Menú
Ventajas e inconvenientes de llevar uniforme al colegio
EL UNIFORME

Ventajas e inconvenientes de llevar uniforme al colegio

A la hora de apuntar a nuestros hijos a un nuevo colegio nos surgen muchas dudas. Una de ellas es si debería llevar uniforme o no.

¿Colegio público, privado o concertado?, ¿Apuntarlo a un club deportivo o a una academia de idiomas?, ¿Comer en el colegio o en familia? Son muchas las dudas que asaltan a los padres cuando el curso escolar empieza y no siempre tienen que ver con el programa educativo que van a cursar, sino con todo lo que hay a su alrededor. Además de las anteriores una de las más repetidas entre aquellos que tienen la opción es la de si quieren que sus hijos vayan al cole con uniforme o sin él.

Todas las cuestiones vistas anteriormente tienen tanto ventajas como desventajas por lo que la situación de la familia y el propio estudiante son clave para decidir cuál es mejor en cada caso individual. Para ayudaros a tomar una decisión en Bekia hemos preparado un artículo sobre el uniforme del colegio y los motivos por los que has de apostar por el y aquellos por los que has de rechazarlo.

Ventajas del uniforme

La principal ventaja que le encuentran al uniforme todos aquellos que lo han usado en la época estudiantil es que no hay que pensar qué ponerse por las mañanas. Hay una única opción y es la que toca de lunes a viernes. Aunque pueda parecer una tontería esto evita perder varios minutos al día pensando en qué ponerse, te lo dan hecho.

Normalmente no se tiene un único uniforme, sino dos o tres conjuntos a fin de ir intercambiándolos y lavándolos sin posibilidad de que un día tu hijo no tenga ropa para llevar al cole porque se haya manchado desayunando o tengas una pila de ropa para planchar acumulada desde hace varios días.

Esto evita que el escolar caiga en la tentación de querer cambiar el uniforme del cole por otras prendas que tenga en el armario y que pueden estar de moda y le gusten mucho más vestir. Existiendo uniforme no hay discusiones acerca de si puede ponerse tal o cual cosa, porque no hay alternativa posible. Tampoco da lugar a conflictos entre hermanos por lo que se pone uno u otro, porque todos vestirán igual.

Además, el uso del uniforme tiene un componente económico y que puede hacer que las familias ahorren dinero puesto que con dos o tres juegos, que incluso pueden ser heredados de los hermanos mayores, y la ropa para practicar gimnasia se cubre la ropa que necesitará durante todo el curso. Únicamente habrá que comprarle ropa para los fines de semana o los días especiales.

El hecho de acudir con uniforme al cole también impone cierta disciplina al estudiante. Supone acatar unas normas, una rutina, pero también pertenencia a un colectivo específico y diferenciado. Esto puede ser importante a la hora de ayudarle a sentirse integrado con el resto de sus compañeros.

Niños de uniforme jugando en el coleNiños de uniforme jugando en el cole

Porqué no utilizar uniforme

Ya comentamos que al igual que hay ventajas para decantarse por usar uniforme en el cole hay ciertos motivos por los que puede no ser la opción más recomendable. Para empezar porque es un importante desembolso económico que hay que hacer al inicio del curso -sumado a los libros, matrícula y demás gastos propios de septiembre- y que en el caso de tener varios hijos puede resultar apabullante.

Si tus hijos tienen ropa de sobra invertir en uniformes puede suponer un gasto extra innecesario. Y aunque preveas que vas a tener que renovarle el armario puedes hacerlo a lo largo de los nueve meses que dura el curso, no necesariamente al principio.

El uniforme ayuda a crear pertenencia, pero también a marcar distancias con quien no forma parte de ese grupo. Esto puede ser especialmente duro cuando no todos sus amigos van al mismo cole y sobre todo si los demás no usan uniforme. Pueden sentirse desplazados fuera del centro y esto acarrear problemas de socialización con su entorno cercano y sus otros amigos.

Por otra parte, y esto es especialmente frecuente en el caso de los adolescentes, el uniforme del colegio puede ser un motivo de discusión en el seno de la familia. Cuando alcanzan la pubertad las broncas son frecuentes casi por cualquier motivo pero uno de los más recurridos es lo que pueden y no pueden hacer con su imagen.

La obligatoriedad de utilizar un uniforme a diario para ir al colegio puede ser visto por algunos estudiantes como una manera de coartar su libertad de expresión, incluso de limitar su creatividad. Y en caso de que opten por alterar la ropa para hacerla más acorde a si mismos pueden tener problemas en el colegio.

En el caso de adolescentes que pronto abandonarán el centro una sugerencia interesante para los padres y que casi todos los colegios permiten es combinar el uso del uniforme con la ropa de calle. De esa manera cuando ya no vayan al cole no tendrán una ruptura tan brusca al tener que abandonar de golpe y para siempre las prendas que les han acompañado durante la mayor parte de su vida.

Artículos recomendados

Comentarios