Menú
Cómo vestir a los niños contra el calor en verano
Cómo vestir a los niños contra el calor en verano

IDEAS INFANTILES

Cómo vestir a los niños contra el calor en verano

Es fundamental que cuando los niños se mojen en la piscina o en la playa se les cambie la ropa porque puede provocarles pequeñas rozaduras.

Cuando suben las temperaturas y el calor aprieta tomamos toda clase de medidas para proteger a los niños. Les ponemos protección solar, vigilamos que no se expongan en exceso, que estén hidratados continuamente... pero pocas veces prestamos atención a la ropa que llevan, cuando es algo importantísimo para afrontar el verano en las mejores condiciones posibles.

No hay que olvidarse de proteger la cabeza de los niños con gorros o gorrasNo hay que olvidarse de proteger la cabeza de los niños con gorros o gorras
Podemos caer en el error de pensar que lo mejor es optar por ropa con poca tela, que cuanta más superficie de piel quede al aire es mejor porque estarán más frescos. No tiene que ser así, incluso puede ser contraproducente. A la hora de vestir a los niños en verano contra el calor hay que tener en cuenta diversos factores como el material de la ropa y sí, también la exposición.

Tejidos que transpiren

Cuando aprieta el calor es habitual que se sude, sobre todo si tienes unos niños inquietos que no paran quietos. El movimiento y las altas temperaturas hacen casi imprescindible que suden, así que lo mejor es optar por tejidos que permitan a su piel transpirar. El algodón, el lino y la gasa son las mejores opciones, mientras que la lycra (salvo cuando sea para la ropa de baño) y demás sintéticos es mejor descartarlos.

Si los niños tienen una ropa que esté mojada hay que quitársela, nunca dejes que permanezcan con humedad, como cuando salen del mar o la piscina tras darse un baño. No es nada recomendable, aunque pueda ser tentador, dejar que las prendas se sequen sobre la ropa de los pequeños. Hay que cuidar también que la humedad provoque heridas en el cuerpo de los niños, como pueden ser las derivadas del uso del pañal o el roce entre los muslos cuando sudan. Además de limpiar y secar la piel irritada ten a mano cremas de zinc que pueden aliviarla.

Los colores oscuros tienden a atraer el sol, por lo que una camiseta negra "dará" más calor que una blanca. Lo recomendable es optar por tonalidades claras a la hora de vestir a los niños en verano. También es importante que la ropa que se les ponga sea holgada, evitando la que se excesivamente apretada, que constreñirá el cuerpo. Pantalones cortos, camisetas de algodón y vestigos flojos no pueden faltar en el armario de los niños durante la temporada estival.

Hay que evitar los colores oscuros en verano y vestir a los niños con colores clarosHay que evitar los colores oscuros en verano y vestir a los niños con colores claros
A la hora de elegir la ropa que poner a los niños en verano hay que tirar de la lógica y pensar en el cambio de temperaturas, de cuando se está en un sitio con aire acondicionado y se sale a una calle en que puede que los termómetros superen los 30 grados. Y piensa que igual que tú tienes más o menos calor en función del sitio en que estés, ellos también. Así que cuando estén en un ambiente fresco ponles una chaqueta si lo ves necesario, pero quítasela en cuanto suba la temperatura.

La ropa de los bebés

Esto que parece sencillo a veces no lo es tanto cuando se tiene un bebé, por la sobreprotección y esos miedos de padre. Muchos progenitoress tienden a ponerle más ropa de la necesaria, o envolverlo en mantas, cuando no es necesario. De hecho no es nada recomendable. Si un niño tiene calor puede decirlo, un bebé llorará y protestará.

Además, se puede saber si los niños tienen frío tocándoles las manos y los pies, si se notan fríos se han de abrigar. Si están calientes no es necesario y salva decir que si ves al bebé acalorado has de quitarle algo de ropa porque quizás estás demasiado abrigado y puede llegar a sufrir un golpe de calor. Cuando suben las temperaturas es habitual dejar al niño con el pañal o con un body, pero has de vigilar que no haya corrientes que puedan acabar provocándole un constipado.

Ponerles gafas de sol a los niños evitará el contacto directo y protegerá sus ojosPonerles gafas de sol a los niños evitará el contacto directo y protegerá sus ojos

En la cabeza y los pies

Igual que es importante que eches crema de protección a los niños frente a la exposición del sol has de proteger las otras partes de su cuerpo a las que no llega ese producto. Nos referimos a la cabeza de los pequeños, que es una de las partes más frágiles. Puede llegar a sufrir una insolación o dolores de cabeza si no se toman precauciones, así que es importante ponerles un sombrero o gorro cuando luzca el sol. También son útiles las gafas de sol, para evitar el contacto directo.

Los pies son otra de las partes del cuerpo a tener en cuenta, y que no siempre se les da la importancia que merecen. Sobre ellos recae el peso de todo el cuerpo y es habitual que, con el calor, suden. Procura que cuando haga calor el niño lleve un calzado abierto. Las sanadalias son ideales, pero procura que tengan suficientes tiras para mantener seguro el pie, sin peligro de que se descalcen. El material es importante. Huye de los zapatos de plástico y opta por los de piel o lona, que evitan el sudor y la aparición de hongos. A los bebés bastará con ponerles unos calcetines de algodón.

En la playa cambiar de ropa si está humeda así se evitarán rozadurasEn la playa cambiar de ropa si está humeda así se evitarán rozaduras

Por la noche

Las temperaturas bajan por la noche y puede incluso llegar a refrescar porque bajan varios grados, por lo que es importante tomar precauciones respecto a qué ropa poner a los pequeños para ir a la cama. Los pijamas o bodies de algodón son los más recomendables, siguiendo las indicaciones ya vistas anteriormente, para evitar el sudor. Sin embargo puede refrescar durante la madrugada y es algo que se ha de tener en cuenta, así que es importante dejar una manta fina o una sábana en la cuna/cama de los niños para que puedan abrigarse por la noche.

No es bueno tampoco obsesionarse con si los pequeños pasan calor o frío, ya sea en verano o en invierno. Piensa en cómo te sientes tú porque será como probablemente estén ellos. Lo mejor es optar por prendas que les ayuden a sobrellevar las altas temperaturas y evitar situaciones que puedan derivar en enfriamientos, como la ropa húmeda o las corrientes. Piensa que lo importante es que los pequeños disfruten del verano y puedan hacerlo lo más cómodamente posible.

Artículos recomendados