Menú
Cómo vestirse para ir al cine
CINE

Cómo vestirse para ir al cine

La elección de la ropa a la hora de acudir a una cita en el cine implica tener varios factores en cuenta, entre ellos el tiempo, tus acompañantes y la comodidad.

Un factor importante para ir guapa y pasarlo bien es la comodidadUn factor importante para ir guapa y pasarlo bien es la comodidad

La ropa que elijamos para una u otra ocasión no solo es una cuestión estética o de gustos, sino que en ocasiones una mala elección puede hacernos pasar un mal rato. Pocas veces pensamos en cómo vestirse para ir al cine. Vemos que es una actividad rutinaria en la que todo cabe y poco importa el look elegido, pero a buen seguro que más de una y más de dos veces te has arrepentido de tu decisión cuando estabas en la sala y ya no había opción de cambiarse de ropa.

Una tarde de cine es uno de los clásicos planes con amigas o con tu chico. Es algo seguro, que gusta a casi todo el mundo y cuyo mayor quebradero de cabeza suele ser qué película elegir y el tamaño del combo de palomitas y refresco con el que disfrutar de la cinta. Pero a que a ti también te ha pasado de una vez empezada la película sentirte incómoda por la ropa que has elegido. Para que no vuelve a ocurrirte vamos a ver algunas claves que te ayudarán a elegir el look más adecuado para ir al cine.

Comodidad ante todo

No es lo mismo ir al cine con unos amigos que hacerlo en una cita; eso está claro. Pero incluso siendo ambas circunstancias diferentes has de buscar en ambos casos la mayor comodidad posible. La razón está clara: una película puede durar dos horas, incluso más, y si durante este tiempo te sientes incómoda a causa de la ropa la proyección se te hará eterna y lo que es peor: no disfrutarás el cine.

Estar segura con los que te estas puesto te hará sentir guapaEstar segura con los que te estas puesto te hará sentir guapa

Piensa en que esto supondrá pasarte dos horas sentada en una butaca con poco margen de movimiento, así que lo más recomendable es ropa cómoda. Imagina que te pones esos vaqueros que se te han quedado pequeños y durante dos horas estás notando cómo se te clava la cinturilla en la barriga. Una tortura innecesaria. Las butacas del cine limitan tu movimiento, pero lo suyo es que no estés inmóvil mientras dure la película, que puedas mover un poco las piernas. De ahí que prendas especialmente estrechas, como las faldas de tubo, no son lo más recomendable.

A eso une la oscuridad de la sala y en cualquier momento puedes estirar de más la pierna, que la tela ceda y levantarte de la butaca descubriendo que se te ha roto un trozo de falda. Lo mismo con cualquier prenda que te quede más ajustada de la cuenta. Ya sea una cita con un ligue o una salida de amigas hay múltiples posibilidades para vestirse de la manera más cómoda cuando vas al cine. Los vaqueros y demás pantalones deportivos son un clásico, sin olvidar las faldas o vestidos con vuelo. La comodidad no está reñida con la feminidad.

Llevar ropa provocativa derivará en que te sientas incómodaLlevar ropa provocativa derivará en que te sientas incómoda

Escotes y minifaldas

Respecto al uso de escotes no es recomendable ninguno pronunciado, especialmente si no eres demasiado alta. La razón es muy sencilla: al estar sentados las personas que están a tu alrededor -si son más altas- pueden tener una visión más clara de lo que puedas pensar de tu escote.

Con las minifaldas de tubo ocurre algo parecido, ya que además al estar sentada quedarán más cortas. Para evitar pasar la sesión del cine tirando de ella hacia la rodilla es mejor apostar por una falda con vuelo. Si ya es demasiado tarde basta colocar un pañuelo, chaqueta o abrigo en el regazo para que puedas despreocuparte.

Es importante tener en cuenta que podemos mancharnos, recuerda tener cuidadoEs importante tener en cuenta que podemos mancharnos, recuerda tener cuidado

Sitio perfecto para estrenar zapatos

En el cine vas a estar sentada durante un buen rato y el complemento a esta clase de citas suele ser una cena en algún local cercano. Es por ello que el cine es el lugar perfecto para estrenar zapatos. Seguro que tú también lo has hecho: aprovechar que ibas al cine para ponerte esos tacones que llevarás a una boda y aún tienes que domar.

En el cine estarás la mayor parte del tiempo sentada, por lo que los pies se adaptarán a los nuevos zapatos sin tener que caminar y acabar con ellos doloridos. Incluso si ves que no puedes soportarlos puedes descalzarte un momento en la sala porque nadie se dará cuenta.

Estar preparada para los cambios de tiempo es un factor a tener en cuentaEstar preparada para los cambios de tiempo es un factor a tener en cuenta

Cambios de temperatura

Cuando vas al cine has de ir preparada para el tiempo que hace en la calle pero también para el que pueda haber en la sala. Nunca se sabe lo alta que pueden tener la calefacción o el aire acondicionado. Así que ante la incógnita vale más ser previsor ante cualquier cambio brusco de temperatura. Lo más fácil es vestirse a capas. Me explico: no lleves un jersey sin nada debajo, de modo que si hace calor tendrás que 'cocerte' durante la película. Lleva siempre una camiseta debajo que te permita desprenderte del jersey y estar cómoda con la temperatura.

Pero puede que ese día pongan el aire acondicionado. En ese caso lo mejor es llevar una chaqueta adicional o un pañuelo en el bolso con el que poder protegerte. Puede parecer una tontería, pero ver una película pasando frío es una de las peores experiencias que puedes tener en una sala de cine. Los pies es otra de las partes del cuerpo especialmente castigada por estos cambios de temperatura. En numerosas salas de cine el aire caliente se transporta por el suelo, lo que hace que tus pies se 'recalienten' y puedan llegar a dolerte. Descarta medias y calcetines demasiado gruesos y calzado especialmente invernal, como el que incluye plantillas o recubiertos de lana o borreguillo.

Hay que evitar que tu look incluya tops de lana o cachemirHay que evitar que tu look incluya tops de lana o cachemir

Ropa a prueba de palomitas

Es muy difícil ir al cine y resistirte a pasar la película comiendo palomitas recién hechas. Pero al comerlas a oscuras está prácticamente garantizado que cuando se enciendan las luces buena parte del contenido del paquete esté desperdigado por tu ropa. Hay tejidos de los que resulta más difícil desprender esos restos y son poco aconsejables.

A la hora de vestirse para ir al cine hay que evitar que tu look incluya tops de lana, cachemir o vayan acompañados de adornos como las lentejuelas. Se trata de piezas delicadas de las que es difícil desprender las palomitas -o cualquier otro resto de comida- y no merece la pena estropearlos. El algodón, en estos casos, es tu mejor aliado. Bastará sacudirte o desprenderte de las palomitas que hayan sobrado usando los dedos. Y saldrás de la sala de cine con un look tan perfecto como con el que habías entrado.

Artículos recomendados