Menú
Un corte tres looks, por Evan Rachel Wood

CLASE MAGISTRAL

Un corte tres looks, por Evan Rachel Wood

¿Quién dijo que el pelo corto no da juego? La actriz deslumbra en la alfombra roja sin repetir peinado. El Festival de Venecia ha sido testigo de la versatilidad de su look.

La imagen a la que Evan Rachel Wood nos tenía acostumbrados dista mucho de la actual. Antes, la actriz lucía una bonita y larga melena, que solía peinar estilo años cincuenta. Con un acabado brillante y unas suaves ondas, era la envidia de toda alfombra roja.

Sin embargo esos días acabaron para Evan, que este verano ha preferido arriesgar y dar un giro radical a su estilismo. La sorpresa llegaba en la premiere de la nueva temporada de 'True Blood', donde aparecía de lo más rockera con su nuevo corte. Según sus propias palabras, se inspiró en David Bowie, a quien siempre ha admirado, y en su idea de la androginia. Aunque de hecho, a pesar de que persiga un estilo más masculino, creo que es imposible que deje de exhalar esa femineidad tan característica que tiene. En este sentido el maquillaje es un gran aliado.

Evan Rachel Wood saca el máximo partido a su pelo corto Evan Rachel Wood saca el máximo partido a su pelo corto

Pero las ganas de Wood de cambiar continuamente de look no habían hecho más que empezar, y es que este corte es de lo más versátil. Durante el Festival de Cine de Venecia, hemos visto cómo se adaptaba a las necesidades de una de las alfombras rojas más glamourosas que existen. Así, su nuevo corte no ha deslucido ninguno de los gowns con los que se ha paseado por la ciudad italiana. Para la noche se ha decantado por un estilo más dandy, engominando su cabello, y dando un ligero volumen a la zona delantera. De este modo, ha logrado una apariencia casi aristocrática, radicalmente opuesta a la del peinado anterior.

Y llegaron los sesenta

Sin embargo, en Venecia continuaron las variaciones, y cuando esperábamos verla con una apariencia similar a la del primer día, la actriz nos sorprendía de nuevo. Esta vez la fuente de inspiración eran los años sesenta, con la mítica modelo Twiggy como icono. En este caso todo el volumen se relega a la zona posterior, dejando caer el flequillo hacia un lado de la frente, y despejando la parte contraria.

Está claro que un buen corte de pelo tiene infinitas posibilidades, sólo hay que tener un poco de imaginación, y una buena dosis de valentía para atreverse.

Artículos recomendados