Menú
Lencería fina: los imprescindibles
Lencería fina: los imprescindibles

ROPA ÍNTIMA

Lencería fina: los imprescindibles

La lencería fina deberías ser un básico en el armario de toda mujer, por ello no te pierdas aquí nuestra recopilación de las impresindibles de lencería.

La lencería ha marcado un antes y un después en la moda de mujer. Con ella nos sentimos más atractivas y hacemos de nuestro cuerpo todo un templo de la elegancia y la seducción. Ya sea para llevar en ocasiones especiales o para las que verdaderamente disfruten de llevar siempre encima una de estas piezas, la ropa interior puede ayudarte a sacar tu lado más sexy y atrevido.

Los clásicos bodies

  

En estos casos, la lencería de encaje con motivos geométricos o de estilo barroco y los que lleven zonas semitransparentes serán la elección perfecta. Además de ser sexys de por sí, se adaptan perfectamente a tu cuerpo y los de microfibra no se marcan, por lo que se puede llevar de normal. Esta temporada, al igual que las más recientes, la moda se centra en los colores más neutros, como el negro, el gris perla, el verde oscuro o el azul marino.

Los bodies son una prenda lencera de lo más favorecedora y sexyLos bodies son una prenda lencera de lo más favorecedora y sexy

Escoge entre llevar tirante grueso que siga el motivo del encaje con escote en uve, tanto por el pecho como por la espalda. La zona inguinal puede ser más baja o más alta, es decir, más cuadrada al estilo culotte o más fina simulando el estilo vintage, a lo vigilante de la playa. Por otro lado, están los modelos cerrados. Estos deben ser más sensuales todavía, siendo una pieza completa de encaje de un solo color, con zonas transparentes y dejando la espalda al aire. Existen modelos donde el cuello aparece con un poco más de altura, para dejar la importancia en el escote de la espalda.

La vuelta de las enaguas

  

Cortas y de seda o bien de microfibra. Estas dos opciones son las mejores opciones para estilizar tu figura y acompañar a tus looks de diario. Se adapta al cuerpo y, a la vez que moldea, da una sensación de suavidad y ligereza que muy pocas prendas consiguen. Es la clave de la moda de mujer a lo largo de los siglos, convirtiéndose en una de las vestimentas más fetichistas en las distintas épocas de su existencia y evolución.

Es la pieza que se traslada de siglo y vuelve a la esfera de la moda gracias a las tendencias más arriesgadas. Se utiliza actualmente como base para vestidos o camisas largas transparentes, incluso como blusa para simular un look lencero más sexy.

Minivestidos, monos y conjuntos

  

Los que tienen una serie de materiales derivados de la seda o el satén, son los claros ganadores en la categoría de pijamas y lencería de mujer. Los minivestidos de estilo griego o romano con pliegues y cortes asimétricos serán los más acertados para dar una sensación de cuerpo etéreo.

Para decantarse por lo monos, mejor que estos sean un tanto amplios, ligeros y cortos, con las perneras más cortas por la cara externa que por la interna, para que el corte triangular estilice y alargue las piernas. Los colores clásicos, como el negro o el gris perla son los más demandados, aunque un rojo llamativo o un verde esmeralda pueden resaltar otro tipo de pieles más oscuras.

Los vestidos de seda a modo de camisón son un acierto seguroLos vestidos de seda a modo de camisón son un acierto seguro

Por otro lado, los conjuntos lenceros también pueden referirse a los pijamas cortos de seda o satén con detalles de encaje sobre los bordes o los tirantes. Estos destacan más sobre materiales brillantes y suaves. Sin escote y con el pecho bajo, los tirantes finos harán el resto del trabajo. El pantalón corto y de cintura baja permitirán que se vea una fina línea de piel del abdomen.

Sujetadores

  

Los de diario no se podrían considerar como lencería fina, sino que se necesitan otros modelos más sensuales. Los básicos deben dejar paso de tanto en tanto a piezas de moda más sexys y que toda mujer debería tener en su armario. Siempre en seda, con copas diferenciadas y motivos de encaje, los sujetadores que te proponemos serán el acierto para sensualizar tu cuerpo.

