Menú
Joyas de oro o plata: ¿Cuál me favorece?
Joyas de oro o plata: ¿Cuál me favorece?

COMPLEMENTOS

Joyas de oro o plata: ¿Cuál me favorece?

A la hora de elegir un collar, una pulsera o un par de pendientes, podemos comprarlos en plateado o dorado... Y aunque le hagamos caso a nuestros gusto, hay otro factos que has de tener en cuenta.

¿No te ha pasado alguna vez que te encuentras con alguien y te das cuenta de que el color de ropa que lleva puesto le sienta especialmente bien? Pues, aunque tú de primas no sepas explicar cual es el motivo, todo tiene que ver con el tono y el subtono de piel que tiene esa persona, lo que hará que unos tonos le sienten mejor que otros. Es un factor casi inapreciable a simple vista pero que al lado de ciertos colores hace que algo quede raro o que la gente inconscientemente sepa que "algo no está bien".

Si tienes la piel fría, te quedará mejor la plata | Foto: ZARASi tienes la piel fría, te quedará mejor la plata | Foto: ZARA

Pues con las joyas pasa lo mismo ya que el oro y la plata tienen de por sí también un color: el oro tienda a colores dorados o amarillos; y la plata más hacia los grises o blanquecinos. Por eso estos tonos innatos de cada uno de los metales hace que queden mejor con unos tipos de piel que con otros. Por ello, lo más importante antes de decantarte por uno u otro, lo primero es conocer cómo es nuestra propia piel.

¿Piel cálida o fría?

Que un tono de piel sea más cálido o más frío nada tiene que ver con el calor que pueda desprender el propio cuerpo; sino que se trata más de un hecho visual. Aunque pueda parecer incomprensible, esta clasificación se hace también con las bombilla que tenemos en nuestra propia casa: las que irradian una luz más amarilla son cálidas, las que irradian una luz más blanca son frías. Incluso psicológicamente esto pueda afectarnos y nos sintamos más cómodos en unos espacios que en otros en función de la luz.

Si tienes un tono de piel cálido, te quedará mejor el oro | Foto: ZaraSi tienes un tono de piel cálido, te quedará mejor el oro | Foto: Zara

Una de las formas más rápida de saber qué tipo de piel tenemos es observando el color de las venas de nuestro antebrazo -una de las partes del cuerpo en donde más fácilmente se encuentran-.

  • Si las venas tiene un tono verde, entonces nuestro tono de piel es cálido;
  • en cambio si las venas parecen más azules, el tono de piel es frío.

En el caso de que a simple vista puedas tener alguna duda, puedes hacerte una marca con un bolígrafo verde y otro azul al lado de alguna de tus venas y así comprobar a cuál se asemeja más.

Otra forma de saberlo es probándote alguno de esos colores de los que se tiene constancia que son más adecuados para cada tipo de piel.

  • Si crees que tu piel es cálido, prueba a colocarte delante de tu espejo con algo naranja -una prenda de ropa que puede ser un jersey, un pañuelo... o incluso una cartulina de un tamaño normal- y, a poder ser, con una iluminación lo más natural posible: ¿Tu rostro se ilumina y te da un buen aspecto? O, en cambio, ¿te notas más apagado? Si es la primera opción, entonces no hay duda de que tu tono de piel es cálido.
  • En cambio, si te decantas más por un tono de piel más frío, haz el mismo procedimiento con una prenda de color rosa palo y hazte las mismas preguntas. ¿Tu rostro se ilumina y te da un buen aspecto? O, en cambio, ¿te notas más apagado? Si de nuevo es la primera opción, entonces tu tono de piel es frío.

No lo tengo claro. ¿Y si es neutra?

Hay una opción de la que no hemos hablado que es la posibilidad de un tono de piel más neutro. ¿Cómo saber si perteneces a este grupo? Pues cuando ninguna de las anteriores opciones son determinantes para decidirte. En este caso, notarás que son más favorecedores colores como verdes y azules más apagados; o incluso los tono berenjena y ciruela.

Tu piel también puede ser neutra y todo le quedará bien | Foto: ZARATu piel también puede ser neutra y todo le quedará bien | Foto: ZARA

Entonces qué me sienta mejor: ¿oro o plata?

Pues una vez identificado cuál es el tono de nuestra piel, es momento de identificar claramente qué joyas son las que mejor nos sientan. Y el secreto sigue estando en lo que se ha explicado hasta ahora mismo: en función de si nuestra piel es cálida, fría o neutra, nos sentarán mejor los tonos dorados o los tonos plateados.

  • Si tienes un tono frío, entonces las joyas que mejor te sentarán son la de plata.
  • Si tienes un tono de piel cálido, las joyas que mejor te sientan son las de oro.
  • Si tienes un tono de piel neutro, te sentará bien prácticamente todo. Pero, ¡ojo! Siempre será más acertado comportarte como si tuviese un tono de piel frío que cálido.

Artículos recomendados