Menú
Jason Wu inaugura la New York Fashion Week haciendo una Oda a la vieja normalidad
Jason Wu inaugura la New York Fashion Week haciendo una Oda a la vieja normalidad

#NYFW

Jason Wu inaugura la New York Fashion Week haciendo una Oda a la vieja normalidad

El diseñador taiwanés ha aunado dos de sus pasiones, la moda y la cocina, en uno de los pocos desfiles físicos que tendrán lugar en la ahora conocida como American Collections Calendar.

'Érase una vez la vida antes de todo esto'. Así podría comenzar esta Oda que Jason Wu ha hecho a la vieja normalidad con su desfile otoño/invierno 2021/2022 con el que se dio el pistoletazo de salida la anteriormente conocida como New York Fashion Week y que ahora se ha de llamar American Collections Calendar. Curiosamente, el diseñador taiwanés que abría la Semana de la moda será de los pocos que presenten su colección con un desfile a la antigua usanza, es decir, en vivo y en directo con algo -no mucho- de público.

Pero la diferencia en este desfile a los multitudinarios que podríamos recordar de la vida antes de Coronavirus radica, precisamente, en lo que se anhela. Antes los diseños se basaban en sueños más fantasiosos de los diseñadores y solían presentarse en espacio abiertos y poco originales porque, lo importante, estaba sobre la pasarela. Pero ahora, con una nueva normalidad que intenta imitar desesperadamente a la vieja, lo importante está en lo más mundano.

Una colección para bajar a hacer la compra

Para ello Jason Wu presentó una colección en la que reinventa las prendas más básicas que hay en cualquier armario y que son perfectas para cruzar la puerta de nuestras casas, pero también para estar dentro. Jerséis y chaquetas oversize, faldas amplias, pantalones de pinzas más ligeros, botas altas y abrigos largos. Prendas con los que, simplemente, ir a hacer la compra.

Y en este mismo escenario es donde se desarrolló el desfile, en una hipotética tienda llamada Tienda General del Sr. Wu. Las modelos del desfile se deslizaban caminando entre cajas llenas de frutas y verduras frescas y stands de otras cosas tan comunes como ramos de flores. Un espacio que recuerda a la tan típica y tan poco valorada actividad de comprar y que tanto echamos de menos cuando nuestra libertad de movimiento se limitaba al interior de nuestras casas.

En este particular mercado se 'podrían comprar', entre otras muchas cosas, una botellas vintage de Coca-Cola con el nombre del diseñador impreso en sus etiquetas rojas. Estas mismas botellas eran también el estampado de alguna que otra prenda como faldas largas plisadas. Uno de los muchos estampados que se pudieron ver en la colección donde llamaron también la atención otros muchos geométricos. Sin duda una reminiscencia a las obras de Andy Warhol y la cultura pop que convertía lo cotidiano en arte. Lo mismo que estaba haciendo Jason Wu con esta colección.

Artículos recomendados