Menú
Cómo recuperar un jersey encogido en la lavadora en solo 5 pasos
Cómo recuperar un jersey encogido en la lavadora en solo 5 pasos

TRUCO INFALIBLE

Cómo recuperar un jersey encogido en la lavadora en solo 5 pasos

¿Tu jersey favorito ha encogido en la lavadora? No te preocupes ni des la prenda por perdida, ya que siguiendo estos sencillos pasos podrás hacer que ésta vuelva a su tamaño original.

¿A quién no le ha pasado alguna vez que ha metido un jersey o un pantalón en la lavadora y que, cuando lo ha sacado, se ha dado cuenta de que éste ha encogido varias tallas? Se trata de una situación en la que no sabes si reír o llorar, pero que se convierte en un auténtico drama cuando se trata de tu prenda favorita. Esto ocurre porque la mayoría de la ropa se confecciona con fibras artificiales como la viscosa. Al contrario de lo que su nombre parece indicar, este tejido se produce a partir de materia prima natural sometida a un proceso que transforma estas fibras naturales en fibras artificiales. Actualmente, la viscosa sustituye a otros tejidos naturales como el algodón, la seda, la lana o el lino gracias a su versatilidad. Sin embargo, uno de sus principales inconvenientes de esta fibra es que se encoge fácilmente cuando, al meterla en la lavadora o en la secadora, se la somete a un cambio de temperatura y luego no es capaz de volver a su tamaño original, al contrario que otras fibras artificiales.

La viscosa es un material que se encoge fácilmenteLa viscosa es un material que se encoge fácilmente
 

NO DES LA PRENDA POR PERDIDA

Para evitar que una prenda encoja al meterla en la lavadora, lo mejor es que leas atentamente su etiqueta y sigas las instrucciones sobre cómo lavarla. Pero, si el daño ya está hecho, no te preocupes porque puedes recuperar el tamaño original de tu jersey siguiendo unos sencillos trucos que te indicamos a continuación:

Primer paso: meter el jersey encogido en una solución casera

Lo primero que tendrás que hacer es coger un balde o recipiente grande, llenarlo de agua fría y añadir dos cucharadas de champú especial para bebés o, en su defecto, de suavizante para ropa líquido. Esta mezcla hará que el tejido se suavice y sus fibras se hagan más flexibles, lo que permitirá moldearlas y hacer que éstas vuelvan a su tamaño original. Cuando tengas esta especie de poción mágica preparada, mete el jersey en ella y asegúrate de que éste se empapa por completo. Déjalo como mínimo 30 minutos en remojo, pero nunca más de 2 horas.

Segundo paso: escurrir el agua

Cuando haya pasado el tiempo indicado, saca la prenda del líquido y apriétala suavemente con las manos para escurrir todo el agua posible, pero sin llegar a retorcerla.

Tercer paso: enrollarlo en una toalla

Una vez hayas escurrido el jersey lo mejor que puedas, enróllalo en una toalla seca para que ésta absorba el resto del agua.

Cuarto paso: empezar a estirar con cuidado

Cuando el jersey ya no esté totalmente empapado sino tan sólo húmedo, extiende una nueva toalla seca sobre una superficie plana y rígida y coloca la prenda estirada sobre ella. A continuación, empieza a estirarlo suavemente con las manos para hacer que, poco a poco, el jersey encogido vuelva a su tamaño original. Tendrás que armarte de paciencia, ya que este proceso puede tardar y siempre deberás hacerlo con mucha delicadeza.

Una vez terminado el proceso dejar secar el jersey al aire libreUna vez terminado el proceso dejar secar el jersey al aire libre
 

Quinto paso: dejar que se seque

Cuando hayas conseguido que la prenda vuelva a su tamaño real, tendrás que dejar que ésta se seque... ¡al aire libre! Ni se te ocurra meterla en la secadora, porque tendrás que empezar otra vez el proceso desde el principio. Échale un ojo de vez en cuando para comprobar que tu jersey no vuelve a encogerse mientras se está secando; ya que, en caso de que lo haga, deberás volver al paso anterior y estirarlo de nuevo.

¿CÓMO EVITAR QUE LA ROPA SE ENCOJA AL LAVARLA?

Para que no tengas que volver a rezar para que tu camiseta o suéter vuelva a su tamaño original, lo primero que tendrás que hacer es leer atentamente su etiqueta y seguir las instrucciones que indica para su lavado. Y es que respetar las pautas sobre la temperatura del agua o el tipo de programa que debes utilizar en la lavadora y secadora es esencial para que tus prendas se mantengan intactas a la hora de lavarlas. En prendas cuya etiqueta indique que están compuestas principalmente por fibras artificiales como la viscosa, evita meterlas en la secadora y lávalas a mano. En caso de que te cueste mucho renunciar a la lavadora, entonces asegúrate de que la pones con un programa que utiliza agua fría. Eso sí, tienes que saber que el agua fría tampoco es una solución infalible que vaya asegurarte al 100% que tu ropa no se encoge, pero ésta es menos perjudicial para la tela que el agua templada o caliente. También se ha comprobado que al utilizar un ciclo suave en la lavadora es menos probable que se produzca el temido encogido de la ropa. Y es que los programas de centrifugado o con una agitación más larga en la que hay una mayor rotación para extraer el agua son los menos recomendados para prendas delicadas.

El agua fría es mucho menos perjudicial para los jerséisEl agua fría es mucho menos perjudicial para los jerséis
 

A la hora de secar tu jersey o pantalón, lo mejor es que lo hagas al aire libre para ayudar a que las fibras del tejido no se contraigan con el calor de la secadora. Además, en algunas prendas también es muy recomendable que se dejen secar sobre una superficie lisa y plana y no colgarlas con pinzas, evitando de esta forma que puedan deformarse. Pero, en caso de utilizar pinzas, lo mejor es que las camisetas, blusas o jerséis los cuelgues boca abajo. Así evitarás que puedan deformarse por la zona del cuello, hombros o brazos y además se secarán estirados y sin arrugas. Cuando vayas a utilizar la plancha también tendrás que tener mucho cuidado con el calor que le aplicas a tu ropa. Algunos de los trucos que te recomendamos es que pongas un trapo de color blanco que ya no utilices entre la plancha y la prenda o que le des la vuelta a la ropa y la planches del revés. De esta forma te asegurarás de que las fibras que componen el tejido no se queman ni se derriten. Por último, te recomendamos que no dejes pasar demasiado tiempo entre lavado y lavado. Ya que cuantas más veces te pongas una prenda sin lavarla mayor es la probabilidad de que se produzcan estiramientos indeseados en sus fibras, sobre todo cuando ésta esté hecha en un 100% de algodón. Lavar la ropa de forma regular ayuda a que ésta se mantenga en su forma original.

Artículos recomendados