Menú
Los cuadros, el estampado del invierno 2017
Los cuadros, el estampado del invierno 2017
LA TENDENCIA DE MODA

Los cuadros, el estampado del invierno 2017

Con el paso de las temporadas los cuadros se han ido reinventando y adaptando. Este invierno vuelven a ser una de las tendencias del momento.

El frío no solo pone a prueba a nuestro cuerpo de manera física, sino que también nos hace tener siempre muy presente que el estilo de invierno es más complicado de lo que pueda parecer. Para no salirse de la tendencia, muchos nos las tenemos que ingeniar para no caer en la rutina del patrón vaquero-jersey de punto-abrigo. Por eso, los cuadros han venido para calentar nuestros looks.

El estilo tartán

El estampado de cuadros tiene múltiples aplicaciones, aunque debe rivalizar (una temporada más) contra su más fiel compañero de armario: los topos. A veces conocido como el acabado tartán, los cuadros deben reinventarse para no estancarse en los tradicionales looks con los que se le relaciona a menudo.

A lo largo de los años, este estampado se ha ido haciendo más común, hasta llegar a ser todo un imprescindible de nuestro guardarropa. Lo más curioso de todo es que se acabaron imponiendo en todo el mundo gracias al movimiento grunge. Una revolución musical y de estilo que todavía sigue teniendo su efecto hoy en día.

Los cuadros no pueden faltar en tu armario este inviernoLos cuadros no pueden faltar en tu armario este invierno

Pese a que ha caído muchas veces en la misma rutina, el estampado de cuadros nunca se ha dejado de ver del todo, por lo que este ha sabido reinventarse y adaptarse a cada momento. Aunque esta temporada sí que ha tomado mayor protagonismo para con nuestros looks, por lo que la tendencia de la geometría marcará esta nueva temporada de invierno.

Estilo a copiar

Aunque es todo un clásico entre los clásicos, la tendencia del estilo 'working girl' es todo un acierto. Debido a que su procedencia está ligada directamente con el armario masculino y sus trajes más comunes, el toque femenino lo ponen las americanas más entalladas, los pantalones de pinza definidos y las faldas lápiz.

Otro de los looks más aclamados dentro del mundo de los cuadros es el 'British'. Pese a que muchas veces se puede confundir con el anterior en determinados casos, este presenta una característica muy especial, que son la combinación de prendas simples y con carácter. A diferencia del anterior, no es necesario que aparezcan de manera imprescindible los básicos de un traje sastre, sino que la combinación sea relajada y muy elegante.

Procedente de los largos, fríos y trabajosos inviernos, las prendas que marcaban la tendencia en el pueblo de nuestros abuelos es otra vía de estilo a seguir. Aunque no se cogen todas las piezas y se combinan con un estilo campestre, sí que se desempolvan las chaquetas de algodón grueso o las camisas de tipo leñador. Unos looks perfectos para no perder el estilo ni pasar frío.

Da igual la temporada, los cuadros siempre están presentesDa igual la temporada, los cuadros siempre están presentes
Finalmente, cabe destacar por encima de todas ellas la tendencia de los 70 con sus aires más punk. A base de superposiciones de prendas con acabados rotos o desgastados, negros y rojos como principales tonalidades, botas militares y efectos metalizados, los cuadros eran la mejor estrategia con la que los seguidores de esta música se reivindicaban: una nueva generación dando un nuevo significado a los cuadros ingleses.

Tonalidades perfectas

Ya sabemos que los más tradicionales y los que nunca fallan, sea cual sea la pieza y el estilo a seguir, son los acabados en rojos y negros. Algunos modelos añaden, además, una fina línea verdosa a penas imperceptible, pero que le hace digno del estampado de cuadros escoceses.

Por otro lado, los marrones, beige y crema se suman al blanco para crear el clásico acabado masculino. Este es perfecto para los trajes sastre y los looks de inspiración masculina, con los que les resta dureza al conjunto y aportan cierta claridad al conjunto.

Algunas otras tonalidades se han ido poniendo cada vez más de moda dentro del estampado de los cuadros. La tendencia de los azules y los verdes, ya sea en sus terminaciones más claras u oscuras, son las que han conseguido cederles un puesto dentro del estilo informal y casual. Son dos colores que buscan elegancia y seriedad, pero sin necesidad de caer en los clásicos y habituales.

Por último, los que han sabido adaptarse a las nuevas tendencias y marcan una pauta totalmente distinta a la que se venía estudiando dentro de los estampados de cuadros, son los acabados en rosa, amarillo o naranja. Son colores que siempre se han identificado con el verano, pero que esta temporada han querido salirse un poco de las normas y adaptarse a las piezas de invierno.

Piezas de la casa

Todos estos estilos y los colores de tendencia que se identifican con los cuadros están perfectamente relacionados con las prendas que protagonizan nuestros looks de invierno. Algunas con ciertos acabados de más, otras más relajadas y también las que pertenecen al género de clásicas, todas tienen cabida en este estampado de moda.

Entre los abrigos nos encontramos con el tres cuartos masculino o las trencas, que pierden su tonalidad camel lisa para estamparse y dar más movimiento a las piezas. Además, aparecen los cortos con detalles de pelo o borrego en mangas y cuello, como los de tipo sesentero en forma de A o rectos.

Aunque compiten directamente con las clásicas americanas y blazers, perfectas para los looks de oficina. Mientras que las más atrevidas lo arriesgan todo a un estilo puramente masculino y plasman sobre un traje sastre colorido los cuadros en efecto tartán.

Traje de cuadros de H&MTraje de cuadros de H&M
Por otro lado, las chaquetas básicas de inspiración grunge se estampan con un tejido de aspecto desgastado y piezas anchas. Además, la tendencia campestre de las camisas gruesas se ve reflejado en los acabados en distintas tonalidades; ya que los rojos y negros no son los únicos capaces de conseguir el efecto de los cuadros.

En cuanto a las piernas, las faldas también toman cierto protagonismo. Mientras que las midi con acabado tubo o lápiz son perfectas para lucir tanto dentro como fuera de la oficina, las de aspecto colegiala también regresan a la esfera del estilo 'British' con un toque más serio gracias a piezas más relajadas en conjunto.

Los pantalones slack son los siguientes en aparecer dentro de esta tendencia de invierno. Estos son de tipo traje para acompañar a los looks de oficina, pero con la ventaja de poder llevarse también en un estilo de calle. Además, como son finos, los cuadros dan un toque más atrevido a los looks.

Finalmente, no podían dejarse de lado los accesorios. En este caso, nada queda fuera del radar de los cuadros. Tanto gafas como guantes o sombreros, pañuelos o bufandas, bolsos, carteras y zapatos son los siguientes en caer rendidos a este estilo marcado por el estampado tartán.

Marcas a cuadros

Para poder lucirlos convenientemente, no es necesario caer en las continuar referencias de las grandes casas de moda. En este caso, son las low cost las que nos acercan la tendencia a nuestros propios looks.

La marca sueca H&M presenta los pantalones de cuadros escoceses en rojos y negros, para alegrar el estilo de diario, mientras que Zara se decanta por las americanas clásicas de corte masculino. Al igual que ocurre con Mango, que ofrece unas faldas de tubo con volantes para marcar la diferencia en la oficina. Desigual, en cambio, sigue su propio instinto y traza líneas y cuadros de colores en sus abrigos. Seguido de Benetton, que se suma a la tendencia con mocasines de tipo Oxford en calve tartán.

Artículos recomendados

Comentarios