Menú
Cómo vestirse para ir de compras
Cómo vestirse para ir de compras

GUÍA DE ESTILO

Cómo vestirse para ir de compras

Ir de compras se convierte en un auténtico desafío cuando te empiezas a preguntar con qué ir, no te pierdas nuestros consejos.

Ir de compras es una de las cosas que más pueden gustarte, pero como cualquier otro hobbie hay que ir preparada para disfrutar de la actividad. A nadie se le ocurriría ir a hacer senderismo con unos zapatos de tacón o a un desfile de moda en chándal. Pero sí tendemos a ir de compras con lo que tengamos puesto o con lo primero que encontramos en el armario.

Puede parecer una tontería, pero no lo es tanto, y puede que te des cuenta un buen rato más tarde, cuando no sepas qué hacer con el bolso o estés cansada de quitarte capas y capas de ropa cada vez que quieres probarte algo. Si tienes por delante un maratón de compras de esos que tanto gustan y, no cabe duda que sientan muy bien, prepárate al abrir el armario.

No es que haya que elegir un look específico para ir de rebajas, pero sí que hay que tener en cuenta una serie de circunstancias que pueden llegar a echarte a perder un plan como este. Para empezar, nada de ponerte lo primero que encuentres o la ropa con la que vas a trabajar. Esto último sólo es válido si ir de compras es algo que haces al acabar la jornada laboral y sales directamente desde la oficina.

Prepararse para caminar

Lo básico a la hora de pensar qué ponerse es tener en cuenta que vas a caminar durante un buen rato. Será por ciudad o en un centro comercial, no hace falta que lleves botas de treking, pero sí un calzado que sea cómodo. Desecha los tacones altos, para empezar. Unos zapatos bajos o unas deportivas son de lo más recomendable.

Escoge un calzado cómodo como unos mocasinesEscoge un calzado cómodo como unos mocasines

Pero antes de calzarse piensa qué vas a comprar. Puede que no lleves una idea concreta o que sepas que aunque lo que tienes en mente es un vestido es muy probable que te acabes probando todos los vaqueros que te encuentres, porque nunca se tienen suficientes vaqueros, más aún si los pillas de rebajas muy rebajados.

Si lo que buscas son pantalones, ten en cuenta que vas a tener que descalzarte muchas veces, no ocurre lo mismo si tu objetivo son camisas o jerseys. Por eso no es nada recomendable llevar botas o zapatos con lazadas o cremalleras, porque tendrás que repetir muchas veces el proceso de atarlos y subirlas. Un zapatos estilo mocasín que sale y entra solo es una bendición, y por suerte están de moda.

Cuando buscas algo para combinar

Pero hay que tener en cuenta que si lo que buscas es un look para un acontecimiento como una boda no queda bien probarse la ropa con un calzado plano. Si ya tienes en mente con qué zapatos combinar esa prenda llévalos contigo. No hace falta que los pongas todo el tiempo, puedes llevarlos en una bolsa y ponértelos cuando sea necesario. Así no se crea un conflicto de moda con la ropa que lleves.

Si estas buscando un perfect look y tienes el complemento, no te olvides de élSi estas buscando un perfect look y tienes el complemento, no te olvides de él

Si buscas algo para combinar con una prenda específica que ya tienes en el armario también has de llevártela. Así evitarás que al llegar a casa te des cuenta de que esa idea que te parecía tan genial en la tienda en la práctica no es nada recomendado, salvo que quieras redescubrir los límites de la moda.

Lo mismo ocurre sin vas buscando faldas o vestidos de otoño o invierno, que lucen mejor con medias o leggings. Si te las pruebas sobre unos pantalones o con las piernas desnudas es muy probable que no te hagas una idea muy acertada de cuál será el resultado final del look.

Preparada para probarse muchas cosas

Apuesta por prendas fáciles de quitar y ponerApuesta por prendas fáciles de quitar y poner
En una buena sesión de shopping tendrás que probarte muchas cosas, lo que supone vestirse y desvestirse varias veces. El look que lleves puede convertirse en un auténtico quebradero de cabeza en este sentido. Así, por ejemplo, las miles de capas son algo a desechar por completar, también los jerseys de cuello alto o las camisas, que habrás de abrochar y desabrochar varias veces. Acabarán por convertirse en un incordio y llegará en momento que por no quitártelos y ponértelos desistirás de probar varias piezas de ropa. Aquí entran también los complementos de gran tamaño que pueden ser contraproducentes en una sesión de compras.

Lo más recomendable es que al ir de compras lleves las menos prendas posibles, para facilitar la actividad en los probadores. Así, si por ejemplo piensas pasar la tarde en el centro comercial deja el abrigo en el coche. Vas a pasar la tarde cargando con él en el brazo, así que no merece la pena llevártelo. Ir de compras con vehículo propio tiene también otra ventaja: poder ir dejando las bolsas cada cierto tiempo para evitar cargar continuamente con ellas.

El bolso perfecto

¡No te olvides del bolso!¡No te olvides del bolso!
Además, en momentos tales como las rebajas puedes encontrarte con mucha gente, por lo que lo que buscas es moverte con la mayor libertad posible entre las aglomeraciones. Y ahí entra otra pieza clave de cualquier look: el bolso.

Lo más cómodo es llevar uno de pequeño tamaño, en que entre básicamente lo que necesitas: la cartera, el móvil, los kleenex y quizás un neceser para retocar el maquillaje, sobre el que hablaremos más adelante. Y si es de bandolera mucho mejor, porque así tendrás las manos libres para coger prenda de ropa, para llevar las bolsas... No te molestará en la sesión de compras.

Lucir buen aspecto es importante, pero a la hora de maquillarte piensa que es posible que te pongas y quites camisetas, vestidos, camisas,... prendas que entran en contacto con tu rostro y que pueden mancharse de maquillaje al tiempo que estropearlo. Es mejor optar por un make up sencillo y waterproof, para que permanezca inalterable. Ten en cuenta que en momentos como las rebajas puedes llegar a sudar por la aglomeración de gente y la calefacción de las tiendas.

Lo mismo ocurre con el peinado, piensa que para ponerte y quitarte muchas prendas hay que introducirlas y sacarlas por la cabeza, por lo que es imposible que no te despeines. Lo mejor es optar por el pelo suelto o por un recogido que puedas improvisar tú misma cada vez que entres en los probadores.

Artículos recomendados