Menú
Cómo vestirse en el segundo trimestre de embarazo
Cómo vestirse en el segundo trimestre de embarazo
PREMAMÁ

Cómo vestirse en el segundo trimestre de embarazo

Cómo utilizar ropa de premamá sin perder nada de estilo eligiendo las prendas adecuadas para ese período.

Con el embarazo, la ropa premamá puede sonar a prendas muy grandes, anchas y poco atractivas, pero eso ya no tiene nada que ver con cómo era antes. Ahora sí que se puede ir a la moda sin perder nada de estilo durante los meses donde la tripa se haga cada vez más evidente.

Ir adaptándose a los tiempos

  

Tu cuerpo irá aumentando de tamaño de manera más considerable. La incipiente tripa de las primeras semanas de embarazo que se había dado durante el primer trimestre, no tiene nada que ver con el tamaño que irá adquiriendo durante la segunda etapa. Es en este momento cuando, en relación de diez días aproximadamente, tu talla irá aumentando.  

Para no tener que estar comprando ropa cada dos por tres, y mucho menos prendas que debido a su tamaño después del parto no se volverán a utilizar, lo mejor es empezar a pensar en invertir en esas piezas propias de la ropa premamá. Sus pliegues y sus cinturas ajustables extra serán las mejores aliadas para que tu ropa pueda irse adaptando a las nuevas necesidades de tu cuerpo.  

Se puede ir a la moda sin perder nada de estilo estando embarazadaSe puede ir a la moda sin perder nada de estilo estando embarazada

Estas son más caras, pero compensarán con el tiempo y el tamaño que el cuerpo irá adquiriendo con el embarazo. Con gomas ajustables los pantalones y con cinturones de tela o botonaduras amplias, la ropa específica de premamá supondrá toda una ventaja a la hora de vestir durante el segundo trimestre.  

Formas perfectas

 

Un cuerpo de embarazada es más que identificable, porque sus formas redondeadas están muy definidas. Para ello, hay dos opciones durante el periodo de gestación: o esconderlo y disimular con ayuda de la ropa, como se suelen hacer durante los tres primeros meses, o mostrarlo con orgullo y potenciando esa incipiente barriga que irá creciendo cada día más. Esto último es lo que suelen elegir la mayoría de las mujeres cuando el embarazo ya es más que notable.  

Con esta última conclusión, la ropa premamá que mejor quedará será aquella que sea amplia y que se ajuste solo en la zona del pecho, pero sin llegar a oprimir. Hay que tener en cuenta que no solo la barriga será la que se hinche, sino que los pechos también tendrán un cambio considerable, así como las piernas. Por eso es importante saber escoger ropa que nos vaya a poder servir más adelante, porque durante el segundo trimestre es cuando lo cambios son más notables, pero no los últimos.  

Eso sí, a pesar de querer buscar un estilo que ayude a potenciar esa imagen de futura mamá, lo que hay que priorizar ante todo es la comodidad. Si durante los primeros tres meses habías podido hacer vida normal, dentro del reposo que se recomienda, y podías moverte con perfecta soltura, ahora debes prepararte para empezar a encontrarte con barreras físicas, como agacharte más fácilmente o subir escaleras.  

Como todo empezará a costar un poco más, lo mejor y más recomendable es ayudar con la ropa a que tu embarazo no se haga tan dificultoso. Asegúrate de que el vestuario premamá que tienes preparado para utilizar a partir de ahora te permite mantener una movilidad más sencilla y sin estrecheces. Para ello, lo mejor es escoger prendas de ropa elásticas y ligeras, con pocos cierres que puedan marcarse después y sí con gomas o una estructura cruzada que pueda atarse con facilidad.  

Hay que saber elegir las prendas más favorables para ese períodoHay que saber elegir las prendas más favorables para ese período

Prendas más favorecedoras

 

Petos vaqueros para el entretiempo y jerséis básicos, dos piezas fundamentales que nunca fallan. A estas dos prendas se les pueden sumar las de estilo deportivo, como pueden ser las camisetas de manga corta con más escote, dado el tamaño que empezará a tener tu pecho, o las mallas. Para conseguir un look premamá más casual, lo mejor es hacer uso de los vaqueros con la cintura ajustable.  

Los vestidos midi también son una opción más que acertada, ya sea para verano con unas sandalias o deportivas cómodas como para estaciones más frías, donde se acompañarían de botas altas o medias oscuras. Los que son de tipo envolvente, es decir, los que se cruzan y se atan consiguiendo la medida que realmente se necesita, serán sin duda una de tus mejores piezas.  

Si lo que necesitas es un vestuario un poco más adaptado a la oficina, lo ideal serán los pantalones de algodón o unos leggins gruesos que hagan la función de jean. En colores oscuros y acompañados de unas blusas más largas y formales, tu estilo para trabajar estando embarazada no tiene por qué verse perjudicado. Además, las chaquetas o abrigos tres cuartos de entretiempo quedan perfectos para las incipientes barrigas.  

Colores de temporada

 

No se tiene por qué llevar un estilo aburrido al estar embarazada, sino que la ropa premamá puede dar mucho más de sí de lo que nos pensamos. Ahora es cada vez más sencillo encontrar piezas de calidad y adaptadas a las mamás de hoy en día. Las marcas más comerciales consiguen adaptar sus propuestas a las líneas dedicadas a las futuras madres, sin que estas tengan que recurrir a largas búsquedas de tiendas.  

Aplicando los patrones de la moda de calle a la ropa premamá, los colores neutros sirven para estampar las piezas clave, como lo pueden ser los pantalones ajustables o los zapatos bajos y cómodos. Mientras tanto, los más llamativos en cambio se reservarán mejor para las blusas largas, los jerséis de lana o chaquetas de punto. Eso sí, sin necesidad de llegar a unas tonalidades excesivas o extravagantes.  

Evita las tonalidades excesivas o extravagantesEvita las tonalidades excesivas o extravagantes

También los estampados pueden servir para dar un toque extra al look de embarazada. Ya sea en mensajes plasmados, como los grandes diseñadores o casas de moda importantes lanzan con sus creaciones, o con estampados significativos para las futuras madres.  

Lo más importante de todo es sentirse cómoda y segura, ya que el cuerpo sigue experimentando unos cambios que cada vez se van a notar más de manera externa. Para ello, se pueden prevenir posibles imprevistos con el aumento considerable del pecho y de la tripa con ropa que permita adaptar cada centímetro con la evolución que se va teniendo.

Artículos recomendados