Menú
Cangrejeras: las mejores sandalias para la playa
Cangrejeras: las mejores sandalias para la playa

SANDALIAS TODOTERRENO

Cangrejeras: las mejores sandalias para la playa

Para los más pequeños lo mejor que pueden llevar en los pies es un calzado cómodo para todo tipo de superficies. Descubre las cangrejeras, la mejor opción para los niños todoterreno.

Cada vez se acerca más el buen tiempo y, como era de esperar, en los días más calurosos apetece pasar un buen rato en piscinas o darse el primer baño en la playa. Aunque la tranquilidad se acaba si los niños quieren hacer más de las suyas en terrenos con piedras, tierra o meterse dentro del agua con todo lo puesto.

Sandalias todoterreno

Para hacer de los días de playa, piscina, montaña o incluso los campamentos un problema menos, lo más sencillo es calzar bien cómodos con unas sandalias que les permitan estar frescos de pies a cabeza. Entre las tendencias que no son nuevas, sino que se vuelven a presentar, están las cangrejeras, la mejor opción para los niños todoterreno.

Estas sandalias son perfectas para el verano, aunque en la estación primaveral también se empiezan a ver por las calles, no solo en las playas o las piscinas. Sus múltiples aplicaciones permiten que los niños vayan cómodos, frescos y a la última. Para los más pequeños de la casa se ofrecen infinidad de modelos con tonalidades distintas, acabados punteros, efectos brillantes, dibujos animados, estampados coloridos y todo ello sin perder el toque infantil que debe acompañar a los pies.

Los calzados abiertos son más cómodos y frescos para los niñosLos calzados abiertos son más cómodos y frescos para los niños

Al tratarse de un tipo de calzado abierto, las cangrejeras permiten que los pies no suden tanto y que transpiren. Al contrario que las zapatillas deportivas que son cerradas, el pie no sufre calor ni huele tanto. Sí que podría ser un problema si el plástico del que están hechas supusiera un riesgo para los niños a los que les haga reacción o mucha fricción. Por lo demás, estas sandalias presentan una serie de ventajas que te harán querer comprar más de un par, ya que duran de un año para otro y solo se cambian si están muy desgastadas o ya no les caben.

Al ser de un material que no procede de ningún tejido textil, las cangrejeras se pueden mojar y si se ensucian son muy cómodas de lavar. La suela sigue siendo del mismo material, por lo que su flexibilidad a la hora de caminar, saltar, correr o escalar pequeños montículos no restarán la dureza que les caracteriza.

Estas sandalias son perfectas para ir a las playas con piedras, ya que les protegen de posibles rasguños, así como en los ríos o los lagos. También es recomendable para pisar terrenos de tierra o arena que puedan contener restos de suciedad o ramas. Como ya hemos indicado, este calzado es un todoterreno que se adapta a cualquier niño.

Desventajas que se pueden presentar

A pesar de que sus ventajas son muchas, como pasa siempre, también hay una serie de desventajas. Aunque estas son mínimas y no restarán tanta importancia a los beneficios de contar con -al menos- un par de cangrejeras para acudir a los sitios señalados.

Hay que andar con cuidado cuando las sandalias llevan mucho tiempo expuestas al sol. El plástico puede deteriorarse con el paso del tiempo y el uso, pero también si se utilizan continuamente en piscinas por el cloro, la sal del mar o si les da mucho el sol. Si no se lavan después de cada uso con agua del grifo, puede que todos estos elementos terminen por deteriorar el material.

Las chanclas de tira en el dedo también son muy cómodas pero pueden hacerle daño a los niñosLas chanclas de tira en el dedo también son muy cómodas pero pueden hacerle daño a los niños

En otro caso, el sol también es perjudicial para el niño. Al llevar mucho rato a la intemperie, las cangrejeras cogerán calor y acabarán por quemar al ponerse la sandalia. En estos casos, es mejor si se moja previamente la zapatilla, para que el pie deslice mejor y será menos aparatoso de colocar. También hay que andar con cuidado en el tema de la hebilla, ya que suele quedarse marcada, al igual que las rayas del empeine.

En comparación con otros modelos

En comparación con el resto de sandalias que hay en el mercado y que son aptas para que los niños puedan lucirlas sin problemas, las cangrejeras representan una ventaja extra. Por eso te queremos exponer las diferencias a la hora de la comodidad, la practicidad y el aprendizaje de ponerse los zapatos ellos solos.

Las de tira en el dedo y las 'ugly shoes' son muy cómodas también y más fáciles que ninguna de poner. El pero está en que las primeras pueden hacer daño, ya que los niños tienden a jugar, correr y moverse más. Suelen romperse con mayor facilidad y salirse de su sitio. Las segundas, en cambio, hacen que sus pies se vayan hacia delante y acaben andando con los dedos de los pies por el suelo, por lo que acaban por no durarles nada puestas.

Las sandalias de montaña son las que mejor protegen el pie de los niños, ya que se ajustan perfectamente. El problema es que no son cómodas para estar poniendo y quitando continuamente, aunque con ellas pueden aprender solos a cuidar de quitarse y ponerse bien los zapatos gracias al velcro. Tampoco se recomienda que se estén mojando continuamente, ya que la tela tarda más en secarse y los pies tienden a estar húmedos por más tiempo.

En cambio las croks son un modelo parecido a las cangrejeras que también les pueden servir, aunque son más fáciles de quitar, por lo que las cangrejeras, con su seguro en forma de hebilla, evita que las puedan acabar perdiendo por el camino. El material también es similar, aunque es el mismo, pero igual de cómodo.

Artículos recomendados