Menú
Gisele Bündchen, en blanco y negro y con la cara lavada, posa para Sonia Rykiel

INSPIRADA EN LOS 70

Gisele Bündchen, en blanco y negro y con la cara lavada, posa para Sonia Rykiel

Las imágenes de la campaña imitan la inconfundible estética de los años 70.

Gisele Bündchen posa para Sonia RykielGisele Bündchen posa para Sonia Rykiel
Y de nuevo Gisele Bündchen. Parece que con la decena de campañas que ha protagonizado ya este año, la top no tenía suficiente. Las grandes firmas y diseñadoras se la rifan, ya sea por su brillante melena rubia, sus pecas, sus grandes ojos azules o sus kilométricas piernas... Y ella encantada con aparecer en toda marquesina de autobús.

Hace poco la veíamos posar para Emilio Pucci con LBD's de pedrería que le sentaban como un guante; ahora es Sonia Rykiel quien reclama a la top para su campaña otoño/invierno 2014. El hecho de verla en tantas y tantas campañas ha hecho que la directiva de las firmas cambie el 'chip' y de un inesperado giro a las imágenes para sorprender al público.

Alexander Wang 'rapaba' el pelo a la top con un marcadísimo estilo militar que dejaba a todos con la boca abierta, pero Sonia Rykiel no se ha quedado atrás, porque ha decidido prescindir del maquillaje para fotografiar a Bündchen. La diseñadora se ha privado de uno de los elementos que hoy en día es esencial en cualquier campaña publicitaria.

Gisele Bündchen y su belleza natural

Y el resultado no podría ser mejor. Las imágenes tienen una estética inspirada en los años setenta, teñidas de blanco y negro y con una naturalidad de la que muy pocas modelos pueden presumir. Sin embargo, a la modelo más cotizada del momento no hay quien le pare los pies. Dichas fotografías han corrido a cargo del prestigioso fotógrafo Juergen Teller, que inmortaliza a Bündchen sin una gota de maquillaje en el rostro.

Gisele Bündchen sin maquillaje para la sesión de Sonia RykielGisele Bündchen sin maquillaje para la sesión de Sonia Rykiel

Un fotógrafo con decenas y decenas de portadas a sus espaldas, una modelo que empezó su andadura en el mundo de los posados a la edad de catorce años y una firma como la de Sonia Rykiel: el éxito y los buenos resultados estaban garantizados desde el principio, pero si encima vemos a Gisele libre de bases alisadoras, máscara de pestañas y pintalabios, la campaña nos gusta mucho más.

Artículos recomendados