Menú
Sandra Oh, Olivia Colman y Kristen Wiig, entre las peor vestidas de los Oscar 2020
Sandra Oh, Olivia Colman y Kristen Wiig, entre las peor vestidas de los Oscar 2020

OSCAR 2020

Sandra Oh, Olivia Colman y Kristen Wiig, entre las peor vestidas de los Oscar 2020

A pesar de ser una de la noches más glamurosas en Hollywood, alguna de las invitadas no acabó de escoger el diseño correcto para la ocasión.

Gisela, la concursante de 'Operación Triunfo 1', se enteró de que asistiría y actuaría en la gala de los premios Oscar 2020 apenas una semana antes de que se celebrasen. La cantante reconoció en varias entrevistas -que entre una cosa y la otra aún le dio tiempo a conceder unas cuantas- que tuvo que buscar buscar modelito para al alfombra roja y para la gala en apenas tres días. Y a pesar de las prisas, la catalana ha demostrado que a veces no hay que andarse con muchas florituras para encontrar un look adecuado para una alfombra roja. Que no es que Gisela se haya coronado como la mejor vestida del evento, pero por lo menos tampoco lo ha hecho como una de las peores (Gisela, todo victorias en esta gran noche).

En cambio otras que si que sabían que sería grandes protagonistas de la noche -bien por el simple hecho de ser quienes son, bien por estar nominadas a alguna estatuilla- quisieron vivir el sueño americano y se pusieron a la merced de las grandes casas de moda que ponían a su disposición increíbles diseños que solo habían visto la luz sobre sus pasarelas (normal, por otro lado). Vestidos Alta Costura cuyo precio no es inferior a 16.000 dólares; joyas vintage cuyo precio es todavía mayor que el del vestido... Auténticas parafernalias que en el caso de las cinco siguientes invitadas hubiese sido mejor que se lo pensasen dos veces antes de escoger el look.

Kristen Wiig en Valentino Alta Costura

Kristen Wiig con un Valentino Alta Costura primavera/verano 2020 en los Oscar 2020Kristen Wiig con un Valentino Alta Costura primavera/verano 2020 en los Oscar 2020
Kristen Wiig, actriz de cine y televisión en Nortamérica, acudía a esta 92 edición de los premios Oscar en calidad de invitada de honor ya que sería la encargada de presentar junto a la también actriz Maya Rudolph -mencionada también en este artículo un poco más abajo- uno de los galardones de la noche. El de Mejor vestuario para ser exactos (el chiste se cuenta solo). Así que teniendo en cuenta esto la actriz de 'La boda de mi mejor amiga' no quiso desaprovechar la ocasión para lucir un atrevido look alejándose de los tradicionales vestidos de patrones simples y con algún tejido de brillo.

Pero quizá Wiig se alejó demasiado de es idea. La actriz apostó por un vestido de Valentino Alta Costura de su colección primavera/verano 2020. Este tenía el cuello cerrado y era sin mangas cediendo la parte más seductora del mismo a un escote side boob. Pero no suficiente con este, a ambos laterales de la falda recta hasta los pies contaba con unos detalles de volantes plisados a los que, además, se le unía también un larga capa que partía de los hombros y se arrastraba unos cuantos centímetros. Todo esta creación de la maison estaba rematada confeccionada en color rojo, al igual que se vio sobre la pasarela de París en enero.

Sandra Oh de Elie Saab

Sandra Oh con un Elie Saab Alta Costura primavera/verano 2020 en los Oscar 2020Sandra Oh con un Elie Saab Alta Costura primavera/verano 2020 en los Oscar 2020
Posiblemente Elie Saab sea una de las marcas más soñadas por todo aquella persona que quiera vestirse en algún momento de su vida como un auténtica Princesa de cuento. La marca creada por el diseñador libanés del mismo nombre en 1982 lleva siendo una de las favoritas para las alfombra rojas más importantes desde que vistió a Halle Berry precisamente para estos mismos premios en 2002. Así que Sandra Oh, 18 años más tarde, rambién ha querido ser la Berry de esta alfombra roja o la Princesa de algún cuento. Spoiler, salió mal. La actriz también apostó por un diseño de la colección Alta Costura primavera/verano 2020.

