Menú
El hotel de las perversiones de Andrés Sardá sobre la pasarela para otoño/invierno 2016/20147
MADRID FASHION WEEK

El hotel de las perversiones de Andrés Sardá sobre la pasarela para otoño/invierno 2016/20147

Con Bibiana Fernández como invitada de lujo al hotel Sardá, el desfile abre sus puestas en la Madrid Fashion Week.

Bibiana Fernández con vestido plateado y doradoBibiana Fernández con vestido plateado y dorado

Ambientado en un hotel de lujo, Bibiana Fernández inaugura el desfile de las mil y una perversiones de Andrés Sardá para otoño/invierno 2016/2017. Junto a un botones muy bien uniformado, la inquilina nos adentra en una serie de estancias donde las modelos se convierten en sensuales y provocadoras trabajadoras.

Lencería de las más exquisita calidad en transparencias y encajes negros, o cuero y charol rojo con detalles dorados, botones de inspiración setentera e incluso conjuntos realizados a medias, para mostrar a las mujeres de recepción más sexys del hotel. Los bombines y gorras de visera no faltarán en los looks.

Las camareras y cocineras se visten de blancos y negros sobre bodies y culottes con medias de liguero y muchas formas asimétricas con volantes y lazos añadidos. Todos los diseños incluían un toque de brillo y sofisticación gracias a los cristales Swarovski, un fiel colaborador de la firma.

Otras de las clientas más exclusivas del hotel Sardá presentaron una serie de camisones totalmente transparentes, de encaje y abiertos con formas sedosas y mangas de volúmenes. Las capas y los detalles de plumas suaves recuerdan a una fiesta de pijamas muy íntima, donde se colaban los blancos y borgoñas en bragas de encaje y sujetadores push up.

El negro se coronaba como la tonalidad elegida para vestir a las mujeres con mucho tul, encaje chantilly y transparencias a lo largo de los conjuntos presentados. Cortos, largos, de manga larga, de tirante o con escote sin mangas fueron los looks diseñados para una colección llena de perversión y mucho glamour sensual. Los monos ajustados sobre tul transparente y con brillantes engarzados fueron la gran apuesta de la firma.

El color dorado -de inspiración a lo Gran Gatsby- se plasmaba en los bodies y tejidos transparentes sobre un encaje de efecto brillante o sobre piezas con espalda escotada y aberturas en el pecho. Con el cuello ajustado y flecos brillantes, los crop tops también aparecieron sobre la pasarela.

El gris plateado y en acabado metálico en las los diseños más atrevidos -tangas de talle bajo con tirantes en clave bodies- teñían un sinfín de conjuntos: chaquetas abiertas y asimétricas de inspiración americana, shorts con bordes de encaje, jerséis de charol en combinación de binomio dorado... Las lentejuelas jugarán un papel importante en representar la parte más festiva de la pasarela.

Bibiana Fernández despide el desfile junto a Nuria SardáBibiana Fernández despide el desfile junto a Nuria Sardá

Tampoco faltaron los corsés de inspiración clásica y los cuellos de estilo renacentista. Una estética que poco dejaba por descubrir, pero con una sensualidad marcada también por los ritmos de la música y la mirada perversa y desafiante de las modelos. Los tacones de efecto metalizada no podían ser menos, y adquirieron su particular protagonismo.

Como espectacular cierre del desfile, Bibiana Fernández lució un impresionante vestido largo dorado en lúrex y brillos engarzados con un maxi abrigo de pelo blanco. Y no abandonó la pasarela sola, sino que un atractivo amante del hotel salió para recogerla y más adelante saludar con la diseñadora creativa de Nuria Sardá. Una presentación increíble que acompañó de efectos en una pantalla gigante al fondo de la pasarela.

Artículos recomendados