Menú
Máxima de Holanda y Charlène de Mónaco: el juego de tronos del look por un Valentino
DUELO DE ESTILO

Máxima de Holanda y Charlène de Mónaco: el juego de tronos del look por un Valentino

Las monarquías europeas todavía tienen sus disputas con sus looks y algunas de sus princesas y reinas copian los estilos entre sí.

La Reina Máxima de Holanda con mono largo rojo de ValentinoLa Reina Máxima de Holanda con mono largo rojo de Valentino
Las monarquías europeas siempre han estado en el punto de mira, sobre todo en los últimos tiempos en el que una mala decisión puede pasar una grave factura. Así que siempre es mejor apostar por el look que más favorezca y no se salga de los cánones extralimitados que las reinas, princesas, duquesas e infantas deben seguir rigurosamente. Esta vez, el encargado de poner a dos figuras tan representativas y de referencia para sus países ha sido un mono largo y estilizado de Valentino que ambas mujeres poderosas eligieron para cada ocasión.

Estilo holandés

La Reina Máxima de Holanda se presentó ante los medios con la piezas clave de la maison italiana en un concierto de orquesta. Un atuendo que sorprendió por su silueta: elegante y provocador -dentro de lo que cabe- a la vez. El mono lo acompañó con un bolso de mano pequeño del mismo tono y con brillantes incrustados en el detalle dorado del cierre. Las joyas que acompañó al estilo eran sutiles y sencillas, con pendientes largos brillantes y un reloj de cuero con correa fina. El pañuelo anudado del cuello fue la gran apuesta diferenciadora del look, además de los 'peep-toes' en rojo.

La Princesa Charléne de Mónaco con mono largo rojo de ValentinoLa Princesa Charléne de Mónaco con mono largo rojo de Valentino

Monarquía elegante

Acompañada del brazo de su marido, la Princesa Charlene de Mónaco se lució el Valentino rodeada de mucho glamour en el baile de la Rosa, concierto benéfico anual organizado por Cruz Roja. La exatleta añadió un toque dorado con un cluth y unas sandalias del mismo tono, así como el brillo aportado por un anillo y unos pendientes de piedras engarzadas. Además, el recogido y el lazo de la manga dejaban parte del pecho y un brazo al descubierto. Una apuesta más desenfadada que la anterior y con mucha sofisticación de por medio. El maquillaje y el rostro dulce aportan también un estilo más juvenil.

Duelo de poder

No resulta fácil determinar cuál de las dos figuras es la ganadora y merecedora del Valentino, ya que ambas siguen un estilo sofisticado, elegante y reservado a la vez. Los únicos puntos en los que difieren entre ellas es el detalle del lazo de Charlene de Mónaco y el efecto pañuelo 'bohème' de Máxima de Mónaco. Pero por darle un toque diferenciador en bolso y calzado, la princesa de Mónaco se alza con la corona imperial del estilo.

Artículos recomendados