Y el problema del mismo no dista mucho del de Kristen Wiig: los volantes. El diseño del libanés consistía en un vestido largo hasta los pies, manga larga y falso escote en uve en un tejido de recubierto de lentejuelas doradas. El problema venía todo lo que se iba superponiendo a este. Por un lado, destacar la malla del escote que pretendía ser invisible pero al final hizo efecto camiseta interior totalmente errado; un cinturón (algo muy típico en la mayoría de los diseños de Elie Saab) rematado en la parte frontal con una lazada grande; y por último, detalles de volantes en tul color crema en la parte superior de la manga haciendo efecto manga abullonada y también en los bajos de la falda subiendo incluso hasta media altura. Demasiada información en un solo vestido.

Olivia Colman en Stella McCartney

Olvia Colman con un vestido de Stella McCartney en los Oscar 2020Olvia Colman con un vestido de Stella McCartney en los Oscar 2020
Olivia Colman volvía al mismo lugar que hacía un año la veía salir victoriosa como la Mejor actriz protagonista por su papel en 'La favorita'. Y este 2020 su papel era mucho más sencillo: entregar un premio. Pero hasta que Renée Zellweger se llevó la estatuilla la británica seguía siendo la mejor actriz según la Academia de las Artes y las Ciencia Cinematográficas de Hollywood. Así que al Teatro Dolvy llegó siendo un auténtica estrella. Además estrenaba look con su característico corte pixie ahora teñido completamente de blanco: "Una se hace vieja muy rápido", bromeaba sobre el escenario.

Pero en cuanto a la ropa, quizá no sorprendio para bien tanto como le hubiese gustado. Para la ocasión escogió un vestido lago de Stella McCartney confeccionado en terciopelo. Mucho terciopelo. Cuello redondo mangas largas terminadas en farol y caída recta hasta los pies. A todo esto se le sumaba también una capa que partía de los hombros y se arrastraba tras ella dividida en dos. Por si esto no fuera suficiente, la parte superior de esta capa se unía al vestido con unos enorme broches de pedrería y una rara abertura en la parte delantera de los hombros que complicaban todavía más este diseño.

Lauren Dern en Armani Privé

Laura Dern con un vestido Armani Privé en los Oscar 2020Laura Dern con un vestido Armani Privé en los Oscar 2020
Lauren Dern había protagonizado uno de lo monólogos más representativos acerca de la imagen heteropatriarcal de la mujer con la Virgen María como centro del mismo que más de una se levantase del sofá viendo 'Historia de un matrimonio'. Un papel de abogada cínica de Los Ángeles que le hizo ganar el Oscar a Mejor actriz secundaria. Y a pesar de que también partía como la clara favorita, la actriz no se vistió par ganar. Dern apostó por ser mucho más sencilla en patrones ya que el vestido no dejaba de ser bastante simple.

Firmano por Armani Privé, lo realmente llamativo estaba en la ornamentación del escote. Este era en forma de uve no muy pronunciado y que subía con dos tiras de grosos medio. Todo esto desde el propio pecho estaba cubierto de pequeñas piedras negra de azabache y rematado todo con borlas también color negro que daba efecto chaquetilla de torero. Una idea que se reforzaba al combinarlo con una vestido base en color rosa pastel. Negro y rosa, una de los tándems en la moyoría de los trajes de luces. ¿Era a caso esto un homenaje a España? ¿A Penélope Cruz? ¿A Gisela?

Maya Rudolph de Valentino

Maya Rudolph acudía a los premios Oscar 2020, al igual que su compañera Kristen Wiig, a presentar uno de los galardones de la noche. Ambas actrices intentaron animar un poco al patio de butacas con un discurso que pasaba del enfado a los chiste llegando incluso al cántico ridículo. Un canto que hizo que Billie Eilish, nueva en esto de los Oscar, pusiese una cara que ahora mismo ya es un meme. Y es que si echamos la vista atrás (arriba concretamente) y se mira el look Valentino de Wiig al lado del Rudolph (también se puede buscar en Google el momento de la gala, al gusto del consumidor) aquello no pegaba ni con cola.

Pero es que tampoco es fácil hacer que algo pegue con la túnica que lució la actriz. La estadounidense apostó por un diseño de Valentino que consistía en un vestido ancho con capa sobre uno de los hombros y que llegaba hasta el suelo y que por el otro lado caída con plisados un tanto extraños que desdibujaban completamente el cuerpo de la Rudolph. Pero no contentos con esto, toda la túnica estaba cubierta de arriba a abajo de lentejuelas naranjas. Una combinación de patrón y tejido totalmente equivocada que hace pensar rápidamente en un animado atuendo de un coro gospel más que para una alfombra roja. Arriesgar no siempre es una buena idea.

Artículos recomendados