• News
    • Celebrities
    • Realeza
    • Sociedad
    • Cine
    • Televisión
    • Música
  • Moda
  • Belleza
    • Cara
    • Cabello
    • Cuerpo
    • Looks
    • Maquillaje
    • Tratamientos
    • Perfumes
    • Celebrities
    • Marcas
    • Hombres
  • Fit
    • Entrenamiento
    • Dietas
    • Nutrición
    • Cuerpo
    • Mente
  • Pareja
    • Amor
    • Sexualidad
    • Salud
    • Divorcio
    • Relatos
  • Padres
    • Alimentación
    • Salud
    • Psicología
    • Educación
    • Ocio
    • Calculadoras
    • Nombres
    • Canciones infantiles
    • Dibujos para colorear
    • Diccionario
  • Cocina
    • Recetas
    • Nutrición y dieta
    • Alimentos
    • Gastronomía
    • Restaurantes
  • Hogar
    • Bricolaje
    • Decoración
    • Jardinería
    • Manualidades
    • Ecología
    • Economía doméstica
  • Salud
    • Medicamentos
    • Enfermedades
    • Cáncer
    • Menopausia
    • Alergias
    • Dietética
    • Vida sana
  • Psicología
    • Terapia
    • Ansiedad
    • Depresión
    • Emociones
    • Coaching
    • Relaciones
  • Mascotas
    • Perros
    • Gatos
    • Peces
    • Pájaros
    • Roedores
    • Exóticos
  • Viajes
    • Destinos
    • Consejos
    • Vuelos
    • Hoteles
    • Guía de Japón
  • Horóscopo
    • Zodíaco
    • Horóscopo chino
    • Tarot
    • Numerología
    • Rituales
    • Test de compatibilidad
Buscar
Última hora Harald de Noruega, hospitalizado durante sus vacaciones en Malasia
MODA FEMENINA

Uso de la Mantilla: Guía de estilo

Uso de la Mantilla: Guía de estilo
Noelia Rodríguez Alvarez
Última actualización: 7 Diciembre 2014
¡Comenta!
La mantilla es una prenda que jamás pasa de moda y lo usan las mujeres principalmente en los eventos más importantes.
La Reina Sofía con mantillaLa Reina Sofía con mantilla
La mantilla es uno de los complementos más españoles para las mujeres. Se trata de una prenda que se reserva para grandes acontecimientos y que, por lo general, está vinculada con momentos importantes que tengan relación con la iglesia católica. En Semana Santa, bodas religiosas de alto postín o visitas a destacadas personalidades del mundo cristiano son los momentos en que más vemos este tipo de prendas.

No se trata de un complemento cualquiera, ni sigue las pautas de la moda más actual. Lleva asociadas una serie de reglas protocolarias, relativas tanto a su uso como a cuando debe ponerse y cuando no ha de hacerse. En este artículo trataremos de elaborar una pequeña guía sobre el uso de la mantilla, el accesorio más castizo de cuantos existen.

Evolución de la mantilla en la historia

La mantilla es un complemento que únicamente pueden llevar las mujeres y se reserva para acontecimientos importantes. No se nos puede pasar por la cabeza usarla en un día de diario o para acudir a una reunión familiar. Se usa casi exclusivamente para bodas y festejos importantes, como las procesiones de Semana Santa o una corrida de toros, sin olvidarnos del duelo.

Carmen Lomana con mantillaCarmen Lomana con mantilla

Visto lo anterior no deja de ser chocante que el origen de la mantilla se encuentre entre el pueblo raso. Nació con el objetivo de proteger a la mujer y en función de su ubicación geográfica estaba confeccionada con una tela más gruesa o más fina, para unas temperaturas más o menos altas. De cualquier manera nada tenía que ver con los delicados bordados que presenta en la actualidad esta prenda.

Es a partir del siglo XVII cuando pierde parte de su carácter práctico para ser utilizada como un complemento ornamental y se empieza a cuidar más su estilo. Los tejidos se vuelven más nobles, se introducen los encajes y la peineta y se extiende entre las clases superiores. La reina Isabel II la puso de moda entre las damas de la corte, aunque tras su reinado cayó en desuso llegando a nuestro días.

Cómo llevar mantilla en una boda

No cabe duda que el acontecimiento por antonomasia con el que asociamos la mantilla es, en especial, una boda. A pesar de ello en estos casos su uso está limitado a determinadas personas, por lo que suele escasear en estos acontecimientos. En el caso de los enlaces matrimoniales la mantilla sólo ha de ser llevada por la madrina, aunque en función del protocolo puede permitirse a otras invitadas lucirla.

Carmen Tello con mantillaCarmen Tello con mantilla

En cualquier caso ha de distinguirse perfectamente quien es quien por una cuestión de estilo. Así, la de la madrina será más larga, mientras que la del resto de mujeres ha de ser corta, y prendida en los hombros para que no vuele. Llevarla del modo adecuado es toda una clase de estilo y elegancia.

Según el protocolo una mujer que lleve mantilla ha de portar siempre zapatos con tacón. El vestido que lleve también viene determinado por el complemento, que ha de ser largo o llegar a la altura del tobillo. Esto se entiende dado que la mantilla, por delante, ha de llegar hasta las manos, y por detrás ha de sobrepasar ligeramente la altura de la cadera. De este modo se garantiza el vuelo, permitido únicamente para la madrina. Uno de los errores de estilo más comunes es llevar una mantilla con un vestido que no tape más allá de la rodilla o que sea excesivamente escotado o de tirantes.

Esto no está permitido según el protocolo, porque choca con el carácter solemne de la mantilla. A la hora de ponerse una mantilla hay que olvidarse de la moda y limitarse a lo establecido. Otro fallo es pretender quitársela una vez ha pasado la ceremonia. La mujer ha de permanecer con ella durante todo el acontecimiento, por lo que es importante fijarla de un modo seguro para evitar accidentes involuntarios horas más tarde.

La Duquesa de Alba con mantillaLa Duquesa de Alba con mantilla

El color de la mantilla

La mantilla no entiende de cuestiones de moda. Por mucho que este año se lleve el mint no podemos buscar una de este color o teñirla cuando descubramos que nuestra búsqueda ha sido infructuosa. El protocolo marca el tono que se ha de llevar en función del momento. Por lo general las mujeres solteras pueden recurrir siempre a la blanca, mientras que las casadas, en ocasiones, han de lucir la negra.

La negra es la que se asocia con los funerales y los momentos de luto. Suele ser más corta y raramente se acompaña de peineta. En Semana Santa también es negra, aunque luce en todo su esplendor, al igual que cuando se producen visitas al Papá. En caso de una audiencia con el santo padre hay un par de excepciones: algunas reinas europeas cristianas -entre ellas la española- así como las mujeres embarazadas pueden llevar la mantilla blanca.

Tela y complementos

La mantilla es un complemento sobrio y austero. De ahí que no esté recomendado el uso de joyas con ella, o que al menos se escojan unas no demasiado grandes para que no le roben protagonismo. No en vano esta prenda en sí puede llegar a considerarse como una joya. Está confeccionada en encaje (chantilly o blonda), aunque hay otras versiones más económicas hechas en tul. Es otro estilo.

Norma Duval con mantillaNorma Duval con mantilla

La peineta es su mejor acompañante. Existe en diferentes tamaños y se ha de seleccionar el más adecuado en función de la altura de la mujer que la porte y de su pareja. Podemos ganar unos centímetros de altura gracias a ella, pero tampoco se ha de exagerar.

Artículos recomendados