Menú
Superposiciones y tartán en el desfile de Manémané y Våldnad en Madrid Fashion Week otoño/invierno 2013/2014

MADRID FASHION WEEK

Superposiciones y tartán en el desfile de Manémané y Våldnad en Madrid Fashion Week otoño/invierno 2013/2014

Miguel Becer y Ana Pérez Valdés apuestan por la innovación y la originalidad.

El segundo desfile conjunto de El EGO en la Madrid Fashion Week vino de la mano de Manémané y Våldnad. Sus diseñadores, Miguel Becer y Ana Pérez Valdés, correspondientemente, no decepcionaron en su debut ante el público y la crítica presentes en el desfile.

Propuestas de Manémané en Madrid Fashion WeekPropuestas de Manémané en Madrid Fashion Week

El tartán, seña de identidad de Miguel Becer

Con una serie de looks en cuero negro que recordaban a los diseños de Roberto Torretta, comenzaron a desfilar las prendas de Miguel Becer. Así, tanto el cuero como la seda y el terciopelo fueron los materiales propuestos para el otoño/invierno 2013/2014.

Sin embargo, el rasgo característico de Manémané son los looks monocolor. Muchos de los conjuntos propuestos se presentaban integramente en rojo, negro, blanco o gris. El tartán, presente en la mayoría de los diseños, sí que combinaba en ocasiones dos colores, como el azul y negro o el azul y el verde.

Para la próxima temporada, Manémané apostó principalmente por los monos y vestidos de tubo. En general, se trata de una serie de prendas cómodas y ligeras que pueden usarse tanto para el día a día como para la noche.

Propuestas de Våldnad en Madrid Fashion WeekPropuestas de Våldnad en Madrid Fashion Week

La magia de las prendas de Våldnad

La colección Våldnad fue una de las más que llamó la atención debido a su peculiar originalidad. Y es que la diseñadora asturiana se inspiró en el mundo de la magia y la brujería para llevar a cabo su creación. Para Ana Pérez Valdés, la ropa cumple una función simbólica en la construcción de la propia personalidad de la persona y es por eso que sus propuestas se presentan como innovadoras, experimentales y, sobre todo, muy cuidadosas en lo que a detalles se refiere.

Así, sobre tonos pastel y prendas de mucho volumen, se sucedían una serie de motivos y detalles superpuestos elaborados a mano y en los que predominaban las plumas y los flecos. Ello junto a la música del desfile, los asistentes se vieron transportados a un mundo de magia y fantasía.

Artículos recomendados