Menú
Anna Wintour ya es oficialmente la jefa de todo: Condé Nast la pone al frente de todas sus publicaciones
Anna Wintour ya es oficialmente la jefa de todo: Condé Nast la pone al frente de todas sus publicaciones

LA JEFA DE LAS JEFA

Anna Wintour ya es oficialmente la jefa de todo: Condé Nast la pone al frente de todas sus publicaciones

La conocida por ser Editora jefe de Vogue USA, ahora también dirigirá el resto de las revistas del grupo como The New Yorker, Vanity Fair, GQ... entre otras muchas.

Vogue USA encara el nuevo año 2021 haciendo apología de la nueva era con tres portadas protagonizadas por las mujeres que marcarán un antes y un después en la historia: la tenista Naomi Osaka; la cantante Rosalía; y la modelo plus size Paloma Elsesser. Tres apuestas retratadas bajo el titulo 'Vogue Values 2021. New Year, New World' con el que la publicación intenta hacer frente a lo que vendrá tras un año complicado a a todos los niveles.

Pero si de cara a la galería la publicación norteamericana pone al frente a nuevos rostros, estructuralmente Condé Nast, grupo editorial al que pertenece Vogue en todo el mundo, apuesta por un valor seguro no exento de polémica: Anna Wintour. Tal y como se anunció el pasado martes 15 de diciembre, la que es Editora jefe de Vogue Usa y Directora creativa del grupo, ahora será también la jefa máxima de todas y cada una de sus publicaciones en Estados Unidos.

Anna Wintour es Editora jefe de Vogue USA desde 1988Anna Wintour es Editora jefe de Vogue USA desde 1988

"El nombramiento de Anna Wintour representa un momento crucial para Condé Nast, dada su capacidad para ir por delante conectando con nuevos públicos mientras cultiva y guía algunos de los talentos más brillantes de la industria, la han convertido en una de las ejecutivas más distinguidas de los medios", explican a través de un comunicado el Consejero delegado, Roger Lynch.

De esta forma, Wintour pasará a dirigir importante publicaciones como GQ, The New Yorker, Vanity Fair, Wired, Architectural Digest (AD), Condé Nast Traveler, La Cucina Italiana... entre otros muchos entre los que se sigue encontrado, por supuesto, Vogue y Teen Vogue. Lo cierto es que a la británica le abala su trabajo desde que se puso al frente de Voguesa USA en 1988, convirtiendo a la publicación en la 'Bibliba de la moda' y en la publicación más rentable de grupo; y también su papel como Directora artística de grupo desde 2013.

Anna Wintour es uno de los rostros más cotizados en las primeras filas de los desfilesAnna Wintour es uno de los rostros más cotizados en las primeras filas de los desfiles

Su papel todopoderoso le ha permitida a lo largo de los años tomar importantes decisiones a nivel sociocultural y, por ende, económico en todo el mundo. Wintour ha dado espacio y ha encumbrado a innumerables diseñadores; ha convertido a modelos en auténticas celebridades en todo el mundo; ha decidido bajo su propio criterio qué es lo que se lleva y qué lo que se deja de llevar; y ha convertido en la MET Gala que cada primer lunes de mayo se celebra en el Museo Metropolitano de Nueva York en uno de los eventos más importante del año en todo el mundo.

La polémica racista en Vogue

Pero no todo es tan perfecto como su corte bob perenne desde que se tiene recuerdo de ella y es que su imagen se ha visto gravemente perjudicada este 2020 con el estallido del movimiento 'Black Lives Matter' tras la muerte de George Floyd a manos de varios Policías. Con esta revolución salieron a la luz varias acusaciones contra Anna Wintour por parte de trabajadores y extrabajadores de raza negra de Vogue asegurando que en la publicación imperaba único perfil de personal a pesar de todo lo que luego se pregonaba entre sus páginas: personas delgadas, blancas, de familia adinerada y educadas en escuelas de élite. Un total 18 personas relataron sus vivencias para el periódico The New York Times asegurando que bajo el paraguas de Wintour no había casi cabida para las personas racializadas.

Una polémica que ella misma acalló con un publicando un comunicado el 4 de junio de este mismo año. "Quiero decir que claramente que sé que Vogue no ha encontrado vías suficientes para elevar y dar espacio a editores, redactores, fotógrafos, diseñadores y todo tipo de creadores negros. Además, hemos cometido fallos y publicando imágenes e historias que han sido dañinas e intolerantes. Asumo toda la responsabilidad por los mismo. No debe ser fácil ser un trabajador negro en Vogue, y sois muy pocos. Sé que no basta con decir que lo haremos mejor, pero lo haremos. Y por favor, sabed que valoro vuestras voces y vuestras respuestas a medida que avanzamos. Estoy a la escucha y me gustaría oír vuestros comentarios y sugerencias si deseáis compartirlos".

Anna Wintour en la alfombra roja de la Gala Met 2016Anna Wintour en la alfombra roja de la Gala Met 2016

Unas voces que, efectivamente, se dejaron oír a través de otras publicaciones asegurando que lo mejor que le podía pasar a Vogue en particular y a Condé Nast en general era precisamente que Wintour dejase de estar al frente de sus publicaciones. En cambio, la Editora jefe intentó paliar esta polémica haciendo lo que muchos echaban en falta: dar espacio a personas negras en su publicación. Para ello, la revista más importante del año, la del mes de septiembre, se llenó de personas negras ocupando diferentes puestos. Editores, fotógrafos, modelos... todos bajo un titular que era toda una declaración de intenciones: 'HOPE'. La esperanza de salir airosos de todo esto.

Y hayan funcionado o no, pese a las polémicas Anna Wintour parece seguir siendo la apuesta más valiosa para el grupo editorial y por ello, a sus 78 años, la ha colocado al frente de todas y cada una de sus publicaciones.

Artículos recomendados