Menú
Trenca: guía de estilo
Trenca: guía de estilo

IMPRESCINDIBLE

Trenca: guía de estilo

La trenca es una de las nuevas modas que viene pisando fuerte, pero cómo todo hay que saber con qué si lucirlo y con qué no.

A pesar de que esta prenda se empezó a utilizar por marineros y militares entre el siglo XIX y el XX, lo cierto es que hoy en día, la trenca es un tipo de abrigo que se ha hecho su propio y merecido hueco en el mundo de la moda, tanto de hombre como de mujer. Esta prenda cuando más se viste es en el frío invierno aunque según el tejido del que está hecha, puede también ser un abrigo perfecto para el entretiempo.

Si bien en un principio, la trenca fue un tipo de sobre abrigo que se utilizó para resguardar a los marineros de las bajas temperaturas del mar del norte de Europa, lo cierto es que su popularidad se extendió con el Mariscal Montgomery, un famoso militar de la II Guerra Mundial que introdujo este ropaje como vestimenta no solo de tipo militar sino también civil.

Características de la trenca

Cómprate una trenca y luce un look de lo más británico

Cómprate una trenca y luce un look de lo más británico

A pesar de que con el paso de los años, la trenca ha sufrido diferentes modificaciones, todavía sigue manteniendo su esencia inicial y muchos de los elementos con los que se popularizó. De estilo puramente británico, el modelo clásico de una trenca cuenta con un forro interior de tartán, que es un tipo de tejido tradicional de Escocia y cuyo patrón hace que se le conozca como tejido de ajedrez. Por otro lado, otro de sus elementos característicos es una capucha abotonada y de aire monacal que permitía, y permite, reguardar del frío al cuello y la cabeza.

La medida estándar de la trenca suele ser de tres cuartos, es decir, que suele tener un largo que sobrepasa la cadera pero que no llega, ni mucho menos, a tocar las rodillas. También suelen contar con dos grandes bolsillos exteriores de solapa en los que se pueden introducir las manos incluso con guantes, por su gran tamaño. Por último, y podría decirse que siendo lo más particular y característico de una trenca, se encuentran los botones para abrochar esta prenda.

La trenca es un abrigo que nunca ha presentado una cremallera como sistema de cierre sino que siempre ha empleado botones de madera de forma cónica. El método que se utilizaba para abrochar el abrigo era mediante cintas, algo sumamente cómodo y manipulable si uno llevaba guantes y no quería quitárselos. Actualmente, estos botones suelen ser de madera o plástico pero desde siempre y para todo tipo de públicos, han mantenido los botones con cintas.

¿Con qué combinarla?

Ya no se trata solo de una moda infantilYa no se trata solo de una moda infantil

Tradicionalmente, y desde que se popularizó su uso dentro de la moda y la población civil, la trenca ha sido una prenda más dirigida al público infantil. No obstante, en los últimos años se ha ido introduciendo en la industria de la moda para adultos y podría decirse que ahora es como otro abrigo más dentro del armario de cualquier fashionista.

Originalmente y como más se la conoce es de un color crema, azul marino, negro o marrón. A pesar de esto, últimamente se ha visto en una variedad más amplia de colores y entre las que se puede encontrar el color rojo, el verde o incluso el amarillo para los más atrevidos. A pesar de estas modificaciones y de la actualización que se le ha dado a la trenca, muchas personas la consideran una prenda algo tosca o ruda. Suele utilizarse en ambientes bastante informales y la trenca se suele incluir en looks de estilo cómodo y casual. Si eres de las que disfruta vistiéndose con ropa suelta, con calzado plano y sobre todo, con prendas que resguarden del frío pero sin renunciar a ir a la última, esta es tu prenda estrella.

El look u outfit ideal para acompañar una trenca son unos vaqueros, por la comodidad y versatilidad que le dan al conjunto, junto a un jersey y unas botas planas o quizá unas deportivas como las converse. En cuanto a complementos, no requiere de bufandas ni pañuelos pues el cuello de la trenca y la capucha hacen prácticamente la misma función que este accesorio.

Las dimensiones de la trenca hacen posible que debajo de ella se pueda vestir con prendas gruesas. Por otro lado, son perfectamente combinables tanto con pantalones como con faldas de estilo casual o tipo skater. En cuanto al calzado, la mejor opción es optar por un calzado plano pues este tipo de abrigos combina mejor con un look sporty o informal antes que con un estilo formal. De todas formas, la moda no entiende de leyes así que arriésgate a probar con lo que más cómoda te sientas.

Combínalas con unas deportivas o botasCombínalas con unas deportivas o botas
Las botas de montaña o incluso de agua como las clásicas Hunter son ideales para la trenca. Si eres más fan del look sporty, unas deportivas finas o de estilo Converse quedarán genial en tu outfit. Y si, por último, tu estilo es más lady y quieres dar un toque más arreglado, una opción ideal es combinarla con unas bailarinas planas de un color neutro.

Complementos, ¿sí o no?

A pesar de que la trenca pueda parecer un abrigo demasiado aparatoso o con unos bolsillos lo suficientemente grandes como para no tener que llevar bolso, lo cierto es que esta prenda admite muchísimas posibilidades y precisamente en la incorporación o no de accesorios residirá la diferencia entre un look aburrido y otro con estilo y gracia.

Los sombreros son una de las mejores opciones que se pueden añadir a un look con una trenca como abrigo. Puedes optar tanto por un sombrero de ala como por el típico de lana y pompón. Con un gorro, el outfit adquiere un tono muy informal y casual mientras que con un sombrero, combinado con una camisa o jersey y unos botines, el outfit puede quedar más arreglado y ser perfecto para ocasiones en las que se requiera ir vestido más formal.

En cuanto a los bolsos, lo ideal es optar por un bolso pequeño de asa larga que te permita llevarlo colgado de un hombro o cruzado y que no añada más volumen a tu figura. Por otro lado, en cuanto a los accesorios para el cuello, se recomienda el uso de pañuelos o bufandas finas que no resulten aparatosas en esta zona del cuerpo pero que igualmente también resguarden del frío.

Artículos recomendados