Menú
Cómo quitar las manchas de grasa de la ropa

TRUCOS CASEROS

Cómo quitar las manchas de grasa de la ropa

En Bekia Moda te presentamos una serie de técnicas con las que eliminar las manchas de grasa y devolver tus prendas a su estado original.

Procura tratar las manchas de grasa cuanto antes para poder eliminarlas Procura tratar las manchas de grasa cuanto antes para poder eliminarlas

Las manchas de grasa son, en muchas ocasiones, las más difíciles de quitar de nuestra ropa. No se trata de una mancha superficial, ya que, si no se atacan desde un primer momento, pueden penetrar en el tejido y secarse, con lo cual pasan a ser mucho más resistentes. Para acabar con ellas, hay muchos remedios que tenemos a nuestra mano en casa y que nos pueden ayudar a que la limpieza de éstas sea totalmente efectiva.

Antes de ponerte manos a la obra, tendrás que tener en cuenta tanto el tipo de tejido como las dimensiones de la mancha de grasa en concreto. No todos los tejidos toleran todos los productos o puede que no sea necesario emplearlos porque con un simple lavado bastará para que la limpieza de la mancha sea efectiva.

Consejos y trucos a la hora de limpiar las manchas de grasa de la ropa

-Tintorería: ésta debe de ser tu primera opción para la limpieza de las manchas de grasa. Si tienes miedo, ya sea por la calidad del tejido o porque no sabes si vas a poder limpiarla del todo, lo mejor es que acudas a una tintorería. Allí sabrán cómo tratar la prenda de ropa que quieres limpiar.

Si no estás muy seguro, acude a la tintorería Si no estás muy seguro, acude a la tintorería

-Papel de cocina: si se trata de una mancha que no es muy importante y está reciente, puedes poner papel de cocina sobre ella para que absorba la grasa y después proceder al lavado normal de la prenda de ropa, a poder ser con agua caliente.

-Polvos de talco: antes de nada, utiliza una toallita absorbente para poder quitar la mayor cantidad de grasa de las manchas antes de atacarlas. En caso de que ya se encuentre seca, con la plancha de la ropa aplícale calor para reblandecerla. Una vez que hemos reducido la mancha, cúbrela con los polvos de talco. En caso de que no tengas a mano, también puedes utilizar sal. Ambos productos actuarán como absorbente y reducirán aún más las manchas de grasa. Una vez pasado este paso, lo siguiente será aplicar lavavajillas en la mancha y frotar con un cepillo hasta que salga espuma. Ten en cuenta que la mancha está por ambos lados, ya que penetra, así que no limpies sólo una parte, porque la suciedad no estará quitada del todo. Por último, lava la prenda de ropa sólo, según las instrucciones de lavado, y déjala secar al aire, por si acaso el calor de una secadora haga que, si no se han eliminado bien, las manchas se adhieran más al tejido.

Puedes pasar la plancha a la mancha si la grasa se ha secado demasiado Puedes pasar la plancha a la mancha si la grasa se ha secado demasiado

-Quitamanchas: para este método, aparte del quitamanchas, necesitarás una olla donde poder hervir agua. En primer lugar rocía una cantidad abundante de quitamanchas sobre las manchas, espera a que actúe y, acto seguido, frota con un cepillo de dientes. A continuación, echa el agua hirviendo sobre la mancha. Para este paso tendrás que poner la prenda de ropa en una palangana o parecido, ya que deberás echar el agua desde la mayor altura posible. Al verter el líquido desde una mayor altura, la fuerza con la que ésta caerá sobre la mancha hará que la ataque de una manera más efectiva. Una vez termines el proceso, repítelo por la otra parte del tejido, lava la prenda sola y déjala secar al aire.

-Limón ó vinagre: ambos productos actúan de una manera bastante efectiva sobre las manchas y el proceso de limpieza es muy simple. Basta con aplicarlos sobre la grasa en una cantidad generosa y dejarlos actuar para que, poco a poco, vayan absorbiendo la suciedad. Una vez que han actuado, proceder al lavado normal que requiere esa prenda y listo.

-Lavavajillas: para llevar a cabo esta solución, no es necesario que emplees ninguna marca en concreto: todos los lavavajillas vienen con agentes absorbentes de grasa. En primer lugar, cubre la mancha con un lavavajillas líquido. Si la mancha es pequeña, deja que actúe sin más. En el caso de que sea más rebelde, ayúdate de un cepillo de dientes viejo para frotar y así conseguir que la limpieza sea más efectiva. Antes de utilizar el cepillo, aplica agua o vinagre sobre la mancha para que al frotar salga espuma. De nuevo vuelve a lavar la prenda sola y déjala secar al aire. En el caso de que no se haya disuelto la mancha por completo, puedes volver a repetir todo el proceso.

 Tras aplicar alcohol o gas, lava la prenda con normalidad Tras aplicar alcohol o gas, lava la prenda con normalidad

-Alcohol: antes de aplicarlo, tendrás que verificar si el tejido puede soportar este producto sin acabar dañado. En caso de que sea compatible y que la prenda no acabe estropeada, el proceso es sencillo. Basta con aplicar una cantidad justa de alcohol sobre la mancha y dejar que actúe durante unos minutos. En caso de que sea un poco resistente, frotar con un cepillo ayudará. Una vez que hemos retirado la totalidad o una gran parte de la mancha, procede al lavado normal que realizas con esa prenda secándola al final al aire libre, preferiblemente.

-Gas para encendedores: este método suele ser bastante eficaz, pero si no estás muy seguro, será mejor que primero hagas una prueba en una zona poco visible de la prenda, no vaya a ser que luego el resultado no sea el que buscas y destroces el tejido. Una vez hecha la prueba, si estás seguro, aplica un poco del gas para encendedores en la mancha. Espera 20 minutos a que actúe y, a continuación, mete la prenda en una palangana con agua caliente para que la mancha vaya disolviéndose. Por último, lava la prenda sola siguiendo las correspondientes instrucciones de lavado que vengan en la etiqueta de la prenda. De nuevo, para su secado no utilices la secadora si es posible, para que, si ha quedado algún resto de grasa no se haga más resistente con el calor que pueden producir estos aparatos. Este método es un poco agresivo, así que en el caso de que no sea efectivo del todo, prueba con otro para repetir el proceso y así no dañar la prenda.

Artículos recomendados