Menú
Kim Kardashian fue vestida de Vetements a la boda de Kourtney y Travis patrocinada por Dolce&Gabbana
Kim Kardashian fue vestida de Vetements a la boda de Kourtney y Travis patrocinada por Dolce&Gabbana

DE SU PROPIO ARCHIVO

Kim Kardashian fue vestida de Vetements a la boda de Kourtney y Travis patrocinada por Dolce&Gabbana

Ella misma ha desvelado que el look del gran día pertenecía a su propio archivo personal y que había sido conjuntado con varias prendas para conseguir ese toque gótico.

En el episodio 7 de 'The Kardashian', Kim abría las puertas de su impresionante almacén en el que acumula más de 30.000 prendas de ropa que ha ido acumulando a lo largo de casi 2 décadas y que sirven de archivo personal para repasar todos sus looks a lo largo de los años. Cajas, estanterías y burros cuentan con prendas de una larga lista de importantes marcas como Balmain o Celine y por supuesto Balenciaga y Jeezy. Una revelación en el reality con el timing perfecto para que la propia Kim hiciese una revelación hasta ahora desconocida: entre todas esas prendas estaba también en look que llevó a la boda de su hermana Kourtney.

Así es, la gran -tercera- boda italiana de la mayor de las hermanas estaba patrocinada por Dolce&Gabbana, una de las firmas más icónicas del país -y también más desprestigiada en los últimos años-. Una campaña publicitaria sin precedentes que ha traído consigo ganancias de 35 millones de dólares para la marca y todo gracias a que todas y cada una de las hermanas más famosas del mundo se pasaron un fin de semana entero en Portofino con looks de D&G, incluidos también los de la gran boda.

Un Vetements sobre un D&G

La firma no dudó en abrir el archivo para que todas ellas pudiesen encontrar en look que mejor se adaptase a su propio estilo y también a la temática más gótico-italiana que había escogido la pareja. Y todas lo hicieron, menos Kim, que tal y como ha confesado, todo lo que llevó el día de la gran boda era suyo. Y lo más importante, tampoco todo era Dolce&Gabbana.

A través de sus stories y tras haber subido ya a Instagram algunas fotos del evento, Kim confesó que el vestido que llevó a la boda de su hermana se trataba de uno que ella misma se había contado en Bergdorf Goodman en el año 2011 para asistir a los premios Glamour de aquel año. Por aquel entonces, la ahora empresaria no era más que una estrella de un reality show y no tenía estilista y mucho menos había aparecido Kanye West en su vida para tomar control de su vestidor.

Kim Kardashian tenía todas las prendas en su archivo personal | Foto: InstagramKim Kardashian tenía todas las prendas en su archivo personal | Foto: Instagram

El vestido original, en cambio, no era como se lo vimos por aquel entonces. Si bien mantiene la silueta sirena ajustada a su figura, el escote palabra de honor en pico se convirtió en unos encaje que la cubrían de cuello a punta de los dedos. ¿Cómo? Gracias a otro vestido de su archivo personal, en esta ocasión de Vetemets. "Para hacerlo más moderno y más yo", escribió ella misma en sus stories junto a una fotografía del vestido original y demostrando así que, pese al millonario acuerdo que habrían firmado con Dolce&Gabbana, parece no haber dinero en el mundo que paguen la pérdida de estilo de Kim Kardashian, que se permitió el lujo de tirar de su propio archivo y de lucir otras marcas en un boda esponsorizada por una firma.

Eso sí, el resto de look si pertenecían al archivo de la firma y ella misma se ha encargado de demostrarlo compartiendo fotografías suyas en Portofino junto a una instantánea de la modelo que lo lució sobre la pasarela de la firma en los años 90.

Artículos recomendados