Menú
El Hug Me Bear de Vetement se convierte en otra genialidad irónica de Demna Gvasalia
El Hug Me Bear de Vetement se convierte en otra genialidad irónica de Demna Gvasalia

ABRÁZAME

El Hug Me Bear de Vetement se convierte en otra genialidad irónica de Demna Gvasalia

A pesar de su precio, la firma parisina ha conseguido agotar los zapatos de peluche en apenas unas horas. Una vuelta al cole que se toman con humor en el lujo francés.

La marca francesa Vetements crea el 'Hug Me Bear' para que los pies sientan el calor de un buen abrazo en cada paso que den. Realizados en algodón de primera calidad, pelo de alpaca y mohair (todo 100% italiano), los osos pantufla se han agotado en un abrir y cerrar de ojos. A pesar de su precio de 700€, estos objetos junto con la mochila a juego son la vuelta al cole más esperada de los seguidores de Demna Gvasalia.

Estética urbana para presentar el Hug Me BearEstética urbana para presentar el Hug Me Bear
Con su velcro en los brazos para decidir la intensidad del 'abrazo', el creativo busca dar a sus clientes comodidad y transmitir la sensación de andar por casa en la calle. Además, ese cierre es la muestra como detalle a los primeros zapatos que todos llevamos de niños antes de aprender a atarnos los lazos. Es así como Gvasalia nos transporta a una vuelta al cole cargada de mucho carácter infantil.

Moda en el sentido más artístico de su palabra

Demna Gvasalia es creatividad e ingenio a la vez. Crea a través de la ironía y como un método para hacernos reflexionar sobre la industria textil, los precios de la ropa (tanto si lo vale como si no) y sobre las tendencias cíclicas y sus efectos

La marca parisina suele encontrar su ingenio a través de las estéticas consideradas tradicionalmente como feas o poco prácticas. También sabe cómo dominar la ironía desde un punto infantil, señalando que ese afán por volver a nuestra juventud puede llegar a trastornar nuestro sentido del ridículo o del consumismo en sí. Al final, las piezas que Vetements lanza, ya sean como negocio o como pura estética, al final se acaban vendiendo (agotándose en las primeras 24 horas casi siempre) y se convierte inmediatamente en piezas de culto, más allá de su precio.

Por increíble que pueda parecer, la firma Vetements ha conseguido vender todas las unidades de su oso. Tanto en su versión pantufla como la mochila peluda, el ingenio de Demna Gvasalia no ha dejado indiferente a nadie, sobre todo a aquellos que se han podido permitir el lujo de comprarse una o ambas unidades de los productos. Un alarde más de hasta qué punto puede llegar el negocio de la moda, sin que su practicidad y estética sean las adecuadas.

Más allá de lo que se ve

Atención plena en lo que pueda sacar, ya que hay muy pocos en la industria que realmente se atrevan a crear diseños de este tipo con el que reírse de uno mismo y del mercado en el que ellos mismos se mueven encontrando en lo estéticamente feo un tirón potente de crítica. Otro de los ejemplos a seguir en materia de creatividad enfocada en este mismo sentido, es Moschino en todas sus épocas (desde su creador Franco Moschino hasta el actual Jeremy Scott) y en los inicios de Off-White.

Vetements juega con lo feo y la ironía para realzar su críticaVetements juega con lo feo y la ironía para realzar su crítica

Su humor y reflexión pasa por prendas ya míticas como las camisetas de DHL a precios desorbitados como una tendencia en auge por los fans de series y personajes, el pantalón sin trasero como símbolo de vestimenta y desnudez a la vez, hacer tacones con los subrayadores de clase como el infantilismo llevado al extremo, los calcetines con tacón y mechero incorporado al más puro estilo femme fatale... Rebeldía y protagonismo es lo que rezuma esta marca de principio y a fin.

Artículos recomendados