banquete, la decoración, el estilismo de los novios, etc., y por esto no siempre se sabe muy bien por dónde empezar. Algo que ayuda mucho es decidir la temática y estilo de la boda de manera que, a partir de esa decisión, uno ya puede empezar a construir el resto de elementos.

Las joyas dan el toque único al vestido de noviaLas joyas dan el toque único al vestido de novia

El entorno de la boda siempre condiciona el estilismo de la novia y éste último, a su vez, también influye en la elección del peinado, calzado, maquillaje y joyas. Los pequeños detalles marcan el toque distintivo en la apariencia final de una novia así que, si una pretende que a su outfit nupcial no le falte de nada, el tema de la joyería deberá ocupar un apartado importante dentro del proyecto estilístico.

Incluir de forma correcta el tamaño, estilo y color de las joyas en un look de novia siempre aporta elegancia, glamour y belleza. Si en breves darás el sí quiero y deseas completar tu look usando esta clase de accesorios, a continuación encontrarás una guía genérica y una serie de consejos que te ayudarán a escoger el tipo de joyas que más se adecúen a tu estilismo.

Ten en cuenta el escote de tu vestido

El collar o colgante nunca debe quedar tapado por el escoteEl collar o colgante nunca debe quedar tapado por el escote
Este punto es muy importante y has de tenerlo muy en consideración si deseas llevar una joya en forma de colgante o collar. Actualmente, existe una gran variedad de diseños y por ello deberás escoger un estilo de joyas que luzcan y se adecuen más a la personalidad del vestido y a la forma de su escote. Existe una regla genérica que se puede aplicar a la construcción de cualquier otro outfit que defiende que, siempre que haya un equilibrio entre el volumen del accesorio y la amplitud del escote, el resultado final será elegante y acertado.

Si el escote en cuestión es abierto como el de palabra de honor, el cuadrado o el de forma de corazón, lo ideal es un collar o colgante de diseño esbelto que destaque en su justa medida sobre la piel. Dejar despejado el cuello y también parte de la zona del pecho da un aspecto elegante y fino que no debería romperse con un accesorio demasiado voluminoso. Presta atención de que el colgante o collar que elijas no sea tan largo como para quedar por debajo del propio escote. Si quisieras prescindir de adornos en la zona del cuello, opta por pendientes finos y largos.

Para un escote cerrado como el cuello halter o el escote ilusión, lo ideal es optar por joyas muy sencillas y de un tamaño reducido. No se recomienda el uso de collares o pendientes con este tipo de escotes, pero sí puedes decidirte por unos pendientes tipo botón de brillantes que arrojen luz sobre tu rostro. Si no te convenciera ninguna de estas opciones, atrévete a cambiar la colocación de las joyas y usa tocados para el pelo que le darán un toque rompedor al look nupcial.

Elije según el peinado y la forma de tu cara

Si optas por llevar el cabello suelto una joya llamativa es la mejor elecciónSi optas por llevar el cabello suelto una joya llamativa es la mejor elección
Este punto dependerá de tu gusto y de cómo te veas pero, si estás un poco perdida y no sabes qué puede favorecerle más a un tipo de peinado o a una determinada estructura facial, sigue leyendo. Por ejemplo, para los tipos de peinado que se centran en un moño bajo o en un semirrecogido que consigue una cara despejada, lo ideal es utilizar una joyería sencilla en las orejas, como pendientes tipo botón o de perlas, y colgantes o collares un poco más llamativos pero sin resultar exagerados.

Para los peinados con el cabello suelto, aquí tienes la opción y la posibilidad de hacer que tus accesorios destaquen, pues seguramente el pelo los tape u oculte parcialmente. Para los pendientes, usa diseños largos y con pedrería de algún color vibrante que le aporte viveza a tu rostro y que consigan llamar la atención. Esto es aplicable también si tienes el cabello corto y decides llevarlo suelto, pues los maxi pendientes serán tus mejores aliados.

En lo relativo a la forma de tu cara, estudia el efecto visual que ciertos accesorios crean en conjunto en tu rostro. Si por ejemplo tienes la estructura facial cuadrada, lo ideal será que evites aquellas joyas que formen muchas aristas y que elijas otras más redondas y pequeñas. Si por otro lado tienes la cara muy alargada, no le añadas una largura extra con pendientes largos y opta por aquellos que sean redondos o de tipo botón. Por último, para las caras más redondas o más pequeñas, son ideales aquellos pendientes largos que visualmente estiran el rostro. Si eres una novia atrevida, sigue los anteriores consejos y añádeles un toque de pedrería con color para que el efecto óptico sea todavía más potente.

Crea una armonía de colores y estilo

Para un look perfecto es necesaria una buena combinación entre vestido, joyas y peinado Para un look perfecto es necesaria una buena combinación entre vestido, joyas y peinado

Si optas por llevar más de una o dos piezas de joyas, intenta siempre que todas ellas combinen y se complementen entre sí. Es decir, si por ejemplo quieres usar una joya bañada en oro blanco intenta no mezclarla con otra de otro color diferente. Tampoco mezcles acabados de oro con plata ni estilos clásicos con otros más modernos. Siempre es preferible crear una armonía de diseño entre los propios accesorios y también con el propio vestido.

También hay que tener muy en cuenta el color del traje de novia. Si éste es de un blanco impoluto, el color de accesorio que mejor lucirá sobre la tela será el perlado, el oro blanco y también el plateado. Si por ejemplo, el blanco del vestido se orienta más hacia un blanco marfil o blanco roto, el color dorado destacará y hará resaltar mucho más el propio tono de la tela. Si no quieres confundirte con la mezcla de colores y tampoco te quieres comer mucho la cabeza, guíate siempre por establecer una combinación entre aquellos colores que se encuentren dentro de una misma gama de tonos. Haciéndolo de esta forma, te asegurarás de que el resultado final para tu boda quede perfecto.

Artículos recomendados