Menú
Lencería fina para la noche de bodas
Lencería fina para la noche de bodas
PURA SENSUALIDAD

Lencería fina para la noche de bodas

El encaje y la seda nunca puede faltar en la lencería de bodas. Una noche muy especial en la que la comodidad también es prioritaria.

Durante los preparativos de una boda, no hay ningún detalle que quede fuera del alcance de lo planeado. Ni siquiera lo que se llevará puesto por debajo del vestido tan esperado. Y es que todo cuenta para sentirse sexy y elegante, incluso para la noche de bodas de los recién casados.  

La tradicional noche de bodas

Tras contraer matrimonio, los recién casados empiezan su vida como marido y mujer en su primera noche juntos. Aunque ahora ya no es habitual esperar a convivir y compartir momentos juntos hasta el día de la boda, sí que es importante que la mujer se reservar cierto tipo de lencería con el que sorprender a su pareja para hacer el amor por primera vez como matrimonio.  

El encaje nunca puede faltarEl encaje nunca puede faltar
Si durante la ceremonia se lucía el tradicional vestido de novia blanco, el color puede trasladarse también a la cama de después. Pero, eso sí, siempre y cuando la lencería escogida sea sexy y siga un poco el tema del vestido con el que se ha dado el 'sí, quiero'. Porque para hacer el amor como recién casados, se debe empezar siempre con buen pie.  

Por otro lado, si lo que buscas es innovar o cambiar de tonalidad, puedes escoger entre los modelos que tengan un acabado neutro y claro. Entre los colores más sofisticados y elegantes que quedarían perfectos para la noche de bodas están el negro, el gris perla, el azul claro o marino, el rojo o granate y algunas tonalidades de rosa claro. Aunque el blanco será el ideal para terminar el día.  

Sorprende a tu pareja

Si eres una mujer a la que le gusta sentirse sexy y elegante a la vez en su día a día y, por lo tanto, eres de las que utiliza muy habitualmente lencería de calidad y arriesgada de manera normal, reserva un modelo exclusivo y radicalmente distinto al que habías mostrado anteriormente a tu pareja. Así, a la hora de hacer el amor en la noche de bodas, será como volver a empezar.  

Aunque, si por el contrario, eres una mujer que no se atreve con este tipo de lencería en su día a día o a experimentado poco con este tipo de moda, cualquier cosa que utilices dentro de la gama sexy para la noche de bodas será toda una sorpresa en sí misma. Lo que importa es que sepas escoger el modelo más adecuado a ti y con el que te sientas más cómoda para hacer el amor ese día tan especial.  

De encajes y de seda

Entre todas las categorías que encontrarás para la lencería de mujer, la que está reservada para la noche de bodas es más elegante a la par que sexy. Lo que no puede faltar en el conjunto son los encajes, que deben tener un dibujo geométrico más complicado o arriesgado que los habituales, así como transparencias más visibles.  

Además de ser cómodos, los conjuntos o las piezas que escojas deben tener un cierre fácil de poner y de quitar, ya que no hay que olvidar que lo que se espera de esa noche de bodas es el de una pareja que se prepara para hacer el amor como si fuera la primera vez. O, al menos, la primera como recién casados.  

Para dar un toque más llamativo, pero sin perder su parte elegante y sexy, atrévete con modelos que incluyan lazadas, pedrería o detalles engarzados. Todo vale para disfrutar en pareja de una noche de bodas. También puedes decantarte por, modelos poco recatados y muy atrevidos como culottes con ligueros o corsés hiper sensuales.  

La comodidad también es fundamentalLa comodidad también es fundamental
Las piezas que selecciones para la noche de bodas, ya sean enteras o de dos partes, intenta que sean lo más distintivas posibles. Para ello, puedes atreverte con detalles que no llevarías de normal en otras ocasiones, así como pequeños volantes, lazos, pedrería... Todo con un acabado elegante, pero muy sexy. Un acabado pin up o de tipo muñeca podría ser la fantasía perfecta para tu pareja, aunque sin perder tu propio estilo y comodidad.  

Estilos vintage

Las pautas que marcan la moda actual también tienen su origen en prendas que han sido rescatadas de otras épocas, e incluso de otros siglos. Por ello, no es de extrañar que encontremos lencería para la noche de bodas basadas en los clásicos corsés de principios de siglo, con ligueros y escotes balconette -que son las copas de sujetador más bajas y rectas, dando la sensación de un pecho más estilizado y redondeado-.  

Si lo tuyo es el dramatismo y te gustaría seguir siendo la novia durante la noche de bodas, puedes lucir un conjunto lencero de encaje de dos piezas, o el corsé anteriormente citado, en blanco y con el velo puesto. Aunque esto ya sería aumentar el nivel del estilismo.  

Vestidos de seda

Si lo que buscas es cambiar un poco el look de tu lencería habitual, puedes probar con un mini vestido de seda o satén. Estos son específicos para este tipo de ocasiones, ya que se sujetan sobre el pecho y caen directamente hasta la parte baja de las caderas. La sensación es de un corte muy arriesgado y sexy, pero elegante a la vez.  

Que nunca falte la ligaQue nunca falte la liga

Lo ideal sería seleccionar varios modelos y ver cuál se adapta mejor a ti. Aunque, lo que sí que es cierto, es que quedan mejor cuando hay una combinación de materiales, como lazadas sobre el pecho, bordados de encaje sobre el bajo o tirantes finos.   

Medidas cortas

Los escotes son los que mejor funcionan en estos casos. Ya sea para el pecho o sobre la espalda, una abertura importante y atrevida marcará la diferencia entre la lencería de diario y la de recién casados. También las trasparencias, que pueden conseguirse fácilmente con tules finos y claros que salgan en forma de mini vestido desde la parte baja del sujetador, dejando entrever la braga que se lleva por debajo.  

No hay que olvidarse de la famosa liga de novia. Este no es un detalle que suela ser muy habitual, por lo que lucirla en la noche de bodas a conjunto con la pieza o modelo de lencería que hayamos seleccionado será un acierto completo.

Artículos recomendados

Comentarios