Menú
Marc Jacobs lanza una línea con estética baby doll para sobrellevar con estilo el otoño
Marc Jacobs lanza una línea con estética baby doll para sobrellevar con estilo el otoño

GRUNGE BARROCO

Marc Jacobs lanza una línea con estética baby doll para sobrellevar con estilo el otoño

La marca que mejor ha sabido representar el grunge y lo cool en la actualidad, crea una colección pre fall donde presenta una estética muy barroca y floral.

De una estética barroca mezclada con los detalles de varias épocas características del siglo XX, la nueva colección de Marca Jacobs es una proclamación por el estilo más personal y seguro para esta temporada de otoño. Con la entrada en los meses previos al frío invierno, las longitudes todavía no han llegado a ras del suelo y las flores se resisten a marchitarse de los tejidos estampados. Utilizando la técnica de dar volumen a las caderas y al pecho gracias a las cinturas marcas, la firma estadounidense lanza una selección de piezas que parecen sacadas de un lienzo.

Esta es una colección donde prima el estampado floral con detalles baby doll, simulando las siluetas de los años 40. Las mangas se quedan entre el antebrazo y la muñeca, con los doblados en un acabado ondulado, al igual que los cuellos, dándole una estética más barroca a algunos de los modelos presentados. Así mismo, las lazadas de seda y las cinturas marcadas dejan entrever esa silueta previa al movimiento pin up de la época original.

La moda de las flores

Vestido años 40 en azul con flores estampadas de la colección otoñal de Marc JacobsVestido años 40 en azul con flores estampadas de la colección otoñal de Marc Jacobs
El colorido varía y es muy variopinto, aunque siempre hay un rastro de oscuridad debido a los tonos fuertes utilizados como base. Además, los dos modelos de vestido de noche con un corte más de tipo coctel se salen de los patrones de principios de siglo en los que se basa la colección, para dejar paso al tejido drapeado y al lúrex, que fueron los reyes de los años 80.

Presentado a base de ironía y con una estética propia de Marc Jacobs, los zapatos de tacón grueso y bajo, junto con los tocados de rejilla y las medias de doble color para cada pierna marcan la tendencia de las modas cíclicas. Todos estos accesorios y complementos son los que nos dan la pista de cuáles han sido la inspiración de la firma a la hora de lanzar una colección cargada de referencias del mundo textil a lo largo de la historia, sobre todo de las décadas del siglo pasado.

La colección está disponible en sus tiendas físicas y en la compra mediante la página web, donde los vestidos rondan un precio de entre los 220€ para la camiseta larga rayada a modo de vestido, los 550€ para los vestidos cortos de día, los 610€ y 660€ para los de corte midi hasta los 1105€ para el de tipo coctel negro drapeado, pasando por los 830€ del tejido de lúrex con abertura lateral y los 945€ para el camisón de tipo baby doll.

La reina del grunge

La marca de nació en Nueva York en los años 80 y desde entonces no ha dejado de lado esa reivindicación por la rebeldía a través de la moda y el lujo. Con sus cánones bien marcados, Marc Jacobs se deja llevar por una de las etapas de la historia más reivindicativas a un nivel estético. Antes de lanzar su colección para el invierno, los modelos de otoño ya están disponibles para poder lucirlos durante la caída de las hojas sin dejar de lado el estilo de transición previo a la llegada del frío invierno.

Es junto con el barroquismo en esta ocasión cuando la firma se adentra en un terreno difícil, ya que se ha atrevido a aunar la estética en la que siempre se mueve con los detalles de otros estilos totalmente contrarios a ella. Detalles como las lazadas al pecho con los que marcar el cuello cisne, así como los acabados ondulados en las mangas y los bajos de los vestidos, las mangas abullonadas o los cuellos baby doll son algunos de los ejemplos que se pueden encontrar reflejados en esta colección de otoño.

Artículos recomendados