Menú
Roberto Verino homenajea a París en la Madrid Fashion Week con su otoño/invierno 2017/2018
Roberto Verino homenajea a París en la Madrid Fashion Week con su otoño/invierno 2017/2018
JE T'AIME PARÍS

Roberto Verino homenajea a París en la Madrid Fashion Week con su otoño/invierno 2017/2018

El diseñador ha vuelto a impresionar con un desfile cargado de sorpresas, donde la sastería ha tomado mucho protagonismo.

Después de disfrutar de la Semana de la Moda de Nueva York le ha tocado el turno a Madrid de abrir sus puertas de par en par al mundo de la moda. En la primera jornada firmas como Desigual han presentado sus propuestas para el próximo año, aunque una de las más esperadas era Roberto Verino con un show que ha marcado el día.

El diseñador ha celebrado su particular show en la galería de Cristal del Palacio de Cibeles, donde también lo hizo ManeMané. Además, cabe destacar que la marca ha repetido una vez más el concepto 'see now, buy now' (lo veo, lo compro), una novedad ideada por Tommy Hilfiger que está revolucionando el sector.

Alicia Borrás desfilando para Roberto Verino colección otoño/invierno 2017/2018 en la Madrid Fashion WeekAlicia Borrás desfilando para Roberto Verino colección otoño/invierno 2017/2018 en la Madrid Fashion Week
Desde hace ya un tiempo el diseñador considera que en cada desfile se debe presentar la colección de la temporada más inmediata. Por ello, una vez más se ha desmarcado del resto de firmas y ha presentado una colección para otoño/invierno 2017/2018 llamada 'Je t'aime París', todo un homenaje a la ciudad del amor.

La pasarela, de nuevo unisex, ha contado con una de las sorpresas más inesperadas de toda la jornada ya que ha tenido una invitada de lo más especial. Miss España 1965, Alicia Borrás, ha desfilado como solo ella sabe a sus 72 años de edad y ha dejado a todos los presentes boquiabiertos con su gran estilo demostrando que la moda carece de edad.

Sastrería, gran protagonista

La colección de Roberto Verino ha tenido un gran protagonista, tanto para hombres como para mujeres: la sastería. Las prendas unisex, como los largos abrigos de paño o las camisetas con estampados a rayas, se fundían con los trajes de chaqueta y una estética muy vintage.

Para ella el estampado geométrico y los outfits propios de una auténtica working girl han estado más que presentes en toda la pasarela. Los estampados de cuadros junto a una gama cromática básica (gris, negro, blanco, azul y rojo) se encontraban en todas y cada una de las prendas, desde faldas lápiz hasta vestidos sencillos. Las botas altas de charol son el calzado fetiche, mientras que para la noche la purpurina de las prendas de colores oscuros deslumbrará en cualquier evento.

Por su parte, la línea masculina está marcada por la atemporalidad de todos y cada uno de los outfits. Los trajes de chaqueta en colores gris, azul marino o tonalidades tierra juegan con la informalidad a través de grandes bufandas, camisetas de cuello alto o sneakers.

Artículos recomendados