Menú
Cómo vestirse para una entrega de premios
Cómo vestirse para una entrega de premios

IRÁS IDEAL

Cómo vestirse para una entrega de premios

Asistir a una entrega de premios puede resultar de lo más emocionante, pero elegir vestimenta puede acarrearte más de un dolor de cabeza. Sigue estas pautas y brillarás con luz propia.

Si cuando tenemos que asistir a una boda o a un bautizo nos pasamos meses dándole vueltas a qué ponernos, si ir de largo, de corto, con pamela, sin ella... imagina lo que tiene que ser ese momento en que te invitan a una entrega de premios. ¿Qué llevo a un evento como ese? Esa es la pregunta que te dejará sin dormir durante días, porque por lo general no estamos acostumbrados a desfilar sobre una alfombra roja.

Quien más y quien menos ya está habituada a ir a bodas y demás celebraciones, así que aunque ande un poco perdida en temas de protocolo sabe salir airosa de una situación como esa, pero cuando te invitan a una gala, ¿qué haces? Nuestras principales referencias son las entregas de premios que vemos por la tele, pero olvídate, ni Dior ni Stella Mccartney van a llamar a tu puerta cediéndote un armario de vestidos para que elijas el que prefieras.

Tendrás que buscar tu propio estilismoTendrás que buscar tu propio estilismo

Estás sola en esto, tienes que decidir qué llevar y además pagarlo, algo que hay que tener en cuenta porque, qué se pone uno para ir a una gala. Es decir, ¿vas a poder volver a ponértelo o se quedará en el armario junto al vestido que usaste para hacer la primera comunión? No sufras, que en Bekia venimos a tu rescate con propuestas de cómo vestirte para un evento como este.

Cuál es tu papel

Lo primero es saber a dónde vas y cuál es tu papel en todo esto. A ver, no es lo mismo que te inviten a una entrega de premios porque estás nominada en alguna de las categorías a que lo hagan por compromiso o porque la empresa para la que trabajas colabora con la marca organizadora del evento y por protocolo os regalan un par de entradas.

En este último caso tu papel es mucho más discreto, por no decir que lo más recomendable es pasar desapercibida en la alfombra roja. Colores neutros, estilismos sin demasiados adornos ni accesorios que llamen demasiado la atención son las claves de tu look. Lo mismo en lo referente al peinado y el maquillaje, opta por trabajos sencillos. Ante la duda elige siempre ser discreta, porque como hagas lo contrario es muy probable que salgas mal parada, incluso en alguna revista de moda como ejemplo de lo que no se debe poner uno cuando va a un evento como este.

Si eres de las personas nominadas o tienes algún tipo de papel en la entrega de premios habrás de trabajar más tu estilismo porque sí tienes importancia y la gente se va a fijar en ti, quieras tú o no quieras. Nuestra recomendación es que sigas la norma de 'menos es más', que ante la duda elijas lo que llame menos la atención.

Sé discreta, menos es másSé discreta, menos es más

Y aun en estos dos casos hay que diferenciar: si entregas premios no has de destacar, no tanto como para dejar en segundo lugar a quienes los van a recibir. Has de ir bien vestida pero teniendo un estilismo más discreto, de acuerdo con la posición que ocupas en el evento.

Puede parecerte buena idea llevar un vestido de plumas de colores, pero igual no te das cuenta hasta llegar a la alfombra roja que no están bien sujetas y las vas perdiendo por el camino dejándolo todo perdido. Esa no es la impresión que estás buscando. No quieres ser recordada como la mujer que fue perdiendo partes de su vestido mientras accedía a la entrega de premios.

No te limites al vestido

No cabe duda que los vestidos son lo más socorrido en una entrega de premios, por lo general largos porque se trata de eventos que se celebran por la noche. Sin embargo no es la única opción, puedes lucir en una gala con un pantalón. Los tobilleros, con unos buenos tacones dan mucho juego, pero los chaqués para mujeres siempre son una buena idea, realzan incluso más la figura que una falda. Opta por introducir algo de color que cree contraste con el look masculino. Puedes hacerlo con los accesorios, como por ejemplo con un bolso de mano que llame la atención.

Precisamente los contrastes son lo que más gusta en una alfombra roja. Una falda midi de seda o de tul con una sudadera con mensaje es una forma de llamar la atención, de manera positiva. No olvides tampoco que al vestido más sencillo se le puede sacar mucho juego con unas joyas que llamen la atención o con un abrigo/chaqueta joya. Estas son prendas que encajan con un evento como este pero que puedes aprovechar después de la alfombra roja.

Depende de los casos, pero por lo general las minifaldas están descartadas en una gala. Las transparencias dan mucho juego, al igual que los escotes de vértigo, pero nuestro consejo es que sólo recurras a ellos si te sientes cómoda. No hay nada peor que pasarte la noche pensando en si se te ve mucho o poco o si el escote se abre demasiado.

Las transparencias pueden ser una buena opciónLas transparencias pueden ser una buena opción

Dónde se celebra

Te comentábamos antes que has informarte de cómo es la gala y tu papel en la misma, pero también has de saber cómo es el sitio en que se va a celebrar. Para empezar puede que no haya una alfombra roja por la que desfilar, sino un simple photocall. Y también es probable que sea un espacio con multitud de escaleras. Eso has de tenerlo en cuenta a la hora de elegir la ropa, porque si es muy voluminosa puede darte problemas, lo mismo un largo puede resultar excesivo para subir una rampa. Si se celebra en un jardín tenlo en cuenta a la hora de elegir zapatos y decántate por unos tacones que no te dejen clavada al césped durante todo el evento.

A las famosas los diseñadores les ofrecen varios modelos para llevar a las entregas de premios y por lo general los tienen disponibles hasta última hora, para que se decidan en el último momento. En tu caso no va a ser así pero no estaría mal contar con un plan B por si el A falla. No eres la primera a la que se le rompe la cremallera cuando se pone el vestido o se le deshacen los bajos. Salvo que tengas a una costurera al lado, o a alguien muy apañado para salir airosa de esta situación, lo más práctico es cambiarte de ropa. Además, si tienes posibilidad de hacerlo la ley de Murphy nos dice que las probabilidades de que lo necesites son mucho menores.

Artículos recomendados