Menú
Copa del sujetador: cómo elegir la correcta
Copa del sujetador: cómo elegir la correcta

ROPA ÍNTIMA

Copa del sujetador: cómo elegir la correcta

¿Cómo se sabe cuál es la copa correcta? ¿Qué tipos de copas hay? Si necesitas comprarte un sujetador a medida, sigue las reglas básicas.

Al menos una vez al año, las mujeres nos enfrentamos a uno de nuestros grandes dilemas: tenemos que ir a comprar un sujetador nuevo, y no sabemos cuál será nuestra talla correcta. Ya no tanto por la talla en sí, sino por la copa. ¿Qué quiere decir ese A, B o C que aparece detrás del número en la talla del sostén? ¿Qué es lo que indica?

Según Dama de Copas, una empresa que se encuentra especializada en asesorar a las mujeres para ver cuál es el sujetador que más se adapta a sus necesidades, un 35% de las encuestadas no sabe qué talla usa. No sabe cómo deben calcular su talla o su copa, y, cuando van a la tienda, se encuentran indecisas. Finalmente, acaban optando por una talla que no es la suya, y una copa que le queda o demasiado ancha o demasiado estrecha, haciendo que el escote luzca mucho menos vistoso de lo que podría verse de otra forma.

Si se desconoce la talla se puede caer en varios erroresSi se desconoce cuál es la talla se puede caer en varios errores

Y es que si no sabemos cuál es nuestra copa, podemos caer en dos errores que nos harán sentir incómodas en más de una ocasión. El primero, y el más común, es el típico "doble escote" que se crea cuando usamos una copa más pequeña que la nuestra. Si, por ejemplo, tenemos una copa C pero no lo sabemos y nos compramos un sujetador de la copa B, nuestro pecho sobresaldrá por la parte superior del sostén. Si combinamos esto con una camiseta ajustada, el resultado puede ser antiestético, además de terriblemente incómodo.

Por otro lado, también puede que elijamos una copa más grande de la que deberíamos. En ese caso, se verá un espacio entre el pecho y el sujetador por la parte superior; si usamos un sostén que nos quede así, y nos ponemos una camiseta con escote, podríamos mostrar más de lo que en un principio teníamos intención de enseñar.

Afortunadamente, esto puede cambiar si aprendemos a calcular cuál es nuestra copa de sujetador. Y os sorprenderá gratamente descubrir lo fácil que es; no necesitaréis nada más que una cinta métrica y vuestro propio busto.

Qué tipos de copas podemos encontrar

Lo primero que debemos explicar es que la talla de sujetador no es 90, o 100. Eso es tan solo la mitad de la talla; necesitaríamos añadir el tamaño de la copa para saber cuál es la talla completa. Si vais a una tienda y observáis las diferencias entre una 90A y una 90C, comprenderéis que no son para nada la misma talla. Es más: la letra puede llegar a ser más importante que el número. Porque mientras que este lo que nos está indicando es el contorno de nuestra espalda, el ancho, la letra que hace referencia a la copa nos está hablando del tamaño real de nuestro pecho.

El número indica el contorno de la espaldaEl número indica el contorno de la espalda

En España las copas se representan, como acabamos de ver, con una sola letra. Esta letra en las tiendas más comunes va desde la A hasta la D, aunque hay espacios donde llega incluso hasta la letra F. Si cuando calculéis vuestra copa obtenéis que es mayor a la F, probablemente tengáis que optar por comprar un sostén en un sitio especializado, puesto que, por desgracia, no suele haber en los centros comerciales. Sucede lo mismo que con las tallas de ropa que se usan menos a menudo, y es que al ser menos vendidas producen menos beneficios, y los empresarios acaban optando por comercializar tan solo con las tallas que más demanda tienen.

La talla A es la más pequeña, la B es ligeramente más grande, y así continuará aumentando hasta que termine el alfabeto. Pero no todas las copas B son exactamente iguales, y esto tiene lógica una vez que se explica. La copa B de una talla 100, por ejemplo, será más grande que la copa B de una talla 90, puesto que el pecho será mayor al ser el contorno mayor.

Cómo saber cuál es mi copa

Vamos ahora a lo más importante del asunto, una vez que hemos hecho una aproximación a los distintos tipos de copas y tallas de sostén que podemos encontrar en el mercado. Para calcular cuál es la copa que deberíais usar, lo primero que tenéis que hacer es conseguir una cinta métrica, porque vais a tener que mediros tanto el busto como el pecho en sí.

Lo primero que debéis hacer es averiguar cuál es tu talla de sujetador numérica adecuada, porque necesitaréis esa cifra a continuación. Por si no sabéis cómo hacerlo, tenéis que rodear vuestro tronco con la cinta, justo por debajo del pecho. La cifra que os dé (por ejemplo, 88) será la que os indique cuál es vuestra talla. En el caso de nuestro ejemplo, y sabiendo que las tallas van de cinco en cinco, la persona que obtuviera ese resultado tendría que optar por una talla 90, puesto que la 85 le quedaría demasiado estrecha y podría provocarle dolores.

Para calcular la copa, los pasos son casi los mismos, pero en lugar de medir por debajo del pecho, tendréis que medir más o menos donde se encuentran vuestros pezones. A la cifra que habéis obtenido, tenéis que restarle la que habíais obtenido antes, esa que tan solo incluía el tronco. Et voilá, tenéis la profundidad de vuestra copa.

Para calcular la copa hay que medir a la altura de los pezonesPara calcular la copa hay que medir a la altura de los pezones

Si la cifra resultante está entre 10 y 14 centímetros, debéis elegir una copa A. No obstante, si está entre 15 y 17 centímetros, debéis optar por una copa B, que suele ser la más utilizada en España (aunque no sabemos si erróneamente, puesto que hay muchas mujeres que desconocen cuál es su talla real). Si la cifra está entre 17'5 y 20 centímetros, vuestra copa será la C y, si está entre 20 y 22'5 centímetros, vuestra copa será la D. Como habréis podido ver, la diferencia entre copa y copa es de aproximadamente 2'5 centímetros, así que podréis calcular vuestra talla aunque esta sea mayor a una copa D.

Una vez que conozcáis vuestras medidas, elegir vuestra talla correcta de sujetador será tan solo coser y cantar. Seleccionar la copa de vuestro sostén ya no os supondrá ningún tipo de problema, y podréis elegir rápidamente en la tienda cuál es el que mejor os quedará. Si es cierto que hay distintos tipos de sujetadores, pero todos os irán bien si sabéis cuál es vuestra talla. ¡Probad a hacerlo!

Artículos recomendados