El modelo bralette es un tipo de sostén que puede tener aros o no. Son los que cuentan con una banda que se ajusta por debajo del pecho y que hacen que el cuerpo quede más estilizado. Al no requerir de mucha tensión para la sujeción, los pechos grandes o voluminosos pueden verse un poco incómodos con estos, aunque solo es cuestión de probar el corte acertado.

Los sujetadores sin aros de forma triangular y semitransparentes o de encaje son la nueva tendencia. La lencería de mujer se suma a este imprescindible ya que está perfectamente adaptado a todo tipo de pechos. No tienen una función basada precisamente en la sujeción, sino en estilizar y quitar esa sensación de opresión a los que nos tenían acostumbrados algunos modelos.

El bralette es la prenda de moda tanto para la noche como para el díaEl bralette es la prenda de moda tanto para la noche como para el día

El tradicional sujetador push up es el modelo al que más recurrimos, tanto para diario como para momentos más especiales. Si nos decantamos por modelos de media copa o balconette, en blonda y con copa diferenciada de encaje, los tirantes pueden estar también combinados o cruzados por la espalda o sobre el pecho para realzar la zona delantera. El modelo balconette es perfecto para pechos más pequeños o que rellenen poco, ya que elevan y da la sensación de mayor redondez por su forma. También son los únicos que se permiten no llevar tirantes y acompañarlo con una braga, tanga o culotte a conjunto y de cintura alta.

Culottes

  

En acabados semitransparentes y realizados sobre materiales de seda o con motivos de encaje, esta parte baja de la lencería es mejor combinarla con un sujetador o top del mismo modelo. Cuanto más alta sea la cintura del culotte o braga, al más puro estilo pin up, más sexy quedará. Para destacar el cuerpo, lo mejor son colores neutros o poco llamativos, para dejar el protagonismo al modelo en sí mismo: grises, negros, blancos, verdes o azules oscuros serán la opción más acertada.

Corsés

  

Son la fantasía de todo ser, tanto hombre como mujer; para llevar y ver. Estos son llamativos porque realzan el pecho y marcan la cintura, lo que da una mejor sensación moldeadora del cuerpo. En tonos crema, rojos, negros, violetas... En este caso, el color puede ser cualquiera, pero mejor si se combinan materiales mate con otros de efecto brillante para destacar las distintas partes.

También hay que saber escoger el estampado que mejor nos queda. Como por ejemplo los que cuentan con motivos de encaje y piezas de seda, destacando el trenzado de las cintas o con estampados florales poco recargados y de rico colorido, pero sin ser exagerado.

Los corsés estuvieron de moda hace años y ahroa han vuelto con fuerzaLos corsés estuvieron de moda hace años y ahroa han vuelto con fuerza

Bustier

  

Estos están a caballo entre el top y el corsé, siendo más largo que el primero y más corto que el segundo. Es una especie de camiseta, pero en el sector de la lencería, por lo que la seda, los encajes y las transparencias están servidas. De tirantes finos o gruesos respectivamente quedarán mejor sobre el cuerpo de la mujer, dando una sensación de sintonía y comodidad.

Deben quedar justo por encima de los huesos de la cadera y se puede combinar con una braga, tanga o culotte de cintura baja, para que quede una fina franja de piel. Por lo tanto, esta pieza estiliza y alarga el cuerpo, creando una figura sexy y provocadora.

Ligas y lazos

  

Las ligas pueden estar por separado, adaptadas para ajustar las medias de tres cuartos; o bien, como parte de la braga. Estas pequeñas tiras hacen que las piernas sean las verdaderas protagonistas. Incluso se pueden utilizar de diario para vestir faldas lápiz a media pierna o vestidos midi. Como si volviéramos a los años 40.  

Por otro lado, los lazos siempre deben tener un papel protagonista. Ya sea en pequeños nudos en el centro del sujetador, con caída sobre una de las caderas de los corsés o lazadas sobre la espalda a modo de cierre de bodis o bustiers, este detalle puede marcar en más de una ocasión la diferencia. 

Artículos recomendados