Menú
Kim Kardashian, Kanye West y su divorcio a través de la moda
Kim Kardashian, Kanye West y su divorcio a través de la moda

ANÁLSIS

Kim Kardashian, Kanye West y su divorcio a través de la moda

Balenciaga ha sido la firma que ha vestido al rapero y a la empresaria durante el primer año separados, pero la irrupción de Julia Fox lo ha cambiado todo.

Kim Kardashian y Kanye West, una de las parejas más mediáticas, poderosas y ricas del mundo, decía día poner fin a su matrimonio a comienzos de 2021 dando el pistoletazo a uno de los divorcios más caros, mediáticos y, se esperaba también, polémicos. Lo cierto es que todo empezó de una forma que parecía cordial: todo eran buenas palabras de uno para el otro, Kim acudía a los conciertos de Kanye, publicitaba su último álbum 'Donda' y hasta tomaba parte activa del espectáculo llegando a vestirse de novia (de Alta Costura de Balenciaga, por supuesto) y aparecer sobre el escenario como parte de la performance.

Este buen rollo entre los futuros exmarido y exmujer se tradujo en el plano de la moda con una mimetización en sus armarios que hacía tiempo que no ocurría. Concretamente desde que West lanzó su firma Yeezy, momento en el que las prendas ajustadas y en tonos tierra fueron el único universo estilístico de la empresaria. Ahora, en pleno proceso de divorcio, parecía que ambos solo conocían la existencia de Balenciaga, vistiéndose literalmente de pies a cabeza y convirtiendo los pasamontañas en un complemento más en sus vestidores.

Separados en lo legal, unidos en los estilístico

Si bien en la prensa corrían ríos de tinta sobre cómo eran sus vidas tras haber tomado camino separados (que si quién se quedaba con la casa, la custodia de los niños, etc.), sus vestidos seguían todavía muy unidos por voluntad propia (porque nada es fruto del azar o la casualidad en su vidas). Ambos habían conseguido montar un imperio desde que comenzaron su relación en el 2012, pasando de ser un cantante y una estrella de la telerrealidad a dos empresaria multimillonarios. Algo que consiguieron siempre juntos, como una familia -de hecho Kim Kardashian, a pesar de ser una Kardashian, no dudó en rebautizarse a ella y a sus marcas con el West- y, por ello, no podían romper lazos de la noche a la mañana.

Kim Kardashian, la nueva musa de Balenciaga | Fotos: Instagram / Cordon PressKim Kardashian, la nueva musa de Balenciaga | Fotos: Instagram / Cordon Press

Por ello, el hecho de que Kim y Kanye coordinasen vestidores tras poner fin a su relación parece ser el último gran proyecto en pareja antes de que todo saltase por los aires. Y es que el hecho de que ambos solo vistiesen así públicamente no es más que una novedosa e inteligentísima forma de hacer publicidad sin parecerlo. Ambos amigos de Demna Gvasalia, director creativo de la firma, ha utilizado el foco mediático que saben que tienen -y más ahora en pleno proceso de divorcio- para dejar la huella de la firma en imágenes que darán la vuelta al mundo y se publicarán en todos los formatos posibles. ¿Cuántas veces habremos visto ya Kim con el mono rosa con el que apareció en 'Saturday Night Live'?

Esta tampoco es una forma de hacer publicidad que sea novedosa para la pareja. De hecho, el propio Kanye West la usó en varias ocasiones para promocionar su firma de ropa. Primero lo hizo con Kim Kardashian y Kylie Jenner vistiendo las prendas que formarían parte de la su próxima colección y haciéndolas pasearse por Los Ángeles como quien no quiere la cosa y estuviesen haciendo sus vidas. Ambas son siempre perseguidas por un aluvión de paparazzis y cuyas fotografías serán distribuidas en cuestión de minutos por internet. Una sesión de fotos múltiple y, lo mejor de todo, completamente gratis. Una estrategia que repitió la empresaria durante su viaje a Japón en 2018, cuya única finalidad era dejarse fotografiar con uno número determinado de looks -y con Kanye West siguiendo cada uno de sus pasos desde Estados Unidos-.

Julia Fox pone fin a la era Balenciaga de Kanye West

Pero, como todo, esto también tiene un final al que parece que estamos comenzando a asomarnos. Un año después de conocerse públicamente su divorcio se ha unido una tercera persona a esta estrategia pareciendo haberlo dinamitado todo. Ella es Julia Fox, la que desde el 31 de diciembre 2021 es la nueva novia del rapero y que, desde entonces -este artículo fue escrito y publicado a 24 de enero- ya se ha dejado ver públicamente con él, ha publicado un artículo en la revista Interview publicando una sesión de fotos que se hicieron durante su segunda cita y ahora mismo se encuentra en París asistiendo a todos los desfiles de la mano de Kanye West. Pero, casualmente, la primera vez que se dejaron ver juntos llegando a un conocido restaurante de Nueva York la actriz también iba vestida de -redoble detambores- Balenciaga.

Balenciaga era también la marca de ropa que ocupaba todos los burros de ropa que llenaron la habitación de hotel en la que el diseñador le preparó una sorpresa a su nueva novia con motivo de su segunda cita. Una sorpresa que esta documentó a través de varias fotografías y en las que se mostraba -además de retozando por West- siendo la nueva maniquí del diseñador, igual que en su día lo fue Kim Kardashian. Toda una declaración de intenciones con la que el padre de los hijos de Kim Kardashian parece haber dicho 'hasta aquí hemos llegado' justo un año después de que todo comenzase.

Después de esto, la pareja aterrizó en París con motivo de la Semana de la Moda Alta Costura y ya se dejaron ver públicamente rompiendo la tónica hasta ahora establecida. Ambos llegaron al desfile de Kenzo perfectamente combinados con un total look denim al más puro estilo Britney Spears y Justin Timberlake en el 2001. Y aunque normalmente los asistentes al desfile suelen vestir de la propia firma, Kanye West no es de respetar las normas preestablecidas en la industria y vistió a su novia de Schiaparelli de pies a cabeza. Una firma que en los últimos años se ha convertido también en la favorita de muchas celebridades, también de Kim Kardashian -¡oh, sorpresa!-.

Kanye West y Julia Fox en la Semana de la Moda Masculina de ParísKanye West y Julia Fox en la Semana de la Moda Masculina de París

Pero ese día y con escasas horas de diferencia, Kim Kardashian reaparecía también públicamente con un total look al más puro estilo 'Matrix' firmado, cómo no, por Demna para Balenciaga. Asique, una vez más, parece ser que es Kim Kardashian la que se queda como estaba mientras que Kanye West, habiendo cumplido con su parte, sigue explorando tras posibilidades a la hora de vestirse hasta encontrar un nueva firma fetiche.

Artículos recomendados