Menú
El centro de atención se desplaza en la campaña prêt á porter de Gucci
El centro de atención se desplaza en la campaña prêt á porter de Gucci

MÁQUINA DEL TIEMPO

El centro de atención se desplaza en la campaña prêt á porter de Gucci

La firma presenta su nueva colección otoño/invierno 2019 con una propuesta muy firme: la vuelta a los antiguos ideales de la moda en la que el diseño primaba por encima de todo.

La moda ha ido evolucionando con el tiempo y en la medida en el que la sociedad creaba nuevas demandas. Actualmente se tata de un universo vertiginoso en el que a penas hay tiempo para tomar aire, ya que las colecciones se suceden una detrás de otras sin espacio y los clientes tienen lo que quieren a un click. Sin embargo, algunas décadas atrás este escenario era imaginable y la moda era un arte que se basaba en la calidad y los detalles, frutos de una producción pausada y muy meditada. Esta es la idea que introduce Gucci en su nueva campaña: una reflexión sobre cómo la moda ha dado un giro tan radical en poco más de medio siglo.

UNA VUELTA A LA MODA TRADICIONAL

Conjunto estampado de la colección prêt á porter otoño/invierno 2019 de GucciConjunto estampado de la colección prêt á porter otoño/invierno 2019 de Gucci
La preparación de los desfiles, el backstage, los fotógrafos, el trabajo de los diseñadores... la firma italiana reproduce el mundo interior de la moda en una campaña cuyas fotografías han sido obra de Christopher Simmonds y Glen Luchford. Y, en medio de todo, toman especial protagonismo las revistas de moda. Los ejemplares sobre tendencias copaban los quioscos y eran las únicas noticias que se tenía a pie de calle sobre cuáles eran las últimas tendencias. Las portadas se llenaban de poses perfectamente estudiadas y el último grito en la calle, siendo imprescindibles en la vida de todo 'fashion victim' durante la segunda mitad del siglo pasado. Gucci ha intentado plasmar esa esencia a través de una serie de fotografías con una estética perfectamente ideada en la que la prenda recupera su poder y se impone a la modelo, al escenario o a las poses. La propia marca aseguraba en un comunicado de prensa que a través de una narrativa visual dinámica, se sugiere que el producto debe tomar el centro del escenario. Las prendas toman absoluto protagonismo y cuentan su propia historia y, por ello, merecen estar presentes tanto en el título como en la portada. En otras palabras, es una evolución de lo inmaterial hacia lo material". Y es que la idea es que la moda vuelva a gozar de su posición protagonista de antaño en la que las prendas se confeccionaban con delicadeza y pausa, especialmente creadas para clientes que podrían lucirlas a través de los años.

Esta es la esencia de la colección prêt á porter otoño/invierno 2019 que se presenta en esta campaña, una serie de diseños especialmente pensados para ser el centro de atención por su calidad, originalidad y excentricidad. "La moda en su versión lista para llevar vuelve a copar los titulares una vez más, se convierte en protagonista al igual que hubiera ocurrido treinta años atrás cuando los titulares de las portadas se rendían a un dobladillo imprescindible, a un color de temporada o a un tipo de tela" continúa Gucci en su comunicado oficial. De esta forma, Gucci y Alessandro Michele apuestan por una vuelta a las líneas más tradicionales en forma de abrigos por debajo de la rodilla o las eternas gabardinas que siguen presentes casi intactas en la moda actual. El volumen también toma especial relevancia en forma de pantalones de estilo jogger o cazadoras que cubren blusas brillantes con detalles de lazos en el cuello. Los elegantes pantalones de vestir también están muy presentes en esta colección prêt á porter, ya sea con blazer a juego o con chaquetas de estilo poncho que se llenan de un estampado geométrico. Y es que el print protagoniza muchas de estas nuevas prendas, tanto en forma de rallas como de pico de gallo o dibujo animal. En cuanto a la paleta cromática, Alessandro Michele no ha reparado en límites y los colores típicos del otoño como el negro, el blanco, el marrón o el verde se mezclan con atrevidas y vibrantes tonalidades como el rojo, el rosa o el mostaza.

Artículos recomendados